Los entrenadores albicelestes en mundiales (parte 1)

TÉCNICOS MUNDIALISTAS
(Parte 1)

Si no median imponderables, Jorge Sampaoli será el técnico número 14 que dirija al combinado nacional en una Copa del Mundo y los zapatos que tiene que llenar no son los más pequeños precisamente ya que durante el último Mundial, Brasil 2014, Alejandro Sabella condujo al equipo ni más ni menos que hasta la final.
A
 continuación, una pequeña reseña de la trayectoria de cada uno de los entrenadores que tuvo Argentina en sus performances mundialistas.

LOCAL. César Luis Menotti en la Copa del Mundo Argentina ’78.(www.spiegel.de)

A través de la historia mundialista, nuestro seleccionado ha tenido actuaciones para todos los gustos: excelentes, buenas, malas y muy malas; y más allá de los resultados en sí mismos, existe una regla que parece cumplirse a rajatabla: si va bien es mérito de los jugadores, si va mal es culpa del técnico. Pero, ¿quiénes fueron los entrenadores en cada una de las participaciones argentinas en mundiales? ¿Cómo llegaron al banco y a dirigir?
El Rincón del Fútbol te propone un breve repaso por la historia de cada uno de los DT que manejaron los hilos de nuestra selección: fueron 16 citas y 13 nombres:

(Wikipedia)

JUAN JOSÉ TRAMUTOLA (Uruguay 1930)
Nació el 21 de octubre del año 1902, en la localidad de Remedios de Escalada, Lanús, provincia de Buenos Aires.
Al asumir la dirección técnica del seleccionado, Tramutola logró convertirse en el DT más joven de la historia de los mundiales, ya que tenía apenas 27 años cuando se hizo cargo del equipo a pedido de los dirigentes que manejaban la selección por aquella época. Previo al subcampeonato del mundo obtenido en 1930, el entrenador se adjudicó el Campeonato Sudamericano (hoy Copa América) de 1929.
En 1938 fue técnico de Boca Juniors y 10 años después de Ferro Carril Oeste, ambos de Argentina, no habiendo conseguido títulos con ninguno de los dos equipos.
Falleció el 30 de noviembre de 1968, a los 66 años.

 

(Wikipedia)

FELIPE PASCUCCI (Italia 1934)
Nacido en Génova, Italia, el 24 de junio de 1907 y fallecido el 18 de diciembre de 1966, Filippo Pascucci, mejor conocido como Felipe, fue el único entrenador de la selección argentina que no nació en el país, aunque después haya obtenido la ciudadanía. Su carrera como DT empezó en el Club Atlético Estudiantil Porteño (equipo argentino campeón en el amateurismo); luego pasó a dirigir a Club Sportivo Barracas hasta que llegó a River Plate, donde llamó la atención de Ernesto Malbec, dirigente en aquel entonces de la Asociación del Fútbol Argentino. Malbec se puso en contacto con Pascucci y lo instó para que se hiciera cargo del equipo que iría a Italia para disputar el mundial de 1934, pero tras caer en el primer encuentro, que fue por 3 a 2 en los Octavos de Final frente a Suecia, el DT optó por quedarse en su tierra natal y no regresar al país con la delegación nacional. Al año siguiente asumió con técnico de Bologna FC, luego entrenó al plantel de Società Sportiva Dilettantistica Unione Sanremo (ASD San Remo) y continuó su carrera en AC Liguria, ASD Asti, FC Antibes (Francia), para finalmente regresar a ASD San Remo.

Al momento de su fallecimiento, era entrenador de un equipo de waterpolo llamado Pro Recco (Italia), donde además cumplía labores de preparador físico, ya que era un experto en ese área y aplicaba su experiencia en todos los planteles con los que trabajaba. El deceso se produjo cuando regresaban en avión de un viaje a Zagreb (Croacia) y en pleno vuelo, Pascucci sufrió un colapso cardíaco, sin que pudiera ser reanimado.

