De cabeza a las semis

Inglaterra aprovechó su poderío en el juego aéreo y se impuso ante Suecia por 2-0 en Samara, llegando así a semifinales por primera vez desde 1990. Un cabezazo de Harry Maguire en la primera parte y otro de Dele Alli en el complemento fueron el sustento de los Three Lions, que esperarán a su rival de la llave entre Rusia y Croacia.

No deslumbra con su propuesta, tampoco es la que más destaca defensivamente y quizás su destino haya estado  tocado por el sector del cuadro en el que le tocó estar, pero Inglaterra está en semifinales y hay que resaltar también los méritos que el equipo de Gareth Southgate tiene en esa meta lograda. Enfrente estuvo una Suecia cuyo fuerte es el orden defensivo, un bloque bajo difícil de romper a través de juego asociado, pero hoy los Three Lions consiguieron atravesar esa barrera mediante el balón parado, uno de sus mayores fuertes en esta Copa del Mundo. No había pasado demasiado en los primeros treinta minutos, porque los suecos apenas asomaron al arco de Jordan Pickford y los británicos se acercaron solamente por intermedio de un remate del goleador Harry Kane. Esta vez fue otro Harry el que abrió el camino a los de Southgate: córner ‘flotadito’ de Ashley Young y cabezazo potentísimo de Harry Maguire para dejar sin respuestas a Robin Olsen. El central del Leicester, de muy buen rendimiento en este Mundial tanto en el área propia como en la ajena, anotó así su primer gol con la selección. Los ingleses crecieron desde ese 1-0 a favor y tuvieron dos claras en los pies de un apagado Raheem Sterling, que en la primera definió al cuerpo de Olsen y en la segunda, tras que Jordan Henderson le colocara un gran pase por alto, demoró mucho su decisión y acabó desperdiciando la chance del segundo gol.

Un gol, una asistencia para Kane ante Túnez y más de treinta duelos aéreos ganados en todo el Mundial. Harry Maguire es uno de los más destacados de esta Inglaterra semifinalista que no brilla pero te mata por arriba. (Foto: Reuters)

En la segunda mitad tampoco es que sobraron las ocasiones de gol, pero Suecia inquietó un poco más a partir de su necesidad de igualar. Marcus Berg estuvo cerca con un potente cabezazo tras un centro de Ludwig Agustinsson, pero Pickford apareció para negarle el gol con una atajada increíble. Inglaterra no tardó en contestar, y esa respuesta marcó el destino del partido. Kieran Trippier recolectó un balón por derecha, evitó la tentación del centro y buscó a Jesse Lingard, quien le puso un preciso pase a la cabeza a Dele Alli para que el del Tottenham decrete el 2-0 mediante un gran testazo. Restaba algo menos de media hora y el elenco sueco no tenía otra opción que buscar al menos aproximarse, pero chocaron contra la figura de un Pickford infranqueable. En su mejor jugada elaborada, Berg, Ola Toivonen y Viktor Claesson se combinaron para que éste último saque un disparo bajo que el arquero inglés detuvo mediante un gran esfuerzo, mientras que a veinte del final el guardameta del Everton reapareció para enviar al córner una media vuelta de Berg, que se irá a casa con la amargura de no haber podido marcar en Rusia 2018.

El cabezazo de Alli sentenció la cosa. El volante es el segundo jugador más joven (22 años y 87 días) en marcar en un Mundial para Inglaterra luego de Michael Owen en Francia 1998. (Foto: @England)

Luego de esa tormenta, los Three Lions mostraron madurez para manejar el encuentro durante el cuarto de hora final. No inquietó, pero resguardó el balón bajo el pie de Henderson -jugó su mejor encuentro del Mundial- y dejó que el final llegue sin sufrir. Así, como si no hubiera tenido que esperar 28 años, Inglaterra vuelve a estar entre los cuatro mejores de la mayor cita del fútbol. Una generación nueva, con 17 de los 23 jugadores que ni siquiera habían nacido para ver la última vez que su selección llegó a semifinales. Pocas figuras y no mucho vuelo futbolístico quizás, pero jugadores que han demostrado estar a la altura en las funciones que Southgate les asignó más la capacidad colectiva necesaria para explotar virtudes, como el balón parado y la amplitud para atacar a través de sus carrileros, pone a los británicos muy cerca de un objetivo quizás impensado por muchos antes de que el Mundial empezara: volver a jugar una final.

 

Foto destacada: AFP


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*