San Lorenzo exhibió su jerarquía ante un flojísimo Arsenal

El Ciclón continúa estirando su gran momento futbolístico y, con un contundente 3-1, le pasó el trapo al Viaducto en su cancha, dejándolo muy preocupado de cara al futuro. Cauteruccio, figura excluyente, marcó los tres tantos de la visita mientras que Renso Pérez descontó para el local.

En la tarde de Sarandí se pudo ver uno de los duelos más desparejos de la fecha en lo concerniente al nivel de juego de uno y otro, diferencia que también estuvo plasmada en el marcador. El encuentro inició con el local tratando de presionar arriba, logrando exigir a Sebastián Torrico con un tiro libre tempranero de Gonzalo Giménez. Ese ímpetu duraría un suspiro porque el Ciclón encaminó las cosas a su favor a los doce minutos de juego. Martín Cauteruccio daría inicio a su tarde soñada anticipando a Salvador Sánchez en una pelota larga y posteriormente jugando con Marcos Angeleri, quien lo encontró de nuevo para que el uruguayo se diera vuelta ante la pasividad defensiva y pusiera el 1-0. Arsenal esbozó una reacción cuando Julio Rodríguez recibió un centró desde la derecha que cabeceó por arriba, no obstante su ritmo de juego en ataque era muy bajo y le permitía a la visita acomodarse. Encima, luego de una pésima transición defensiva post córner a favor, San Lorenzo llegaría al segundo. Sebastián Blanco condujo un contragolpe en el que le cedió el balón a Cauteruccio antes de llegar a la medialuna del área, y el uruguayo castigó con un remate potente a un indefenso Fernando Pellegrino.

El Viaducto acusó recibo del golpe, tomando la decisión llamativa de esperar en su campo. Esta actitud pasiva de su rival le vino bien al visitante, que conservó la pelota y cada vez que pudo desnudó las falencias de los de Sergio Rondina, un cuadro al que le costaba la circulación, no era agresivo para recuperar y estaba totalmente desarticulado para defender cuando perdía el balón. La visita rompía con pases profundos las separadas líneas del Viaducto, y de esta manera Cauteruccio casi decreta su hattrick antes del descanso, pero su definición alcanzó a ser desviada por Pellegrino. En el complemento, el elenco azulgrana reguló esfuerzos debido al desgaste hecho en la semana ante Godoy Cruz y Arsenal pasó a jugar unos metros más adelante. Sin embargo, no pudo resolver nunca sus problemas para crear juego. Giménez y Franco Fragapane fueron lo más rescatable, pero contaban con pocas opciones de asociación y se tomaban demasiado tiempo para decidir. El Viaducto jugaba a una velocidad inferior que el rival, y que la aceptable de un equipo de primera. Los de Boedo olieron esto e iban a liquidar el pleito pasados los diez de la parte final a través de uno de los pocos avances que generaron en la segunda parte. Néstor Ortigoza habilitó en largo a Blanco, quien ante la pasividad en la marca local se tomó su tiempo para habilitar nuevamente a Cauteruccio, afiladísimo y mucho más presto que Sánchez, para que el delantero celebre su hattrick y ponga las cosas 3-0.

Rondina quiso encender una ofensiva muy apagada introduciendo a Joaquín Boghossian, pero más tarde sus restantes modificaciones dieron la sensación de apuntar a que la cosa no terminara peor (sacó a Sanabria y a Fragapane). Solamente una chance de gol, en la que Torrico le negó el gol a Juan Sánchez Sotelo, fue el saldo de un segundo tiempo del local casi tan pobre como el primero. El encuentro no cambiaría su trámite hasta el final, con un Arsenal impotente yendo a buscar ante un San Lorenzo aplicado para cubrir espacios y listo para contragolpear, aunque el conjunto de Diego Aguirre no generaría demasiado peligro en los últimos minutos del partido. El final solamente dejó un descuento del ingresado Renso Pérez tras una de las tantas corajeadas de Boghossian, gol que maquilló el marcador pero no la pálida actuación del anfitrión. San Lorenzo continúa haciendo las cosas bien desde lo futbolístico, demostrando todas las variantes de su rico plantel y encaminándose nuevamente a pelear por el torneo. Despliega un juego vistoso, con serenidad, criterio y asociaciones sin dejar de lado el orden. La otra cara de la moneda muestra a un Arsenal que no le encuentra la vuelta y cada fin de semana le añade defectos a corregir a su pobre desempeño. En la tarde-noche de Sarandí hubo dos polos más que opuestos.

Foto: Hablemos de Arsenal (@hablemosdelarse)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*