EL GRAN DT. Stábile. (Taringa)

GUILLERMO ANTONIO STÁBILE (Suecia 1958)
Fue el primer goleador en la historia de los mundiales, ya que durante el certamen que tuvo lugar en Uruguay en 1930 y siendo delantero del seleccionado argentino, convirtió 8 goles en apenas cuatro partidos disputados.
Stábile fue entrenador del combinado nacional desde 1939 hasta 1958, pero debido a la ausencia de Argentina en los mundiales de 1938, 1950 y 1954, la única ocasión que tuvo de dirigir una Copa del Mundo, fue en Suecia 1958; aunque no fue una participación exitosa, sino todo lo contrario: Argentina quedó eliminada en fase de grupos. Tras la amarga caída, Stábile dejó su lugar como DT, pero años más tarde, en 1961 para ser más exacto, el gran goleador volvería al banco del seleccionado, pensando en la preparación para el mundial de Chile al año siguiente; mas no se pudo concretar debido a que nuevamente dejó el puesto.

A nivel clubes y antes de tomar el mando de Argentina, Stábile fue DT de Red Star Saint-Ouen de Francia y en nuestro país encabezó equipos de gran talla como Huracán, San Lorenzo, Estudiantes de La Plata, Ferro Carril Oeste y Racing Club de Avellaneda, ganando 4 títulos con La Academia, entre los que se encuentra el primer tricampeonato de la historia de nuestro fútbol profesional, y uno con el “Globo”.
I
ndependientemente del mal paso en el mundial de Suecia, Guillermo Stábile es quien mejores números posee con la Selección Argentina: ganó 7 Copas América, donde además disputó 44 partidos, convirtiéndose así en el entrenador que más duelos dirigió en la historia del certamen continental más importante a nivel selecciones. También es el DT con mayor número de encuentros al mando equipo nacional: 116. Otro palmarés para el primer goleador mundialista es que ningún otro técnico pudo alcanzarlo y ganar 7 Copas América. Todos honores que no deberían mancharse por una mala etapa en un mundial.

Unos días antes de culminar el año 1966, el 26 de diciembre para más exactitud, Stábile sufrió un paro cardíaco mientras estaba en su domicilio y falleció. Fue velado una semana después, el 3 de enero de 1967.

 

(El Gráfico)

JUAN CARLOS LORENZO (Chile 1962 e Inglaterra 1966)
El Toto”, como se le apodaba, nació el 27 de octubre de 1922 en la Provincia de Buenos Aires y si bien tuvo su carrera como futbolista, las grandes estrellas las consiguió sentado en el banco, dirigiendo. En su etapa de jugador, surgió de Nueva Chicago y pasó a Chacarita Juniors, equipo con el que debutó en Primera División. De allí fue llevado a Boca Juniors, luego pasó a Quilmes y del “Cervecero” se fue a Europa. En Italia fue futbolista de SS Lazio, continuó su carrera en Francia jugando para FC Nancy y de ahí se mudó a España donde arrancó en Atlético de Madrid, luego fue a Rayo Vallecano para retirarse en RCD Mallorca. Lo curioso fue que en la última etapa dentro del equipo mallorquí, comenzó a vislumbrarse el entrenador que Lorenzo llevaba dentro ya que desarrollaba ambas actividades: era futbolista y entrenador simultáneamente.

Una vez que el jugador quedó relegado, el DT obtuvo logros muy destacados con Mallorca: ascendió de la tercera división a la Primera en años consecutivos. Tras semejante hazaña y por consejo de su amigo Helenio Herrera, “El Toto” aceptó hacerse cargo de San Lorenzo en 1961 y en el año 62, tras la salida de Guillermo Stábile, asumió el mando de la selección nacional. Desafortunadamente en esta ocasión no pudo lograr una buena actuación y se repitió lo sucedido en 1958; Argentina quedaba eliminada en fase de grupos.

Con ese golpe en sus espaldas, Lorenzo vuelve a Italia y dirige a SS Lazio y luego a AS Roma, rivales eternos de la misma ciudad. Con el primero consiguió ascender a la Serie A y con el segundo se adjudicó la Copa Italia.
En vistas de los logros que se suscitaban, AFA volvió a ofrecerle la dirección técnica de la selección para la disputa del mundial que se jugaría en Inglaterra en 1966. “Toto” aceptó y en esta ocasión se obtuvo un quinto puesto que, aunque no era lo esperado, mejoraba largamente las últimas dos participaciones.
Cuenta la leyenda que en aquel partido en el que Inglaterra deja a Argentina en el camino en Cuartos de Final, el arbitraje del alemán Rudolf Kreitlein fue escandalosamente parcial a favor del equipo europeo. Claro, ¡qué se iban a imaginar los ingleses que 20 años más tarde la “Mano de Dios” estaría del otro lado!, pero esa es otra historia que contaremos más adelante.

