Serie A: Milán de Europa

Con la factura por duplicado que imprimió un rejuvenecido Zlatan, el “Rossonero” sigue de racha y ya aseguró su participación continental para la próxima temporada. Atalanta debió esforzarse pero tuvo su premio y se posicionó como el nuevo escolta.

No da tregua el apretado calendario en Italia y casi todos los días hay partidos. Se juegan cosas importantes y puede haber definiciones en el inicio de la jornada 35 del “Calcio”.

En su visita al MAPEI Stadium – Cittá del Tricolore – Milán se impuso 2-1 a Sassuolo y abrochó la clasificación para la próxima Europa League. La squadra de Stefano Pioli es una de las que mejor ha rendido tras la reanudación del fútbol italiano (se mantiene invicta) y ya se dio el gusto de vencer a Juventus y de vapulear a Lazio en su propia casa.

Una mala salida del dueño de casa desde el fondo posibilitó el primer gol del encuentro, en el minuto 19. Mal pase de Federico Peluso y Franck Kessie interceptó la bola. Circulación perfecta con paciencia y panorama, que terminó con un envío de Hakan Calhanoglu para la espectacular palomita de Zlatan Ibrahimovic. Ni que fuese un fanciullo de 20 por la elasticidad que mostró este animal del gol.

La defensa verdinegra estaba en otra y Milán casi le mete el segundo. Nueva bola cruzada desde la derecha y otra vez Zlatan de cabeza. Salvo que ahora Andrea Consiglir evitó la caída de su arco con una parada a puro reflejo.

Una fatalidad despertó al local porque una mano dentro del área de Calhanoglu fue castigada con la pena máxima. Francesco Caputo fue infalible y empardó el marcador a los 42´. Grito número 19 para “Ciccio” en el campeonato.

Hasta que una réplica electrizante le devolvió la ventaja al “Rossonero” – hoy de blanco inmaculado – en el segundo minuto de tiempo agregado. Veloz subida de Calhanoglu, que llevó la pelota atada casi desde su propia área. El belga Alexis Saelemaekers metió una perfecta diagonal para confundir a la defensa y arrastrar la marca y eso le permitió al turco un quirúrgico pase para Zlatan. El arquero Consigli desparramdo y el sueco no tuvo más que empujarla al gol para redondear su doblete. Séptimo en el torneo desde su regreso a Italia.

Encima a Sassuolo se le complicó aún más el panorama porque en la última jugada del primer tiempo se quedó con uno menos. Feroz patada de Mehdi Bourabia a Ante Rebic estando amonestado y segunda amarilla para el marroquí.

Entonces los de Pioli estuvieron más cerca del tercero que el “Verdinegro” del empate. Rebic casi se calza otra vez el traje de “soldado de invierno” con un latigazo de derecha que fue devuelto por el poste.

Y para colmo, Consigli se mandó una colosal triple tapada para evitar un nuevo grito visitante: primero ante Kessie y luego 2 veces frente a Giacomo Bonaventura, todo en la misma jugada.

Le costó más de lo esperado a Atalanta pero finalmente salió airosa 1-0 sobre Bologna, en el Gewiss Stadium de Bérgamo. El cansancio hace mella en el rendimiento de cualquiera – más aún con un plantel corto y una exigente seguidilla de partidos – y los de Gian Piero Gasperini no son la excepción.

Unos “Felsinei” que venían de ser goleados por Milán en San Siro pero que navegan en un mar de mediocridad, ya que no tiene la motivación de pelar por nada: no hay chances de meterse en un torneo internacional ni tampoco hay riesgo de descenso.

Sin embargo, el visitante complicó más de la cuenta porque jugó sin presiones y se lo vio más suelto bajo el argumento de “no tener nada que perder”.

Roberto Soriano lo puso a prueba a Pierluigi Gollini con un disparo desde afuera del área y el portero – nacido en Bologna – respondió de maravillas.

Musa Barrow también se animó desde la quinta dimensión a un derechazo rasante y la pelota se fue apenas ancha. El circuito de juego de la “Dea” parecía más bien pagano y la divinidad del fútbol romántico brillaba por su ausencia.

La carta a la que había que apostar la fe era sin dudas Duvan Zapata. El caleño demostró que se banca lo que sea en el área rival y pivotea como nadie. El aguante del colombiano al jugar de espaldas terminó con una cesión para Mario Pasalic que fue conjurada por Lukasz Skorupski con una buena tapada.

El local se salvó a los 38´ porque un magnífico tiro libre de Barrow hizo temblar el horizontal. En el reparto de situaciones, los emilianos dejaron una mejor imagen.

Para el complemento, Gasperini – desde el más allá porque se fue expulsado por un exceso verbal para con el árbitro Federico La Penna – mandó a la cancha a Luis Muriel en reemplazo de Pasalic. Y claro, el tiempo le dio la razón.

A los 62´, la presión en el costado dio resultado y Atalanta consiguió el solitario gol del encuentro. Entre Rafael Toloi y Timoty Castagne le quitaron el balón a Barrow y el belga emprendió la escalada por la banda derecha. Llegada hasta el fondo y centro para la torre de referencia. Perfecta conexión colombiana con Zapata en el aguante y el pase atrás para Muriel. Derechazo de Luis al primer palo y nada que hacer para Skorupski.

Grito número 18 para el oriundo de Santo Tomás, con la particularidad que 11 de ellos los convirtió no siendo titular.

Muriel sacó la red – y no la de su cabeza – y pescó otro gol para una nueva alegría bergamasca (Foto: Diario AS Colombia)

(Foto Principal: Yahoo Finance)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*