Una luz en el futuro cercano

El año pasado fue muy positivo para las selecciones juveniles inglesas, que empiezan a ver los frutos de un trabajo a largo plazo por establecer una identidad, incluido un cambio en la infraestructura que costó varios millones de libras. Mientras esperan que en Rusia 2018 su selección vuelva a protagonizar, una camada súper interesante de Inglaterra se alzó con el Mundial Sub-20 y el Sub-17, llenando de esperanzas a los Three Lions para el futuro.

Hace un largo tiempo que la Selección inglesa no se involucra en las grandes citas, y en el camino han quedado grandes generaciones de futbolistas, algunos de ellos leyendas en sus clubes, pero que se quedaron sin nada a la hora de representar a los Three Lions. Hace un buen tiempo los ingleses pretenden que esto sea distinto, han trabajado e invertido mucho dinero con ese objetivo, y esa apuesta empezó a dar sus frutos. En 2017, Inglaterra se llevó varios títulos a nivel juvenil que representan un buen presagio hacia adelante para los formadores encargados del proyecto de potenciar a las categorías menores. También para los jóvenes, que anoticiaron de su talento a gran parte del ámbito futbolístico en el camino a convertirse en profesionales consolidados. La Premier League suele ser una liga muy hostil con los talentos ingleses emergentes, y en general muchos jóvenes deben irse a otros equipos -e incluso a otros países- por falta de oportunidades. No obstante, estas camadas futuras pretenden cambiar la ecuación.

Para cambiar las cosas la FA empezó por los cimientos, y por ello tomaron la decisión de dejar de utilizar las instalaciones de Arsenal y Manchester United para empezar a ocupar un terreno propio. Así fue que en 2012, y tras una inversión superior a las 100 millones de libras, se inauguró el gigantesco predio de St. George’s Park. Éste cuenta con 12 canchas -una de ellas con el campo de juego muy semejante al de Wembley- en donde entrenan los integrantes de todas las selecciones, desde la mayor a la última categoría de las juveniles. Se intenta con esto que los convocados tengan un mayor tiempo de trabajo juntos y forjen tanto un entendimiento futbolístico como grupal, algo que faltó en épocas pasadas en las juveniles. Además, se promovió la idea de que se aumente la comunicación entre los entrenadores de las distintas categorías con el conductor de la Selección mayor. De hecho Gareth Southgate, actual técnico de los Three Lions, tomó el cargo luego de haber dirigido a la Selección sub-21 y se mantiene muy conectado con sus colegas de las categorías menores. (*)

El predio de St. George’s Park se transformó en la nueva casa de las selecciones inglesas. (Foto: Getty)

Tres conquistas, dos mundiales, una marca indeleble

Junio de 2017 fue un mes espectacular para la Selección británica, con dos títulos en sólo un par de días. Primero, el Sub-21 de los Three Lions se alzó con el Torneo Esperanzas de Toulon -que aunque no es FIFA tiene su fama y prestigio- por penales ante Costa de Marfil y al día siguiente la delegación Sub-20 conquistó el Mundial de la categoría superando 1-0 a Venezuela en la final. En esa Copa del Mundo disputada en Corea del Sur los ingleses obtuvieron también un par de premios individuales: el arquero Freddie Woodman y el delantero Dominic Solanke fueron elegidos Guante de Oro y Balón de Oro de la competición. Seis victorias y un empate registró el primer equipo Sub-20 inglés de la historia en ganar un Mundial de la categoría, con Dominic Calvert-Lewin, quien hoy es una fija en Everton, el explosivo Ademola Lookman  -compañero de Calvert-Lewin en los Toffees, aunque se marchó cedido a Alemania en enero- y el mencionado Solanke, que tras su actuación se ganó un traspaso desde Chelsea a Liverpool, como pilares de un equipo que marcó 12 goles y recibió tan sólo tres. Además, nombres como Ainsley Maitland-Niles (Arsenal), Lewis Cook (Bournemouth) o Jonjoe Kenny (Everton) se abrieron un lugar en sus equipos esta temporada y aspiran a formar parte de la Selección mayor en un futuro.

El gol de Calvert-Lewin que valió un Mundial:

Más tarde, en octubre, llegó el título que coronó el inolvidable año de las selecciones juveniles inglesas. Tras superar a Brasil 3-1 en semifinales y a golear 5-2 a España en la final, Inglaterra levantó la Copa del Mundo Sub-17 en India. Y al igual que en Corea del Sur, la premiación fue doble: Rhian Brewster se llevó la Bota de Oro por sus ocho goles en el torneo, mientras que Phil Foden -quien ya ha gozado de algunos minutos con el primer equipo de Manchester City- fue premiado con el Balón de Oro al mejor futbolista. Brewster fue clave con un hattrick ante los brasileños para alcanzar el partido definitorio, mientras que Foden metió dos de los cinco en la final ante el conjunto español. A ellos los acompañaron Jadon Sancho -que dejó el torneo antes de octavos para volver a entrenar con Borussia Dortmund-, Morgan Gibbs-White –a sus 17 años disfruta minutos en Wolverhampton- y los chicos de Chelsea, Callum Hudson-Odoi y George McEachran.

Los Three Lions dieron vuelta la final ante España a puro gol:

Está claro que Rusia 2018 será un Mundial donde Inglaterra apueste fuerte, pero desde la FA también tienen en cuenta el caudal de futbolistas que viene floreciendo, que ha demostrado competitividad y puede fortalecer aún más a una selección necesitada con urgencia de volver a las primeras planas del fútbol. Mientras los cañones apuntan a realizar un buen papel en este Mundial, los Three Lions ya han tenido una prueba de que su trabajo a futuro ha funcionado. La competencia para consolidar a estos prospectos juveniles está pensada en la Eurocopa 2020, el próximo torneo importante luego del Mundial, pero ojo a que alguno de los campeones Sub-20 aparezca de sorpresa y se suba al avión inglés para el Mundial. Mientras tanto, el sueño de los jóvenes campeones juveniles, como de muchos otros que vienen atrás es ser elementos fundamentales de este ‘plan de resurrección’ que busca levantar al gigante dormido que es Inglaterra e instalarlo de una vez entre las selecciones más poderosas del mundo.

 

(*) Extraído de “El ADN de Inglaterra“, por Rodrigo Duben (Infobae)

 

Foto destacada: EFE


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*