Serie A: Ganó Milán y por fin “Reina” la calma

El “Rossonero” cortó la sequía porque el arquero español pasó de villano a héroe para sostener el tan ansiado triunfo. Sampdoria profundizó su crisis con otra caída y sigue último. SPAL pudo con Parma y tomó un poco de oxígeno.

Arrancó la séptima fecha de la Serie A y se sabe que a veces no puede llover todo el tiempo. En el Luigi Ferraris, Milán venció 2-1 a Genoa y volvió a ganar luego de 3 derrotas sucesivas.

Una de las últimas chances para el entrenador Marco Giampaolo, con la espada de Damocles sobre su cabeza por el flojo andar de un equipo que naufraga en la mitad de la tabla. Un nuevo sinsabor en Génova sería el adiós definitivo para un DT que la temporada pasada supo brillar en la ciudad … pero en la vereda de enfrente.

Los “Grifoni” se pusieron en ventaja por un error del arquero Pepe Reina. Minuto 41 y tiro libre que ejecutó el danés Lasse Schöne en posición de número 10. La pelota pasó por encima de la barrera y la respuesta del arquero español fue pésima: no supo si embolsar o rechazar un balón, que le pasó por el costado y terminó en el fondo de las mallas.

El dueño de casa no supo sostener la diferencia al inicio del complemento y salió dormido, con unos 15 minutos fatales. A los 51´, una avivada del brasileño Lucas Paquetá terminó en el empate visitante. El carioca jugó rápido un tiro libre para Theo Hernández y el francés escaló por la izquierda hasta internarse en la tierra prometida. Llegó hasta el fondo y con muy poco ángulo se las ingenió para meter la bola entre Ionu Radu y el primer palo. Bautismo de gol para el galo en el “Calcio”.

Las cosas se complicaron aún más para Genoa porque 5 minutos más tarde sufrió un penal en contra y se quedó con uno menos. Gran combinación entre Paquetá y Rafael Leao (Giampaolo los puso en el segundo tiempo, hay que darle la derecha al DT, digamos todo) y el portugués enganchó dentro del área ante la marca de Davide Biraschi. La pelota dio en la mano del defensor y la jugada siguió su curso hasta terminar en tiro de esquina por una atajada del rumano Radu. Pero hubo un llamado desde la mesa de control para revisar esa mano a través del VAR. Maurizio Mariani se tomó su tiempo y efectivamente ratificó lo que se había visto: penal para Milán y roja para Biraschi (esto último quizás un tanto excesivo porque habría que discutir si evitó o no una ocasión manifiesta de gol).

Toda la tranquilidad para Franck Kessie en la ejecución y el marfileño no defraudó. Es más, en su festejo hizo referencia el gesto arbitral del VAR, tan utilizado en Sudamérica por estos días.

La novela no terminó ahí porque hubo una cuota de dramatismo sobre el final. Primero se emparejó el número de jugadores en el campo, ya que Davide Calabria lo tomó de la camiseta a Christian Kouamé estando amonestado y recibió su segunda tarjeta amarilla. Y luego llegó una polémica que terminó con un penal para el equipo local.

Tiempo cumplido y el marfileño Kouamé ingresó a la 18 de Milán mientras salía a achicar Reina. Artero piletazo del africano que el referí Mariani compró como pena máxima. El portero español ni lo tocó al delantero pero el árbitro no recibió indicación alguna para revisar la jugada con el VAR (sí, en Europa eso de decidir qué conviene y qué no, también se consigue). Suerte que la justicia divina fue inmediata porque Reina tuvo su revancha y le atajó el penal a Schöne, para asegurar la victoria del “Rossonero”.

El puerto de Génova hace agua por todos lados porque los “Grifoni” están penúltimos y Sampdoria es el colista del torneo. En su visita al Marc Antonio Bentegodi, la “Samp” cayó 2-0 ante Hellas Verona y sufre en el fondo del océano.

El albanés Marash Kumbulla abrió la cuenta a los 9 minutos de juego. Tiro de esquina ejecutado por Miguel Veloso desde la izquierda y perfecto cabezazo del zaguero para dejar sin chances a Emil Audero.

La tranquilidad para los “Griegos” llegó a 9 minutos del final. Otra vez la pegada del portugués Veloso hizo estragos y un tiro libre desde la derecha se cerró sobre el primer palo. Nicola Murru quiso rechazar y no hizo más que enviar la pelota hacia su propio arco, para decorar el 2-0 con un desafortunado gol en contra.

SPAL batalló como nunca y dio cuenta de Parma por 1-0, en el Paolo Mazza de Ferrara. Vital éxito del conjunto que dirige Leonardo Semplici, que si bien continúa en zona de descenso, puede tomar confianza para soñar con el despegue.

El héroe – cuándo no – fue Andrea Petagna, autor del solitario gol del partido. Minuto 31 y un buscapié del brasileño Espeto encontró el botín derecho del delantero nacido en Trieste, para señalar su tercer grito en el torneo.

SPAL jugó los últimos 20 minutos con 10 por la expulsión de Espeto, pero se las ingenió para aguantar el resultado y volver a festejar luego de 3 derrotas al hilo.

La jornada debió comenzar ayer pero se aplazó el encuentro entre Brescia y Sassuolo debido al fallecimiento de Giorgio Squinzi, presidente del Grupo MAPEI y principal responsable del “Verdinegro”. El partido fue reprogramado para el 18 de diciembre y durante toda la actual fecha se realizará un minuto de silencio en todos los estadios.

(Foto Principal: BBC)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*