Más que un juego

Kim Vilfort fue uno de los jugadores que integró el plantel campeón de la Eurocopa 1992, el mayor logro futbolístico que tuvo la Selección de Dinamarca y que, no sólo fue histórico, sino que también sorprendió por cómo se dio la clasificación. Lo que no muchos saben es que Vilfort estaba luchando una dura batalla personal en ese momento: su hija Line, de 7 años, padecía leucemia.

“Ellos siempre tratan de estar del lado ganador, pero traer alegría a la vida de alguien es aún el mayor orgullo”, así dice una parte de la canción oficial de la Eurocopa 1992, “More than a game” (“Más que un juego”), y precisamente eso fue lo que pasó con Kim Vilfort. Es que el mediocampista del Brøndby, que en ese momento tenía 29 años, tenía que dividirse entre jugar con su Selección para intentar alegrar a su gente y, por otra parte, en acompañar a su hija en la leucemia que padecía. Kim había declarado que “no quería perderse la final”, incluso mucho antes de saber que iban a jugarla. Vilfort fue el que desde el principio y aún con su duro presente familiar, creyó en el equipo y en el cuestionado técnico, aún antes de conocer cómo iba a terminar la Euro. Quizás, al comparar lo que le estaba sucediendo a su hija, se dio cuenta que ganar la Eurocopa era posible y advirtió que lo realmente difícil eran otras cosas; pero claro, cada una en su contexto.

Kim Vilfort, el 18 de Dinamarca, en la figurita del álbum oficial de la Eurocopa. (Foto: Panini)

Vilfort jugó en la Selección danesa desde 1983 hasta 1998, un total de 77 partidos, convirtió 14 goles y en el 2014 fue elegido el “Jugador del Siglo de la Superliga Danesa”. De hecho, el estadio del Brøndby es llamado “Vilfort Park”, ya que el jugador pasó la mayor parte de su carrera deportiva en ese club (1986-1998), marcando 121 goles.

Ya había sido curiosa la forma en que la Dinamita Roja logró clasificar a la Eurocopa que tuvo lugar en Suecia. Es que en realidad esa plaza la ocupaba Yugoslavia, pero debido a las guerra yugoslavas, la ONU emitió un comunicado en la que informaba la suspensión de ese país en toda competencia deportiva… y faltaban sólo diez días para la Copa. Debido a esto, el siguiente en la lista resultó ser Dinamarca y así fue cómo ingresó a la competición en la que luego se coronaría campeón el 26 de junio de 1992. (Para más información: http://www.rincondefutbol.com/rdfmundial-grupoc-dinamarca-el-extrano-caso-del-campeon-de-la-eurocopa-1992/).

Antes comenzar la competencia, Line Vilfort mostraba respuesta al tratamiento pero no fue por mucho tiempo. Después de jugar los dos primeros partidos (un empate en 0 ante Inglaterra y una derrota por la mínima ante Suecia, la Selección anfitriona), Vilfort viajó a Dinamarca para estar con su hija, ya que su estado de salud estaba empeorando. Sin embargo, Kim volvió a Suecia motivado por su familia y jugó el resto de la Copa.
Antes de jugar el último partido, el que los declararía campeones de Europa, el mediocampista le pidió a su niña que “por favor lo esperara”, que no se fuera sin él. Gran fortaleza psíquica y capacidad de disociación de un hombre que, además de defender los colores de su Selección, tenía que acompañar a su hija en la dura enfermedad que enfrentaba.

Resultado de imagen para kim vilfort line vilfort
Vilfort y su hija Line, de 7 años, quien padecía leucemia, representados en el film “Verano del 92”. (Foto: Captura del film)

Contando también con una buena capacidad de resiliencia, Kim Vilfort, el portador del dorsal 18, fue el autor de uno de los goles que llevó a Dinamarca a coronarse campeón de la Euro, más precisamente del segundo, para ganarle a la temible Alemania por 2 a 0 en el Estadio Nya Ullevi de Gotemburgo, Suecia. El primero había estado a cargo de Jensen a los 18′; el segundo fue de Vilfort pero a los 78′, quien recién había vuelto de su país porque su hija había empeorado.

Los goles de la final ante Alemania. El segundo fue anotado por Vilfort, quien a su vez estaba combatiendo una batalla durísima.

Así, en ese contexto fue como la Dinamita Roja se coronó campeón de Europa en el Verano del 92, su mayor logro futbolístico. Mención aparte para el entrenador, Richard Møller Nielsen, quien a pesar de las críticas y frustraciones que atravesó antes de clasificar, se animó y armó el equipo tan sólo diez días antes de viajar a Suecia; con algunos contratiempos y sin poder contar con el destacado Michael Laudrup, quien había abandonado la Selección. Sí contó con el otro Laudrup, Brian, quien hizo “borrón y cuenta nueva” y volvió a vestir la camiseta nacional tras también haber estado distanciado del DT.

Sólo tenía que creer, y eso hizo Vilfort, aquel que creyó posible la hazaña en Suecia en junio del 1992, mientras confiaba en que su niña, Line, iba a esperarlo y así iban a poder festejar juntos. Relatan sus compañeros que en el momento de alzar la Copa, “Kim fue el más feliz del mundo”. Sin embargo, la vida le dio poco tiempo de tregua: Line falleció diez días después, rodeada de su familia y cumpliendo la promesa de esperar a su papá, quien fue uno de los héroes de Dinamarca.

 

 

Imagen destacada: https://educacionfisicaculturafisica.blogspot.com.ar/2016/04/


1 Comentarios en este artículo

  1. […] mismísimo jugador integrante de la Selección, Kim Vilfort, con su dura situación familiar (NdeR: http://www.rincondefutbol.com/rdfmundial-dinamarca/), las personas con origen danés se destacan por su fortaleza, por enfrentar grandes desafíos y […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*