Santos no pudo hacer pie en la altura de Cuzco y perdió en el debut

Real Garcilaso hizo su estreno en el Grupo 6 de la Copa Libertadores con una tonificante victoria sobre Santos de Brasil. El argentino Alfredo Ramúa (foto), ex Aldosivi, aportó al 2-0 final logrado por los peruanos con un golazo que convirtió en los minutos finales del partido, que se disputó en el estadio Inca Garcilaso de Cuzco.
El local salió a buscar con mucha determinación y ambición, consciente de que su localía en esa ciudad, a más de 3.300 metros de altura sobre el nivel del mar, es siempre un factor de perturbación para la gran mayoría de sus visitantes.
Desde el primer minuto tomó las riendas y buscó ahogar a los brasileños con presión extrema. Anticipaba rápido en el medio, metía pelotazos largos y abría la cancha por las bandas con desbordes que avasallaban al equipo del puerto de San Pablo.
Por esa vía llegó pronto a la apertura del marcador, a los 8 minutos, cuando el extremo derecho Johnny Vidales capitalizó un centro desde la izquierda y empujó la pelota al gol.
El mismo Vidales desperdició después una buena ocasión para aumentar en una jugada parecida a la del gol que el delantero definió muy mal cuando estaba otra vez en inmejorable posición para anotar.
Santos la pasaba mal y pudo irse al descanso con una desventaja mayor de no ser por un par de buenas intervenciones de su arquero Vanderlei ante sendos disparos de media distancia, otra arma letal a la que echó mano con astucia Garcilaso, tal como suelen hacer en general los equipos acostumbrados a jugar en la altura.
La única ocasión favorable para el conjunto paulista estuvo en los pies de Gabriel “Gabigol” Barbosa, el jugador que se reincorporó a Santos este año tras su frustrante paso por el Inter de Milan. Tras una rápida maniobra ofensiva que dejó vencido en el piso al arquero peruano, la pelota le cayó justa al atacante para definir frente a la valla semidesguarnecida, pero “Gabigol” remató de manera defectuosa y facilitó el despeje de un zaguero local.
En la segunda parte Santos, que también tuvo en cancha al ex Vélez Jonatan Copete, estuvo más activo, fundamentalmente porque creció el rendimiento de sus volantes Allison y Renato y manejó mejor la pelota, aunque careció de la suficiente profundidad para quebrar a la defensa de los locales, que se mostró siempre firme.
Por eso Garcilaso no pasó grandes sobresaltos. Y cuando el partido transitaba la zona de agonía pudo sellar el triunfo.  Soberbio derechazo del argentino Ramúa desde fuera del área, rebote en el travesaño y la pelota que termina picando dentro del arco a centímetros de la raya. Golazo. Así los hinchas de este modesto equipo peruano se dieron el gusto de saborear una gratificante victoria en su debut copero ante un equipo grande de Brasil con mucha historia en la Libertadores.

Gerardo Sobrado

 

Foto: Ovación Digital-Perú 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*