Serie A: Bajo el solitario gol de Toscana

Debut triunfal para Fiorentina, en el inicio de una nueva temporada del “Calcio”. Marcador en silencio en Verona entre el anfitrión y la “Loba”, pese a que hubo triple sonido metálico.

Pasaron 45 días desde el último encuentro oficial y la Serie A volvió al ruedo con el calendario 20/21. En el Artemio Franchi de la región de Toscana, Fiorentina derrotó 1-0 a Torino y acumula 3 victorias oficiales al hilo.

Giuseppe Iachini apostó a la experiencia para encarar su segunda aventura al frente de la squadra viola. Giacomo Bonaventura como su cara nueva y el regreso de Cristiano Biraghi tras su paso por Inter le agregaron un poco de madurez al bloque construido al final de la temporada pasada, cuando el equipo comenzó a mostrar señales positivas.

En la vereda de enfrente no se cumplió el viejo axioma futbolero que indica que “técnico que debuta, gana”, ya que Marco Giampaolo dio un paso en falso con un elenco aún desmotivado. El “Toro” lleva 6 juegos sin ganar y los fantasmas de otra campaña con el sufrimiento por la permanencia vuelven a amenazar.

El juego aéreo de Christian Kouamé fue el arma principal de la “Fiore” en los 45 iniciales. Primero un cabezazo fallido del marfileño en plena área chica, que salió apenas ancho. Y luego un frentazo que contó con una notable doble tapada de Salvatore Sirigu: ante Kouamé y en el rebote en su propio compañero Cristian Ansaldi.

Claro que no hubo 2 sin 3, porque Kouamé conectó un centro de Biraghi desde la izquierda y metió cabezazo de pique al suelo con destino de gol, pero Sirigu conjuró el peligro con una atajada descomunal.

La confusión que vive Torino se vio reflejada en la única jugada que pintaba para mucho más y fue desperdiciada por un error propio. Franck Ribery quiso jugar rápido un tiro libre y Simone Zaza se dio cuenta. El delantero leyó la jugada y se quedó con la pelota, para encabezar una réplica de 2 contra 1. Andrea Belotti acompañaba por el centro con la servilleta atada a su cuello. Pero el pase de Zaza fue tan malo como el momento que vive el “Toro” y Ribery agradeció que no hubiesen sacado tajada por el grosero fallo.

El único grito de la tarde llegó a 12 minutos del epílogo. Gran desborde de Federico Chiesa por derecha al acelerar en el momento indicado. Envío cruzado al segundo palo y absoluta soledad de Gaetano Castrovilli para empujar la pelota al fondo de las mallas. Cuarto grito con la “maglia viola” para el joven volante nacido en Canosa di Puglia, en Bari.

Mucho ruido y pocas nueces en la ciudad de los amantes que imaginó William Shakespeare. En el Marc Antonio Bentegodi, Hellas Verona y Roma repartieron puntos al igualar sin goles en la noche de los palos.

La “Loba” estiró su racha doméstica a 10 encuentros sin derrotas, con 8 halagos y 2 empates. Claro que la última función fue la triste eliminación de la Europa League a manos de Sevilla, quien a la postre sería el campeón.

Con la partida inminente de Edin Dzeko y a la espera de Arkadiusz Milik, los capitalinos solamente mostraron al español Pedro como su cara nueva en el ataque. Por supuesto que se notó la capacidad goleadora del bosnio, ya que el tinerfeño ex Barcelona y Chelsea estuvo muy solo en los últimos metros.

Los “Griegos” no vivieron para nada una tragedia durante la temporada anterior. Al principio pintaban para dar la nota en la pelea por un cupo europeo, pero no alcanzó. Sin embargo, el objetivo primordial de mantener la categoría se cumplió y con creces.

Las situaciones más claras de gol estuvieron a cargo del dueño de casa. Adrien Tameze pellizcó un pase filtrado de Miguel Veloso y le salió una habilitación para Davide Faraoni, quien estaba en franca posición de disparo. El lateral fue generoso y metió el centro atrás para Tameze, que le dio de primera. Antonio Mirante iba hacia su derecha y con el pie salvó el remate algo mordido del camerunés. Balón al travesaño y milagrosa salvada romana.

La suerte tampoco acompañó a Federico Dimmarco, quien se animó a un fantástico zurdazo a colocar desde lejos y otra vez la caprichosa fue ídem al estrellarse en el horizontal.

Roma contestó con una exquisita volea de Leonardo Spinazzola que fue devuelta por el travesaño y picó delante de la línea de gol. La volada de Marco Silvestri hizo todo aún más dramático y espectacular y la ausencia de público en las gradas resaltó el delicado sonido del metal.

Gusto a poco para ambos porque suelen dar más. Y encima, los palos fueron protagonistas (Foto: AS Roma Twitter)

(Foto Principal: Fiorentina Calcio Twitter)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*