SÍMBOLO GANADOR. Lorenzo fue multicampeón en Boca. (Diario Democracia)

Retomando el camino de “Toto” Lorenzo, a partir de entonces no volvió a liderar ninguna selección y se dedicó a equipos de diferentes ligas. En un principio volvió a Mallorca y a SS Lazio hasta que en 1972 llegó la oportunidad de regresar a nuestro país y “Toto” la aprovechó. Ese mismo año obtuvo el bicampeonato con San Lorenzo ganando el Torneo Metropolitano y el Torneo Nacional (este último de forma invicta), pero nuevamente lo tentaron del viejo continente y su siguiente destino fue un club muy conocido: Atlético de Madrid. Con el “Colchonero” tuvo una muy buena participación en la Liga de Campeones (Champions League) de 1974, llegando a la final, aunque perdiendo con Bayern Münich el duelo definitivo.
En 1975 volvió a Argentina y dirigió a Unión de Santa Fe, Boca Juniors, Racing Club, Argentinos Juniors, Vélez Sarfield y Atlanta. Su etapa en el equipo “Xeneize” es de las más recordadas a nivel nacional e internacional debido a que además de ganar el bicampeonato de 1976, es decir los Torneos Metropolitano y Nacional, obtuvo la Copa Libertadores en sus ediciones de 1977 y 1978 y la Copa Intercontinental (conocida actualmente como “Mundial de Clubes”) del 77, venciendo al equipo alemán Borussia Mönchengladbach.

Luego de dirigir a Atlanta, insistió por tercera vez con SS Lazio y en 1981 probó suerte en México con los “Potros de Hierro” de Atlante. En el año 1987 decidió intentar nuevamente en Boca Juniors, sin lograr acercarse siquiera a los éxitos obtenidos en la primera etapa en el club “azul y oro”. Este desencanto lo llevó a terminar con su carrera como entrenador luego de 3 décadas ininterrumpidas de trabajo.
El “Toto” falleció el 14 de noviembre de 2001, en su casa, rodeado de sus familiares y amigos. Su hijo Carlos declaró que “se fue en paz y con la gracia de Dios”.

 

Vladislao Cap. (sportbuddha.com.ve)

VLADISLAO WENCESLAO CAP (Alemania Occidental 1974)

Cap, como la gran mayoría de los entrenadores, tuvo su etapa como futbolista; surgido de Arsenal de Lavallol (Buenos Aires), entre 1953 y 1966 pasó por Quilmes, Racing Club, Huracán, River y Vélez Sarsfield. También jugó para la selección nacional disputando 11 partidos y anotando un gol. Integró la delegación que ganó la Copa América 1959 y participó en el equipo que jugó el Mundial Chile 1962.

Ya como DT, Cap se animó a dirigir a Boca Juniors y a River en la temporada 1982, siendo el único entrenador en la historia del fútbol argentino que se fue de un equipo al otro de manera inmediata. Este dato resalta debido a que son los clubes más convocantes de Argentina y que son, además, rivales “superclásicos”. Antes de esto había dirigido en Chacarita Juniors, Platense, Independiente y Ferro Carril Oeste. Fuera de Argentina fue entrenador de Club Social y Deportivo Jalisco de México en 1975 y de Liga de Quito de Ecuador en 1978.

Como estratega de la Selección Argentina, su período fue más que breve: 10 partidos entre los que se encuentran los duelos correspondientes al Mundial de 1974 desarrollado en Alemania Occidental. La actuación argentina fue apenas tolerable ya que a pesar de contar con varios futbolistas que sobresalían en sus respectivos equipos, el seleccionado se topó con “La Naranja Mecánica” y nada pudo hacer. El conjunto holandés con Johan Cruyff a la cabeza, dejó sin chances a la “Albiceleste” y el 4 a 0 mandó a la delegación nacional de regreso a casa en 2da ronda.

Vladislao Cap falleció el 14 de septiembre de 1982, cuando todavía siendo entrenador de River Plate, sufrió de un caso fulminante de cáncer de pulmón.

