Serie A: El sur también resiste

Agónica victoria de Lecce, que llega a la última fecha con posibilidades de quedarse en Primera. Sassuolo le dio una paliza a Genoa (y una mano grande a los de Apulia). Lazio ganó con otro gol de Immobile, que no se queda quieto en la carrera por la bota de oro.

Si bien está todo el pescado vendido en la Serie A, este río de fútbol sigue revuelto en la zona baja de la tabla y todavía queda por definirse la permanencia de un equipo en la máxima categoría del “Calcio”.

En su visita al Dacia Arena de Friuli, Lecce se impuso 2-1 sobre Udinese y mantiene viva la llama de la salvación. Los de Apulia corrigieron el rumbo a 9 minutos del final y siguen vivos, aunque no dependen de sí mismos para evitar el retrocesso.

Todo arrancó mal para los sureños porque el dueño de casa quebró el cero a los 36´, gracias a un balón detenido. Córner de Rodrigo De Paul desde la izquierda y soberbio cabezazo de Bremer para el 1-0.

Sin embargo, el conjunto que dirige Fabio Liverani no se desesperó porque apenas 4 minutos más tarde estableció la paridad. Una dudosa mano de William Troost-Ekong dentro del área (la bola pareció darle en el pecho, pero el VAR bien gracias) fue sancionada con la pena máxima. Marco Mancosu no falló y empató el marcador.

El desahogo sureño llegó a 9 minutos del epílogo. Gran combinación entre Antonin Barak y Gianluca Lapadula, en una doble pared que terminó con la definición del italo-peruano al fondo de las mallas. Delirio para un Lecce que se pasteurizó y quiere celebrar una larga vida en la Serie A.

Genoa se complicó solo y puso en jaque su estancia en Primera División. En su excursión al MAPEI Stadium – Cittá del Tricolore – Sassuolo abrió la mano y le dio un rotundo cachetazo a los “Grifoni” con un lapidario 5-0.

Los de Davide Nicola ganaron el clásico citadino ante Sampdoria pero enseguida se les apagó la luz porque sufrieron 2 goleadas sucesivas (y 8 goles encajados). En la última fecha un triunfo los deja en la Serie A, pero la pobreza futbolística que mostraron el los últimos 2 juegos le han dejado el alma llena de preguntas.

El “Verdinegro” abrió la cuenta a los 26´, cortesía de Hamed Traoré. Centro de Domenico Berardi desde la derecha y aparición en soledad del marfileño por el segundo palo. El propio Berardi se encargó de ampliar la ventaja con un extraordinario gol en el minuto 39: slalom en la derecha con la pelota atada y zurdazo a perfil cambiado que viajó sin escalas hacia el ángulo superior derecho de la valla custodiada por Mattia Perin. Un verdadero golazo.

En el complemento, Sassuolo presionó a fondo el acelerador y literalmente lo pasó por arriba al conjunto genovés. Francesco Caputo recibió un pase de Berardi y con un regate corto le tiró un túnel a Cristian Romero. Certera definición de “Ciccio” y la goleada comenzaba a tomar forma a los 66´.

Minuto 74 y el local pasó para el cuarto a su rival. Berardi le robó la pelota a Andrea Masiello en su propio campo y arrancó una contra letal. Se hizo con el balón Giacomo Raspadori y no lo largó hasta llegar a la tierra prometida. Derechazo cruzado y 4-0 el “Verdinegro”.

Quedó tiempo para la generala y otro grito de Caputo. Réplica con un pelotazo desde el fondo y Berardi corrió ante la marca de Lukas Lerager. Involuntario toque hacia el medio del danés y allí se encontraba “Ciccio” con la servilleta atada al cuello. Fácil bocado para el delantero de Altamura y doblete consumado, para dejar su arte en la cueva de los goleadores (21 dianas convertidas, el máximo artillero italiano del torneo).

Y hablando de rompe-redes, Lazio derrotó 2-0 al ya descendido Brescia y Ciro Immobile depositó otro grito en su cuenta de goles. En el Olímpico de la capital se proyectó la última función en casa para las “Águilas” y quedó el terreno allanado para que Ciro pique en punta por el cetro de “capocannoniere”.

La desgracia para los lombardos comenzó – vaya paradoja – a los 17´. Todas las facilidades brindó la defensa visitante, que permitió a Joaquín Correa moverse como pez en el agua con pelota dominada. Pared con Immobile y luego de un par de amagues, definición del “Tucu” para inaugurar el score.

A 8 minutos del cierre hubo devolución de gentileza porque se invirtió la fórmula. Quirúrgico pase filtrado de Correa para Immobile y Ciro no perdonó ante el achique de Lorenzo Andrenacci. Más que encendido está el delantero napolitano, que acumula 35 goles en el certamen (4 más que Cristiano Ronaldo).

Hellas Verona se aprovechó del “colista” porque goleó 3-0 a SPAL en el Marc Antonio Bentegodi. En 47 minutos los “Griegos” liquidaron el pleito y le dieron una amarga despedida a los de Ferrara.

Once minutos le bastaron a Samuel Di Carmine para demostrar que sólo factura por duplicado. A los 7´, centro de Darko Lazovic desde la izquierda y cabezazo del delantero toscano que el portero Karlo Letica no pudo retener. Pasaron 4 minutos y Di Carmine consiguió el raddoppio, con un pase a la red luego de una cesión de Federico Dimarco desde la izquierda.

Apenas iniciado el segundo tiempo, Verona confirmó que ganaría por goleada. Tiro de esquina de Dimarco desde la izquierda y gran cabezazo de Davide Faraoni para sellar el definitivo 3-0.

(Foto Principal: GOL Caracol)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*