Ganó Australia y no fue “Magiar”

Agónico triunfo de los “Aussies” en un partido que tuvo 2 goles en contra en los últimos instantes. Sin dudas, el suelo magiar le sienta bien a los oceánicos, que ganaron su tercer partido disputado a orillas del Danubio.

En el segundo minuto adicional, Australia derrotó 2-1 a Hungría en el Groupama Arena de Budapest y encadenó su segundo éxito en fila. Eleva la moral el equipo que dirige el holandés Bert van Marwjik, que recompone su imagen y llega mejor de lo esperado a su estreno mundialista ante Francia.

No la pasaron bien los australianos en los 45 iniciales, ya que los locales fueron los que generaron las principales llegadas de gol. El belga Georges Leekens disputaba su cuarto partido como seleccionador húngaro luego de la transición que hubo desde el alemán Bernd Storck y el interinato de Zoltan Szelesi.

A la media hora de partido lo tuvo Adam Szalai, quien definió solo ante el achique de Matthew Ryan pero la pelota rebotó entre las piernas del arquero y no tuvo la fuerza suficiente para viajar al gol. Mark Milligan salvó el peligro de manera providencial con un despeje en la línea.

A los 36´, tras un rechazo corto desde el área visitante se animó Laszlo Kleinheisler a una volea de zurda desde casi 30 metros. La caprichosa se comportó como tal porque se estrelló en el travesaño y privó al volante del Astana Kazajo de un verdadero golazo.

Más acción para el local en la última jugada del primer capítulo. Bola cruzada de Roland Varga y cabezazo de Tamas Kadar que fue rechazado en la boca del arco por Josh Risdon.

Australia despertó en el complemento con 2 llegadas echaron por tierra cualquier nuevo intento de asedio húngaro. Primero remató Jackson Irvine desde la puerta del área – tras pase de Risdon – y el arquero Denes Dibusz la mandó al córner con una buena atajada. Y luego otra vez Irvine – ahora de cabeza – envió por encima del horizontal un anticipo ofensivo tras un tiro de esquina de Aaron Mooy.

El cero se quebró recién a los 74´. Jackson Irvine cambió la pelota desde la derecha hacia la otra banda para Daniel Arzani. El jovencito de 19 años pivoteó con la redonda hasta que se acomodó para su mejor perfil. Cuando encontró el resquicio, sacó un derechazo que no tuvo demasiada potencia ni tampoco fue demasiado esquinado. Pero la flojísima respuesta del portero Dibusz significó la apertura del marcador para el visitante.

El partido no se abrió en cuanto al juego pero sí desnudó las limitaciones de ambos equipos. Tras la grosera falla del arquero local, el concierto de errores se propagó hasta el final y los capitanes tuvieron mucho que ver.

En el minuto 88, cuando prácticamente no pasaba nada, Hungría encontró el empate con una jugada desgraciada. Un envío cruzado desde la derecha – así como para sacarse la pelota de encima – no tuvo destinatarios magiares para conectar el balón. Pero en el camino, Trent Sainsbury instintivamente cabeceó hacia su propio arco como para amortiguar la pelota y cedérsela a su arquero Bradley Jones. La mala noticia es que el guardavallas del Feyenoord holandés salió muy lejos de su arco y la vuelta desesperada para intentar evitar lo inevitable fue más que dramática. Ridículo autogol y el empate le agregaba más justicia al tanteador.

Claro que no iba a terminar así nomás el show de las fatalidades. A los 92´, Hungría devolvió la gentileza con otro increíble gol en contra. Irvine desde la izquierda la metió hacia el medio y esta vez la torpeza fue toda de Tamas Kadar: intento de rechazo que pasó entre las piernas de su propio arquero y selló el definitivo 2-1 en favor de los australianos.

Por supuesto que en cuanto al juego los “Socceroos” quedaron en deuda. Pero es más fácil corregir errores con triunfos que tener que trabajar también en la parte anímica.

Se viene el debut ante Francia, el próximo sábado en Kazan, y los “Aussies” al menos llegan un poco mejor de lo esperado. La realidad indica que este equipo está condenado a perder los 3 partidos durante Rusia 2018 y no sería sorpresa por lo que mostró a lo largo de las eliminatorias asiáticas. Aunque la misión será acumular experiencia para la defensa del título continental en Emiratos Árabes Unidos, el próximo año, un Mundial es un Mundial y cualquier seleccionado deberá dar todo de sí para hacer un buen torneo.

Síntesis:

Hungría (1): Gulacsi (Dibusz); Lovrencsics (Fiola), Vinícius dos Santos, Kadar y Szabo; R. Varga, J.Varga, Vadocz, Kleinheisler (Eppel) y Sallai (K.Varga); Szalai (Bode). DT: Georges Leekens.

Australia (2): Ryan (Jones); Risdon, Sainsbury, Milligan y Behich; Leckie, Mooy, Luongo (Jedinak), Kruse (Arzani) y Rogic (Irvine); Nabbout (Juric). DT: Bert van Marwijk.

Árbitro: Matej Jug (SVN)

(Foto: ESPN)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*