¡RIVER CAMPEÓN!

En una final épica y vibrante River derrotó por 4-3 a Rosario Central con tres goles de Alario y uno de Alonso, y se quedó con la Copa Argentina en su edición 2016. Además, el Millonario obtuvo el pasaporte a la Copa Libertadores 2017. Los goles de Central los anotaron Musto y Marco Ruben x2. Al término del partido, Eduardo Coudet presentó su renuncia.

En el Estadio Mario Alberto Kempes de la ciudad de Córdoba se vivió una fiesta de fútbol; ante una multitud se jugó una final dramática y emotiva a la que no le faltó ningún condimento como para quedar en el recuerdo por lo cambiante, por los goles y las polémicas que condimentaron una noche de copa inolvidable.

El estado del campo fue una mancha indisimulable, no sólo por lo pésimo de las condiciones en las que se presentó el terreno sino porque condicionó el juego de ambos equipos que tuvieron que renunciar rápidamente al intento de juego corto y asociado, porque dominar la pelota era prácticamente imposible. Ya había ocurrido algo similar cuando la Selección Argentina se presentó allí para jugar contra Bolivia por las Eliminatorias.

En ese contexto, River arrancó mejor y golpeó enseguida, ya que tras una buena combinación ofensiva Musto bajó a Nacho Fernández cuando éste se aprestaba a definir ante Sosa. Penal para River que Alario cambió por gol a los 10 minutos.

Pero al equipo de Gallardo volvió a sucederle lo que fue una constante a lo largo de este semestre: no pudo sostener el resultado y cuando Central apenas empezaba a reaccionar se encontró con un regalo de Batalla, que no tuvo una noche muy feliz en lo personal. Una pelota bombeada que encontró a la defensa de River saliendo, Musto rompe habilitado, el arquero que sale flojo, se le escapa la pelota de las manos en el choque y el 5 de Rosario marca el empate. El arquero pidió una falta que no existió, aunque el volante Canalla acomodó imperceptiblemente la pelota con el brazo, y no tuvo problemas para empujarla con el arco desguarnecido.

Apenas cuatro minutos más tarde, volvió a golpear el equipo de Coudet: una excelente habilitación de Teo y, mejor aún, la definición de Marco Ruben que la bajó con notable jerarquía y definió con la precisión de un cirujano. En un abrir y cerrar de ojos, Central pasaba a ganar el partido.

Pero aún quedaban más emociones para la primera mitad porque a los 37′, Gissi sujetó a Alario al borde del área y Patricio Lousteau sancionó un nuevo penal para River. ¿Fue falta? El agarrón existió pero es de esos que suele haber cientos por partido y rara vez se cobran. Poco le importó a Lucas Alario que volvió a someter a Sosa para señalar el 2-2. El partido se puso picante, discusiones, amarillas que volaban para los dos lados hasta que llegó la hora de ir a los vestuarios.

Alario, el héroe de la noche, festeja uno de sus tres goles. Foto River oficial.

En el comienzo de la segunda parte, bajó el ritmo y las acciones eran parejas con un leve predominio de Central, que sacaba provecho del muy buen trabajo de Montoya, el motor del medio campo Canalla; River parecía sentir el esfuerzo hecho en el Superclásico y en el intenso primer tiempo y parecía ceder la iniciativa hasta que el partido se rompió definitivamente y entró en un terreno dificil de analizar desde lo racional, pero hermoso desde lo emotivo que brinda el fútbol cuando pierde lógica. Doce minutos de locura futbolística.

Lo Celso con un caño delicioso contra la banda, empezó a tejer una gran jugada canalla que terminó luego de 4 toques con un desborde y un tiro cruzado en el que Batalla volvió a dar rebote, y ahí estaba el implacable Marco Rubén para señalar el 3-2.

Todo estaba a pedir de Rosario Central, parecía que su tercera final consecutiva sería la vencida, River acusó el impacto y maduraba el KO. Tuvo el cuarto el Canalla pero Lo Celso prefirió un remate fuerte a habilitar a un compañero que ingresaba solo; esta vez Batalla respondió acertadamente, el Millonario se salvaba y seguía en partido. Gallardo quemó las naves y mandó a Mora y a Alonso a la cancha en lugar de D´Alessandro y Martínez. Apostó al golpe por golpe y esta vez el Muñeco acertó un pleno.

Increíblemente, Central se fue del partido en su mejor momento y en tres minutos River edificó una hazaña inolvidable. Primero Alario, cuándo no, señalado el tercero para su cuenta personal (el séptimo en esta Copa Argentina que lo consagra, además, goleador del Torneo), a los 26 en una noche de ensueño para el Pipa; y luego Alonso, a los 29 empujándola al fondo del arco defendido por Sosa para dar vuelta la historia y poner un 4-3 impensado unos minutos atrás. Un premio para el sacrificio del uruguayo, un delantero con un manual en la cabeza, injustamente criticado muchas veces pero que siempre cumple, ya sea pivoteando para un compañero mejor ubicado o definiendo como en ésta que significó la gloria para River.

Alonso la empuja a la gloria. Foto Diario Olé.

Quedaban 15 minutos con un Central que fue con más coraje que fútbol y un River que decididamente apostaba a una contra. Lo pudo liquidar Alario pero se lo negó el travesaño, lo tuvo Herrera para Central en la última pero le pegó mordida y así los encontró el final.

A la hora de las finales, el equipo del Muñeco Gallardo tiene un plus, una mística que supo construir en estos 2 años repletos de copas. La novena final que juega River del 2014 a esta parte (ocho bajo la conducción de su actual DT), y que ganó 7 de 9. Un ciclo brillante, a veces desde el juego, otras desde el temple.

River es el merecido CAMPEÓN de la COPA ARGENTINA, la novena copa nacional en la historia del Club. Trae el plus de la clasificación a la próxima Copa Libertadores y a una nueva final por la Supercopa Argentina en fecha a designar.

Alario autor de 7 tantos es el goleador de la Copa 2016

La ficha del partido by Diego González:

 


Darío Altobelli

Acerca Darío Altobelli

ver todas las publicaciones

Dario Altobelli Nacido en 1973.   Podrán decirme viejo pero viví  Argentina campeón del mundo y 2 veces. Periodista deportivo desde 1996 y estudiante de Comunicación Social Antes era un 9 elegante, me fui tirando atrás, tan atrás que termine atrás del teclado. Enamorado del fútbol desde tiempos inmemoriales. Vi jugar a Maradona, Alonso, Francescoli, Bochini, Ruben Paz, Kempes y a Messi también. Me sumé al rincón con el entusiasmo de poder informar responsable y apasionadamente sobre el deporte que amo sin perder el humor y quitandole drama. Voy a cubrir principalmente el ascenso, el fútbol en su estado mas puro Tengo la gran expectativa de que quienes nos lean se informen, se diviertan e interactuen sintiendo la misma pasión que nosotros; por otra parte darme el lujo y el placer de disfrutar de las cosas que mas me gustan; el periodismo y el deporte Como dijo algún sabio: El fútbol es la cosa mas importante de las cosas menos importantes. Bienvenidos al Rincón del Futbol

2 Comentarios en este artículo

  1. Avatar

    Excelente cronica darito!!!!! Al leerlo es como que te transporta al partido en vivo en la cancha,felicitaciones por tus notas,sos crack!!!!!

    hernan acquesta / Responder
  2. Mariana Godoy

    ¡Excelente, Daro! ¡Vamos River!

    Mariana Godoy / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*