CAMPEÓN. Durante el mundial de 1978. (Ilusión Mundial)

CÉSAR LUIS MENOTTI (Argentina 1978 y España 1982)
Rosarino, “El Flaco” llegó al mundo el 22 de octubre de 1938, pero fue anotado el 5 de noviembre y así figura en su DNI. Siendo futbolista podía actuar tanto de delantero como de mediocampista y surgido de las inferiores de Rosario Central, el club “canalla” fue también el que lo llevó a transitar el camino de Primera División cuando el 3 de julio de 1960 debutó en el triunfo del elenco santafesino ante Boca Juniors por 3 a 1. Tras cuatro temporadas en la “Academia Rosarina”, Menotti se muda a la “Academia” de Avellaneda y durante un año forma parte del plantel de Racing Club. Luego pasa a Boca Juniors donde se queda hasta 1966 y parte a Estados Unidos donde se suma al plantel de New York General. En 1968 pasa a jugar en Brasil; primero en Santos Futebol Clube y después en Clube Atlético Juventus de San Pablo, equipo con el que se retira de la actividad. Para la selección de nuestro país, “El Flaco” jugó 11 partidos y anotó un gol frente a Chile en 1968.

Sin embargo, la historia dorada de Menotti se empieza a escribir en 1970 cuando se cruza de vereda rosarina y se va a Newell’s Old Boys, archirrival de Rosario Central. En “La Lepra” acepta ser el entrenador suplente de Miguel Antonio Juárez “El Gitano”, quien era el DT del conjunto rojinegro. Entre 1972 y 1973 se va a Buenos Aires para entrenar a Huracán, logrando alzar el trofeo del Torneo Metropolitano y destacando a jugadores que permanecen en el recuerdo colectivo de los futboleros: Alfio Basile, René Houseman, Miguel Brindisi y Carlos Babington, por mencionar algunos. Aquel Huracán era el equipo que “ganaba, gustaba y goleaba”.
Un año más tarde y a raíz tanto de su desempeño en “El Globo” de Parque Patricios, como de la pobre actuación de Argentina en el Mundial de Alemania Occidental, se lo elige para ser el entrenador del seleccionado. La primera prueba fue el 12 de octubre del ’74 ante España y el resultado fue una igualdad 1 a 1.
A sabiendas que la Copa del Mundo sería en Argentina y que la mejor oportunidad para ganarla iba a estar más cerca que nunca, César Luis Menotti  planifica un esquema de trabajo que consistía en plantear estrategias de juego claras y concretas, de forma que pudiera trasmitirla a los futbolistas del mismo modo que lo había hecho en Huracán. Dicho sea de paso, varios de los jugadores del “Globo” estaban dentro del plantel que se consagraría campeón del mundo luego de vencer en la final ni más ni menos que a Holanda que, aunque no contaba con Johan Cruyff, seguía siendo un equipo sólido y duro de doblegar.
Una vez pasadas las emociones y la felicidad por coronarse como los mejores del planeta, el gran estratega se puso en la mira el siguiente mundial y pensando en lo que podría suceder en España 1982, solicitó dirigir también al equipo juvenil en la Copa del Mundo de esa categoría que se jugaría en Japón en 1979. Los logros saltaban a la vista y no sólo por haber conseguido el título sino por la aparición de un tal Diego Armando Maradona.

Y así como fue una “súper estrella” que logró alcanzar metas grandiosas, la debacle en su carrera como técnico, tuvo el puntapié inicial en el mundial del 82. Para infortunio de Menotti, los jugadores y todos los hinchas de la selección, lo que pasó en tierras españolas estuvo muy lejos de lo que se imaginaba que podría suceder: Argentina llegaba como gran candidato y fue toda una decepción: en fase de grupos cayó 1 a 0 con Bélgica, y a pesar de que se recuperó venciendo 4 a 1 a Hungría y 2 a 0 a El Salvador, en 2da ronda perdió con Italia y Brasil 2 a 1 y 3 a 1 respectivamente. Una cachetada que culminó con el alejamiento de Menotti de la dirección técnica del seleccionado y que encendió una chispa en un reguero de pólvora.
Tratando de reponerse del traspié mundialista, “El Flaco” aceptó el cargo de DT en Barcelona FC. La primera temporada fue fructífera y consiguió ganar la Copa del Rey y la Copa de Liga, pero la segunda etapa fue mala y a pesar de lograr quedarse con la Supercopa de España, Menotti abandonó el club catalán.

