El fenómeno La Volpe

Pocas partes del mundo han tenido tanta influencia de un entrenador como el paso de Ricardo La Volpe en México, no solo por su discurso tacticista sino por demostrar su entendimiento del juego desde un primer momento.

Poca gente es sinónimo de estilo como La Volpe, el argentino se instaló en México luego de ser campeón del mundo en 1978, llegó al Atlante para atajar por 3 años en ese club y radicarse en el país del norte. Después de eso pasaría a su último club como jugador, el extinto Oaxtepec, donde jugó entre 1982 y 1984, donde trabajó en la función de técnico-jugador en el último año de su permanencia en la institución para luego retirarse cuando terminó la temporada y se alejó del club.

Ya a mediados de los 80′ se volvió uno de los entrenadores más destacados de México con varios clubes donde de a poco empezó a formar su idea que tomaba forma con los conceptos de César Luis Menotti como base en su metodología de trabajo, sumado a su impronta personal y una personalidad que muchas veces lo llevó al choque con algunas figuras.

A mediado de los noventa y ya con varios equipos dirigidos (donde se destaca el título de liga con el Atlante), La Volpe ya tenía un esquema madre y lo aplicaba con resultados varios. La base bien marcada con una línea de 5 en el fondo que se volvía línea de 3 en determinadas circunstancias ofensivas y la colaboración de un mediocampo de juego y dos delanteros. Con esa base, el Bigotón marcó a fuego ese esquema como marca registrada de su estilo. En el año 1996 asumió la dirección técnica donde este esquema le dio varios dolores de cabeza por la presencia de Cuauhtémoc Blanco, que podía jugar como enganche o segunda punta y era su figura pero costó adaptarlo al esquema. La primera experiencia del DT argentino en el América terminó de la peor manera y debió irse a solo seis meses de asumir.

Luego de eso el DT pasó por Atlas y Toluca, donde tuvo buenos resultados pero ningún título para respaldarlo. Aun así, en el año 2002 fue elegido para dirigir a la selección azteca de cara a las eliminatorias y el Mundial de Alemania 2006. Allí con más tiempo y la posibilidad de elegir a los jugadores que mejor se podían adaptar a su esquema, entre ellos Cuauhtémoc que parecía ganarse un lugar. El 5-3-2 era la madre táctica del fútbol de México y el sacrificio por el equipo una filosofía obligada para quien formara parte de la selección. “Para mí actualmente y en aquel entonces, hace 10 años, si un jugador no corre, está eliminado”, afirmó La Volpe en su momento, lo cual determina su pensamiento y el fútbol que valora.

Lamentablemente para él y a pesar de haber tenido un muy buen papel en el Mundial de Alemania, fue eliminado en octavos de final ante una muy buena Argentina que realizó un  trabajo notable en las eliminatorias y en la etapa de grupos para clasificar segundo de la Portugal de Scolari y peleando en el suplementario con la albiceleste de Pékerman.

Después de eso ocurrió un hecho que lo marcó para siempre, su paso por Boca Juniors. Llegado con todos sus pergaminos del fútbol mexicano aterrizó en un grande de la Argentina que venía de ser bicampeón y perder a su entrenador para que se haga cargo de la Selección. El Bigotón empezó con polémica, ya que hasta ese entonces Alfio Basile había logrado 5 campeonatos con un esquema de juego muy distinto pero bien representativo del estilo de Boca del 4-3-1-2, donde la figura del enganche era clave. Cierto es que en aquel momento no tenía un enganche destacado ya que la partida de Federico Insúa dejó a boca sin una figura que sobresaliera en ese puesto. Pero eso no quitó que su famosa frase “el enganche es un puesto que ya no existe” lo condenó y aunque llegó a pelear el torneo local hasta una increíble final perdida frente a Estudiantes de La Plata, La Volpe no solo traicionó al estilo xeneize sino al propio pasado, desde el 4-4-2 más ortodoxo a su 5-3-2 tan característico y sagrado hasta jugar con un 4-3-3 en varios partidos. Esta experiencia lo marcó para siempre y aunque tuvo muchos más trabajos no logró mantenerse de manera estable en ninguna institución.

Aun con esta marca, en México tiene otra visión; con el tiempo, La Volpe se volvió un referente del fútbol azteca, una consulta constante y un referente para cada entrenador que empieza a surgir en ese país. Su vínculo con la selección azteca y un respeto hacia él lo vuelven candidato cada vez que aparece vacante el puesto de seleccionador para el Tri.

Actualmente mantiene abierta su cuenta de Twitter donde emite su opinión sobre la actualidad del fútbol mexicano y mundial, hace poco estuvo en la Argentina haciendo algunos análisis de la actualidad y también de su pasado, pero siempre demostrando que su manera no cambia.

Foto destacada: foxsports.com.mx


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*