Serie A: Inter apenas empató y puede resignar el liderazgo

El “Nerazzurro” no pudo continuar con el ritmo ganador y casi lo pierde sobre el final. Napoli no ligó nada y Lazio abusó de su suerte. Ahora sí que volvió Zlatan, quien confirmó un triunfo necesario para Milán.

Se inició la jornada 19 del “Calcio” con algunos de los protagonistas de la presente temporada. En el Giuseppe Meazza, Inter y Atalanta igualaron 1-1 y el reparto de puntos podría ser aprovechado por Juventus mañana, ya que con un eventual éxito sobre Roma quedaría como líder en soledad.

Era un duro examen para los de Antonio Conte si se tenía en cuenta el momento pletórico de su rival. La “Dea” venía de 2 contundentes 5-0 a su favor (sobre Milán y Parma) y con su fútbol de alto vuelo intacto.

Avisó Romelu Lukaku con un esquinado zurdazo al primer palo que hizo sonar el metal cuando no llegaba el arquero Pierluigi Gollini. Era el preludio de lo que vendría.

A los 4´, una exquisita combinación entre los rompe redes locales alcanzó para quebrar el cero. Gran pared entre Lautaro Martínez y Lukaku, con una precisa devolución del belga y una notable resolución del bahiense: de zurda se la llevó ante la marca de Rafael Toloi y de derecha ajustició a Gollini entre sus piernas. Segundo grito consecutivo para el “Toro” y noveno tanto en lo que va del campeonato.

Pero Inter pecó de confiado y bajó excesivamente los decibeles en la etapa final. Y allí resurgió el conjunto bergamasco, que casi se lleva los 3 puntos en el ocaso del partido.

A los 75´, un disparo de Josip Ilicic rebotó en un rival y fue hacia la izquierda del ataque visitante. Peinada de Ruslan Malinovskiy y siesta importante de Antonio Candreva en la cobertura, ya que Robin Gosens tocó con la punta del botín y colocó el cuero al otro palo de un sorprendido Samir Handanovic.

Y quedó tiempo para agitar los corazones interistas, porque el visitante tuvo un penal a favor a 2 minutos del cierre. Alessandro Bastoni se lo llevó puesto al ucraniano Malinovskiy dentro del área y Gianluca Rocchi decretó la pena máxima. Luis Muriel con la chance de una nueva victoria pero Handanovic salvó la ropa con una atajada colosal.

Las manos de Samir lograron que lo mágico se volviera cotidiano (Foto: Inter.it)

Napoli no da pie con bola y se encontró con una Lazio que vive un momento más que dulce. En el Olímpico de la capital, las “Águilas” consiguieron un inmerecido triunfo 1-0 y suman 10 éxitos en fila, para ubicarse a solo 4 puntos de la cima.

Los “Azzurri” contaron con 2 chances claras para vulnerar la valla romana. Primero Piotr Zielinski estrelló un zurdazo a colocar en el poste y luego Thomas Strakosha le ahogó el grito de gol a Lorenzo Insigne con una parada sensacional.

Si arriba la suerte no acompaña, qué decir si en el fondo hay errores garrafales que terminan con una anotación en contra. Es que a 8 minutos del epílogo, un concierto de fallas terminó en el solitario gol del encuentro.

Pase atrás para David Ospina y el colombiano no se decidió qué hacer con la pelota. Presión efectiva de Ciro Immobile para robarle el balón y remate al arco algo forzado. En la línea estaba Giovanni Di Lorenzo con algo de tiempo para pensar pero eligió lo peor: intento de rechazo que no hizo más que enviar la bola al fondo de las mallas. Se lo dieron a Ciro y es el gol número 19 en el torneo, pero bien podría ser adjudicado a un Di Lorenzo que cerró de manera horrenda.

Tarde para Ospina porque Immobile ya disparó con destino de gol. Luego Di Lorenzo confirmó la obra maestra del terror del fondo napolitano (Foto: News1 English)

Al fin un poco de paz para Milán, que se acordó de ganar en un momento delicado. En su visita al Sardegna Arena, los de Stefano Pioli dieron cuenta de Cagliari por 2-0 en el primer partido como titular de Zlatan Ibrahimovic.

Quién lo hubiera imaginado esta situación hace unos años: uno equipo pelea por meterse en la próxima UCL y el otro naufraga en un mar de mediocridad. Claro que la realidad ubica a los sardos en la primera opción y al “Rossonero” como un conjunto de relleno en este certamen.

La intensidad que mostraron los isleños en los 45 iniciales no pudo ser traducida en jugadas netas de gol. Solamente una patriada de Nahitan Nández con un lejano disparo que encontró a Gianluigi Donnarumma mal ubicado pero enseguida se acomodó con una sólida atajada.

Al inicio del complemento, Milán encontró dormido al local y se puso en ventaja. Rápido tiro libre de Samu Castillejo con un pelotazo frontal y Rafael Leao se las ingenió para matar el cuero y disparar dentro del área. Rebote afortunado en Fabio Pisacane, porque la bola se elevó y descolocó por completo al arquero sueco Robin Olsen.

Y a los 64´ llegó lo que todos esperaban desde el anuncio de su regreso, el gol de Zlatan. Nuevo bochazo en dirección al sueco que no pudo cabecear pero la redonda siguió por la banda izquierda. Theo Hernández metió el centro de la muerte y fu tan simple como efectivo el anticipo de zurda de la “Torre de Malmöe”, para dejar sin recursos a su compatriota Olsen y liquidar el pleito.

El grito del guerrero inoxidable. Zlatan está de vuelta y el “Calcio” lo agradece (Foto: Marca USA)

(Foto Principal: Marca Colombia)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*