El proceso celeste

Hace 12 años, más exactamente en marzo de 2006, comenzaría una nueva etapa en la Selección uruguaya, un cambio que tiempo después tendría a todo un país pendiente de lo que pase con la Celeste, con ilusiones, con sueños, pero lo más importante: después de mucho tiempo los corazones de más de tres millones volvían a latir y a emocionarse por el fútbol.

Óscar Washington Tabárez tomó el mando del seleccionado mayor y la idea era clara. Pero no fue fácil, era necesario creer y trabajar en un proyecto a largo plazo para llegar al éxito y que la Selección sea lo que es hoy en día. Previo a esto el clima en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) no era el mejor, había problemas entre los futbolistas y los dirigentes. Uruguay no lograba buenos resultados, estaba fracasando y claramente lo sabemos porque no se logró la clasificación a los Mundiales de Estados Unidos 1994, Francia 1998 ni Alemania 2006. Solo estuvo presente en Corea – Japón 2002 y su participación fue una frustración, quedando eliminados en Primera Fase.

Uruguay campeón de América 2011 (Reuters)

Fueron muchas decepciones, una ausencia prolongada durante 12 años y no se le encontraba la vuelta. Cambios de entrenadores, de autoridades en AUF y una rotación de jugadores que no lograban darle al seleccionado mayor una estabilidad.

El “Maestro”, confiando en este proyecto logró lo que no se pudo en mucho tiempo. Él hizo que los futbolistas sientan ese sentido de pertenencia al vestir la Celeste, a sentirse orgullosos luego de cada citación, incluso generar expectativas previo a que se comunique la lista de convocados, ya sea para un encuentro amistoso como para un partido de un torneo oficial.

El hincha volvió a creer, a sentir y a vivir el fútbol. La relación con los jugadores cambió, con el cuerpo técnico y esto se dio producto de los buenos resultados que comenzarían a dar frutos de este proyecto.

Pero para el futbolista no es sencillo ser convocado por el “Maestro”. De nada sirve estar en un buen momento físico y futbolísticamente. Tabárez apuesta a darle una identidad propia a la Selección, apostando a un trabajo de largo plazo. Para eso realiza un seguimiento basado en las condiciones técnicas y el nivel de competencia, así como también la conducta del jugador, su adaptación al grupo y las necesidades que uno tiene. Es muy importante saber aprovechar la oportunidad.

Cambios generacionales (AFP)

Ha ido renovando el plantel logrando un cambio generacional en la lista de seleccionados con la inclusión de juveniles como lo son Rodrigo Bentancur, Maximiliano Gómez, Gastón Pereiro, Federico Valverde y Mauricio Lemos.

Generó un clima de respeto dentro del Complejo Celeste, en la Selección y hacia su persona. Quienes defienden la Celeste sienten orgullo por vestir esa camiseta, así como también saben que son privilegiados.

La competencia es uno de los puntos claves en este proceso. Él considera que para toda preparación hay que disputar encuentros amistosos, torneos, incluso es fundamental en las selecciones juveniles salir a buscar competencia internacional.

En estos años a través de las diferentes competiciones como lo han sido Eliminatorias, Copa América, Mundiales y otros torneos, la lista de convocados para integrar el seleccionado mayor tuvo pocas variantes, se ha mantenido. Antes se citaba a jugadores de buen rendimiento por partido o por torneo y se veía una cantidad infinita de futbolistas. Eso ahora cambió.

Tabárez hace un seguimiento de las selecciones juveniles, no sólo trabaja con la mayor. Muchos chicos en diferentes entrevistas han manifestado que lo ven en entrenamientos o encuentros amistosos de las diferentes categorías y eso genera una ilusión también, porque saben que pueden ser tenidos en cuenta.

Y el éxito de este proceso se puede ver a través de los números y resultados. A nivel juvenil se clasificó a los últimos seis Mundiales Sub 20 de forma consecutiva. En casi todos los torneos juveniles se estuvo en instancias finales, producto de que se van haciendo bien las cosas.

A nivel mayor, Uruguay clasificó a su tercer Mundial de forma sucesiva, como no ocurría hace más de 40 años. Además terminó segundo en la tabla de clasificación, avanzando de forma directa y sin tener que sufrir repechaje, por primera vez desde 1990.

Las nuevas generaciones han vivido este proceso de cerca, vieron a Uruguay en un Mundial y logrando resultados importantes. En la Copa América recordando el 2011 y con Torneos Juveniles. Los más pequeños sueñan con ser un día como sus ídolos: Suárez, Cavani, Muslera. Y los más grandes volvieron a sonreír, a festejar un gol con tanta pasión, a disfrutar los resultados y el momento.

Óscar Washington Tabárez (Televisa Deportes)

Falta nada para que la Celeste juegue en Rusia, y acá están más de tres millones de corazones latiendo para que ocurra una nueva hazaña, para que la ciudad quede desierta cada vez que juega Uruguay. Para volver a reír, para soñar, para disfrutar, creer, para quedar sin voz en cada grito de gol, para abrazarse con el de al lado y quedar con los pelos erizados cada vez que suene el himno nacional. Para decir: “Yo viví el proceso Celeste”, y todo esto se lo debemos nada menos que al “Maestro”, Óscar Washington Tabárez.


Florencia Manggiarotti

Acerca Florencia Manggiarotti

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Florencia Manggiarotti, soy uruguaya y vivo en Montevideo. En 2009 me recibí de periodista deportivo y desde ese momento entré al mundo del deporte. Comencé cubriendo los Juegos Suramericanos de Playa que se disputaron en Uruguay para la web oficial del torneo y luego me uní a una web deportiva como redactora. Allí trabajaba en una oficina, realizando notas de todo tipo de deportes. Me gusta más salir a buscar la información y no quedarme encerrada atrás de una computadora, por eso posteriormente pasé a cubrir partidos de Primera División para esa web. Luego me uní a otra donde terminé como administradora, de a poco fui entrando al mundo de la fotografía, algo que comenzó como hobbie ahora también se transformó en un trabajo. Fui jefa de prensa y fotógrafa de un club de Primera División durante casi dos años, una experiencia increíble! Actualmente trabajo como fotógrafa independiente y colaboro en Ascenso 1010, una radio que transmite y realiza programas del Ascenso uruguayo, tanto en Segunda División como Segunda B Nacional. En el RdF me encargo de las notas sobre lo que pasa de este lado del charco, me contactaron vía Twitter y me copé con la propuesta. Considero que es una linda oportunidad para abrir fronteras, conocer nuevas personas y mostrar lo que pasa en el fútbol uruguayo. También me encargo de Uruguay en la sección Rusia 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*