Se recuperó y pasó

Croacia perdió la posibilidad de ganar con un penal errado en el segundo tiempo suplementario, pero venció a Dinamarca en la definición por esa misma vía y se metió en cuartos de final. El partido terminó 1 a 1 con goles de Mathias Jorgensen y Mario Mandzukic. En la próxima ronda se medirá con Rusia.

Croacia pasó a cuartos de final gracias a la victoria por penales sobre Dinamarca.  Empataron 1 a 1 con tantos de Mathias Jorgensen y Mario Mandzukic, a pesar de que Luka Modric tuvo en sus pies un penal en el segundo tiempo suplementario, que fue contenido por Kasper Schmeichel. En la serie definitoria el que terminó por llevarse los laureles fue Danijel Subasic, arquero croata, que tapó tres ejecuciones y le dio a su Selección la clasificación. El árbitro del partido fue Néstor Pitana. El próximo rival de los croatas será Rusia, el local, que venció a España también por penales.

No había pasado ni un minuto cuando Dinamarca abrió el marcador de una forma que ha sido muy buscada durante el torneo por varias selecciones: lateral al área desde distancias lejanas. Jonas Knudsen hizo el envío, Thomas Delaney controló y apareció Jorgensen por izquierda para rematar. Subasic no parecía muy exigido, pero en el tiro se le escurrió la pelota y terminó adentro del arco. Fue el gol más rápido de Rusia 2018.

Sin embargo, Croacia reaccionó muy rápido y, con algo de fortuna, llegó al empate dos minutos después. Ante Rebic le dio un gran pase a Sime Vrsaljko, para que éste se meta en el área y envíe el centro. Henrik Dalsgaard rechazó, pero la pelota rebotó en Andreas Christensen y le quedó a Mandzukic en una posición inmejorable. El delantero de la Juventus, como buen goleador, no dejó pasar la oportunidad y venció a Schmeichel.

A partir de allí el partido no tuvo un claro dominador. Los dirgidos por Zlatko Dalic tenían mayor control de la pelota y lograban generar peligro sobre todo cuando aparecía Rebic. El equipo de Åge Hareide, con Christian Eriksen como conductor,  proponía un ataque más directo. El volante del Tottenham habilitó a Martin Braithwaite, que definió pero se topó con Subasic, que esta vez sí reaccionó bien.

Los venecedores de Argentina en la fase de grupos también tuvieron sus posibilidades para pasar al frente: Ivan Perisic quedó en buena posición para meter el gol, pero envió la pelota por encima del travesaño. Luego Dejan Lovren cabeceó apenas afuera después de un córner de Luka Modric, e Ivan Rakitic quedó de frente al arco entrando al área, pero su remate fue débil y a las manos de Schmeichel.

El segundo tiempo comenzó con menos vértigo y con Dinamarca más cómodo en el partido, aunque también con más dificultades para incomodar a su rival, que ya no parecía sentir la obligación de ser el que propone juego. Tuvieron que pasar más de veinticinco minutos para que una jugada amenace con modificar el resultado: Nicolai Jorgensen, que había entrado por Andreas Cornelius, se pudo hacer el hueco para rematar, pero Subasic controló sin mayores problemas.

Rebic bajó mucho su participación en la segunda mitad del partido, pero sobre el final volvió a encenderse y le dio a Croacia algo que no había tenido hasta entonces en ese período: supremacía sobre su rival y la posibilidad de generar situaciones de riesgo. Ya en tiempo de descuento, Rakitic probó desde afuera del área y la pelota no entró por poco. En la réplica casi lo gana Dinamarca con un tiro de Braithwaite a contrapierna del arquero. No fue suficiente y los noventa minutos se cumplieron con el resultado empatado en uno.

En los primeros minutos del primer tiempo suplementario se vio el momento de mayor dominación danesa en el partido. No solo le llegaba jugando, sino que también aprovechaba los laterales para meter la pelota directo en el área. Lasse Schöne casi plasma el mérito en el resultado, pero su tiro se fue cerca del palo derecho de Subasic. Croacia, que ya había sentido el desgaste en el segundo tiempo, parecía perdido y a sus figuras les costaba hacer pie. Luego se recuperó aunque sin  generar chances de gol.

El segundo tiempo suplementario parecía transcurrir sin pena ni gloria, pero Modric aprovechó un error en mitad de cancha y habilitó a Rebic, quien eludió a Schmeichel y fue derribado por Jorgensen. Néstor Pitana cobró penal y el arquero danés le detuvo el remate al volante del Real Madrid. El partido se iba a resolver a través de la serie de penales. Allí el hijo de Peter volvió a atajar dos ejecuciones, pero Subasic sacó tres y le dio a Croacia la clasificación a cuartos de final.

Foto: Sphera Sports


Martín Wajsbrut

Acerca Martín Wajsbrut

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Martín Wajsbrut. Soy Contador Público Nacional desde hace 5 años y estoy por arrancar el último año de la carrera de periodismo deportivo en Eter. Soy un fanático de los datos y eso me llevó a emprender mi propia página de juegos de fútbol (www.futbologicjdf.blogspot.com). Allí subo sopas de letras, crucigramas y otras modalidades de juegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*