A finales de 1986 toma la conducción de Boca Juniors y a más allá que cuando llegó al club “Xeneize” las cosas estaban mal, pudo hacerlo repuntar y alcanzando el cuarto puesto de un torneo que quedó en manos de, curiosamente, Rosario Central. Entre 1987 y 1988 toma el mando de Atlético de Madrid, pero de nuevo la historia termina abruptamente cuando, disconforme por la producción del “Colchonero”, el presidente de la institución lo despide en la jornada 29. En julio del ’88 asume en River Plate de Argentina y después de una temporada de trabajo sin penas ni glorias, se muda a Uruguay para comandar a Peñarol, sin conseguir buenos resultados y quedando cesante otra vez. En 1991 vuelve a dirigir a un seleccionado: México se pone en sus manos y durante el año y medio de trabajo, logra destacar a futbolistas como Alberto García Aspe, Jorge Campos y Carlos Hermosillo, entre otros emblemas del fútbol azteca. En 1993 regresa a Boca Juniors y su andar es irregular, lo que lo aleja de nuevo y recién en 1996 acepta darse otra chance: el turno era del Club Atlético Independiente con quien alcanza un subcampeonato. En el ’97 viaja a Europa y asume en UC Sampdoria, siendo despedido tras apenas 8 partidos a causa de los malos resultados. Regresa a Independiente en 1998 y cuando se va en 1999, lo hace sin haber logrado títulos.
Su labor como DT quedó relegado por 3 años en los que “El Flaco” ejerce como comentarista de fútbol, cosa que se modifica cuando en 2002 lo llaman de Rosario Central. El comienzo del campeonato del “Canalla” fue arrollador y ganó cinco de seis partidos, entre los que se hallaba ni más ni menos que el clásico de la ciudad frente a Newell’s, pero otra vez el destino le iba a dar una cachetada a Menotti porque luego de 9 partidos sin victorias, sería despedido en la décimo quinta fecha.

Tras tomarse otro parate de un par de años, consigue regresar al banco de Independiente, pero la suerte no estaba de su lado en esta ocasión tampoco: dirigió 8 partidos y con 2 triunfos, 3 empates y cuatro caídas y es despedido. El periplo como DT prosigue en México donde entre 2006 y 2007 dirige a Puebla FC y a Tecos FC, sin conseguir preseas ni durar demasiado tiempo en ninguno de los dos clubes; siendo estas sus últimas dos experiencias como técnico hasta la actualidad. En 2011 fue “Manager” de Independiente, pero en este rol tampoco logró destacarse y acabó por renunciar.
Durante estos últimos años, “El Flaco” se ve retirado del verde césped, pero no de la cancha ni del fútbol. Cerca de cumplir 80 “pirulos”, realiza clínicas, brinda conferencias y generalmente es consultado sobre todas las cuestiones inherentes a la selección y al mundo futbolístico en general, y es que más allá de no haber obtenido grandes logros después de la Copa del Mundo Argentina ’78, aquel estilo de juego que arrancó en Huracán y vivió durante una época en el seleccionado nacional, es todavía un tema de conversación y de aprendizaje.

 

FOTO DESTACADA: “Guillermo Stábile”
Perarnau Magazine
FOTOS:
www.spiegel.de
Wikipedia
Taringa
El Gráfico
Diario Democracia
Sportbuddha
Ilusión Mundial


Maru Burak

Acerca Maru Burak

ver todas las publicaciones

Nací un lluvioso lunes 12 de julio de 1982 y según mi DNI me llamo María Clarisa Burak, pero soy simplemente Maru. En 2005 dejé mi natal Provincia de Buenos Aires y me vine a Córdoba, donde resido desde entonces. Por hobbie hago música, canto e intento bailar, pero mi vocación es, fue y siempre será el periodismo. Me sumé a "El Rincón del Fútbol" en febrero de 2017 y espero mantenerme acá mucho, pero mucho tiempo: no es usual encontrarse a una manga de loquitos igual de fanáticos que yo. Aunque todos los deportes me atraen, el fútbol tiene ese no se qué, ese encanto que me aprisiona. En El Rincón cubro mayormente a la Selección Argentina Femenina y al fútbol femenino de España, con la idea de ir sumando ligas y equipos a la cobertura. También doy una mano con otros torneos donde juegan ELLOS, porque los hombres también juegan al fútbol... ¿NO? Deseo que el futuro me encuentre dedicada a mi vocación y que pueda desarrollarla con criterio y profesionalismo. Soy MESSIsta, BANINIsta, fan de Aldana Cometti, soñadora e ideologista, del deporte y de la vida. Sólo resta decir... ¡Pero qué viva el fútbol!

1 Comentarios en este artículo

  1. Tino Deth

    no te podes llamar VLADISLAO WENCESLAO !!!

    Tino Deth / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*