Sebastián Contreras: “Los enganches son los que le dan magia al fútbol”

El mediocampista de Defensores Unidos de Zárate dialogó sobre su posición, su actualidad, su trayectoria y los sueños por cumplir. Palabras de un distinto que brilla en nuestro querido Ascenso.

La diez en la espalda. Habilidad, rebeldía y gambeta. Panorama y proyección. Podría estar hablándose de muchos jugadores, si se piensa en el pasado. Pero, si se piensa en el presente, los nombres con esas características que parecen en extinción, son pocos. De todas formas, y afortunadamente para los apasionados por el buen fútbol, hay un exponente que deleita a los líricos en cada partido: Sebastián Contreras.

El mediocampista, actualmente en Defensores Unidos de Zárate, tomó notoriedad tras el penal que picó ante Godoy Cruz para avanzar a los dieciseisavos de final de la Copa Argentina. Un truco de magia más para aquellos que siguen el Ascenso, como el gol desde atrás de la mitad de cancha que anotó con la camiseta de San Martín de Burzaco, club en el cual brilló la temporada pasada. Tal fue su nivel, que el campeón de la Primera C se lo llevó para afrontar su nueva aventura en la B Metropolitana, categoría a la que volvió luego de 20 años de ausencia.

“La decisión era simple de tomar, me llamó el equipo campeón de la categoría… no había que pensarlo mucho”, afirmó en relación a su partida al Celeste, un equipo que se consagró en la cuarta categoría con un fútbol lucido que poco se ve en los suburbios de la Primera División. Con respecto a eso, Contreras aseguró que “se fue adaptando al estilo de juego rápido durante la pretemporada”, y no dudó en cuanto a lo que busca el equipo: “El objetivo está claro, es mantener la categoría y mostrar nuestro juego, nuestro trabajo y nuestra calidad”.

A pesar del poco tiempo en Zárate, el oriundo de San Martín ya dejó su marca. Porque si bien el comienzo en la B Metro no fue el mejor -sólo 6 puntos de 21 disputados-, CADU se dio el gusto de eliminar de la Copa Argentina a Godoy Cruz, que le peleó la última Superliga a Boca, y allí Contreras sentenció el duelo en la definición por penales, algo que lo llevó a las primeras planas deportivas del país. “El gol en la Copa Argentina fue mi carta de presentación en el club, y lo que pasó después no lo imaginé jamás. Fue muy satisfactorio todo lo que sucedió, y haber avanzado de fase frente al subcampeón fue algo hermoso”, confesó.

Sin embargo, el apellido Contreras va más allá de Defensores Unidos. Antes de eso, el zurdo mostró un nivel sobresaliente en San Martín de Burzaco, donde en 32 partidos anotó cuatro goles y repartió muchas más asistencias. El enganche aseguró que su paso por el Azul fue “un desafío personal”, y destacó que tuvo “un gran equipo al lado que lo ayudó a desplegar su fútbol”. Además, para describir su estadía en Burzaco, fue contundente: “Fue un antes y un después en mi carrera, totalmente”.

Pero no sólo es Ascenso la vida futbolística de Contreras, que en Argentina además vistió los colores de Estudiantes de Buenos Aires, Central Norte de Salta y UAI Urquiza. También tuvo un nutrido paso por el fútbol venezolano (Atlético Venezuela, Metropolitanos, Trujillanos y Zamora), en donde obtuvo títulos e incluso llegó a disputar competencias internacionales. “Llegué a Venezuela en 2011, después de seis meses en Salta y, además de jugar copas internacionales, tuve la suerte de salir campeón en el fútbol de allá dos veces”, contó. Particularmente, con la camiseta de Trujillanos se dio el lujo de enfrentar a clubes como River y San Pablo por la Copa Libertadores, algo que calificó como “un sueño cumplido”.

Más allá de su carrera, el volante opinó sobre su posición, que considera que con el tiempo ha cambiado porque se exige “correr muchísimo más” en la actualidad. “Mi posición es la más criticada y amada en el fútbol. Un partido bueno tapa diez partidos malos, pero un pase malo tapa un partido bueno. Entonces estamos siempre en el ojo del aficionado como héroes o como villanos”, analizó. Además, ante la falta de jugadores que cumplen ese rol en el fútbol de hoy, se mostró contundente: “Espero que nunca desaparezcan los enganches, porque son los que le dan magia al fútbol”.

Contreras, de tan sólo 28 años, lleva ya una extensa carrera sobre sus hombros. Acumula experiencia en las divisiones más duras del fútbol argentino, pasos exitosos por el extranjero, y algo tan importante como lo es el reconocimiento por su juego, poco habitual en estas tierras. Sin embargo, aún tiene sueños por cumplir y, al consultarle si existen cuentas pendientes, la respuesta fue decidida y efusiva: “Lo único que me falta conseguir en mi carrera es salir campeón en Argentina y jugar en Primera División. No voy a parar hasta conseguirlo”. Directo, frontal, como lo es adentro de la cancha. Un diez con todas las letras.

Imagen destacada: Copa Argentina


Martín Bugliavaz

Acerca Martín Bugliavaz

ver todas las publicaciones

Apasionado por el deporte y el periodismo. Comunicar es mi objetivo. Hacerlo con responsabilidad, mi obligación. Llegué al Rincón con el fin de aprender y para tratar de aportar una mirada diferente del fútbol, con la cultura y la educación como insignias.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*