Razones para soñar, motivos para creer

En seis días se define el máximo torneo continental de clubes de América. Sera para Boca o River. El xeneize no pudo ganar en la Bombonera e ira al Monumental por la ansiada séptima Copa Libertadores. Tiene con qué ilusionarse?.

Ya quedo atrás Patronato y el triunfo con gol de Espinosa. Ahora si toda la atención del mundo Boca estará puesta en el gran choque con River del próximo sábado. Es que no es un clásico más. Nunca un Boca-River es un partido más. Pero este que se viene vaya que tiene un sabor especial. Quizás sea el superclásico más importante de la historia. Es que el premio es demasiado grande. Es nada más ni nada menos que la Copa Libertadores, el torneo que cualquier club de estas latitudes desea ganar. Y como un plus, la gloria eterna. O una pesadilla de nunca acabar.

Y para el xeneize esta definición viene cargada de condimentos adicionales. Desde la época de Bianchi, la Libertadores se transformó en una obsesión para los fanáticos de la azul y oro. Solo está a una Copa de alcanzar a Independiente. Y además es la posibilidad de volver a los primeros planos internacionales, esos que prometió Daniel Angelicci alcanzar durante su presidencia y que estuvo tan cerca en 2012 cuando perdió la final con Corinthians.

Mucho se debatió acerca de si el empate 2-2 en la Bombonera en el partido de ida fue un buen resultado para Boca. Volver a discutir sobre el asunto sería una tontera. Quedan 90 minutos (quizás 120, quizás penales) en el Monumental para definir al nuevo campeón de América. El xeneize tiene realmente chances de coronarse en casa ajena? Claro que sí. 

  • EL ARCO TIENE DUEÑO

El regreso de Esteban Andrada ayer transmitió tranquilidad y seguridad a todos. No hay dudas: su presencia despierta una confianza que hoy en día Agustín Rossi, más allá de su actuación el otro día, no brinda. Y la pelota que saco sobre el final son de esas que se llaman “atajadas que valen puntos”. Sus números hablan por sí solos: 10 partidos en el arco de Boca y 8 vallas invictas. Es el arquero que trajo Guillermo Barros Schelotto para blindar el arco xeneize y el paso del tiempo le dio la razón. Recuperarlo a días de la revancha es un verdadero alivio para el club de la Ribera.

  • DOS TANQUES EN ATAQUE
FESTEJO. Abila y Benedetto, dos cartas de gol para la ilusión de Boca. FOTO: Trome

El poder de gol de Darío Benedetto y Wanchope Abila son motivos suficientes para soñar. Más allá de si era o no del gusto del entrenador xeneize, no hay dudas que Abila se ganó un lugar en el equipo aprovechando la ausencia de Benedetto. Lleva 14 goles en 29 partidos desde su llegada al club, números mas que respetables. Le marcó a Libertad, Palmeiras y River en esta etapa final de la Copa. Y es titular para la revancha. Y qué decir del ex hombre de Arsenal!. Estaba en su mejor momento al momento de lesionarse, a tal punto que era titular en la selección de Sampaoli. Le costó regresar, mejor dicho volver a convertir. Pero una vez que se le abrió el arco por duplicado ante Palmeiras en la ida, volvió a ser el de entonces. E ingresando desde el banco,volvió a someter a Palmeiras en Brasil y pudo convertirle por primera vez a River. Sera de la partida en la revancha?.

  • HAY EQUIPO

Otro factor que tiene a favor el xeneize es que Guillermo Barros Schelotto encontró el equipo. Se inclinó por Olaza sobre Más, mantuvo a Nandez en el mediocampo, le dio lugar a Villa en el primer equipo y convirtió a Izquierdoz en su referente en defensa. Y la afirmación se sostiene en que los cambios de un partido a otro fueron solo por casos de fuerza mayor dejando de lado la constante rotación que se veía en un momento. El 4-1-4-1 le “regalo” otra cara a Boca, un equipo que seguramente no luce, pero se muestra más compacto.

  • LA ACTITUD NO SE NEGOCIA

Si había algo que le criticaban los mismos hinchas al Boca de Guillermo en los últimos tiempos era la falta de carácter en los partidos definitorios, que el equipo flaqueaba en las instancias claves. Luego de la derrota con River por la Superliga y la eliminación de Copa Argentina a manos de GELP, el xeneize mostró otro semblante en lo actitudinal, factor clave en el fútbol. Y como detalle basta mencionar que en no perdió ningún partido en los mano a mano de esta Copa. Algunas situaciones protagonizadas por Nahitan Nández, por mencionar solo un ejemplo, donde sobra garra y entrega, cualidades tan valoradas por el hincha de Boca, volvieron a estar presentes.

DE LA CABEZA. Nández deja todo por la camiseta. FOTO: tn.com.ar
  • TEVEZ, EL HOMBRE QUE VA POR LA GLORIA

Hay un nombre que volvió a los primeros planos sin estar entre los titulares. Se trata de Carlos Tevez. Más allá de algunos rumores, no hay dudas que Tevez asumió el nuevo rol que le asigno Guillermo. Desde el banco de suplentes, aporto destellos de su calidad cuando fue necesario. Y nunca abandonó el papel de referente por espaldas y experiencia. “No es por mí, es por la gloria del club”, expresó ayer tras el triunfo ante Patronato. El Apache siempre manifestó que volvió de China para regalarle la Libertadores a Boca y retirarse tranquilo. Sus declaraciones, las de sus compañeros, ilustran a la perfección el nuevo papel de Tevez. Y sus gestos aún más: la arenga al plantel luego del 2-2 con River y la de ayer a la gente al momento de retirarse del campo de juego hablan por sí solos. Casi con seguridad Cristian Pavón no llegara a la revancha…ese lugar será de Carlitos?.

  • FUERA DE CASA SE SIENTE CÓMODO

Desde siempre se debatió acerca de la conveniencia de definir una serie de Copa en casa o en territorio ajeno. A este Boca, jugar de visitante, no le pesa. En esta presente edición de la Libertadores, jugó 6 partidos y no perdió ninguno. Y con el agregado de que por baja posición en la tabla general de clasificados, todas las series mano a mano las definió de visitante. Y no conoció la derrota.

A esto se le puede sumar los números del boca de Guillermo en sus visitas al Monumental. Tres partidos jugados, un empate y dos victorias para el xeneize.

Sin lugar a dudas tener el apoyo del público es una herramienta fundamental. Pero también puede volverse un boomerang si pasa el tiempo y el resultado no es el esperado.

Además, puede ser un elemento de motivación doble para Boca: el plantel xeneize sabe que van a ser ellos contra River y su hinchada. Y la hipotética posibilidad de celebrar un título en la cancha del rival de toda tu vida y ante su gente, es un elemento que de por si infla el pecho y eleva la ilusión.

  • SED DE REVANCHA

Los últimos duelos de eliminación directa con River fueron traumáticos para Boca. El recuerdo de la Copa Sudamericana 2014 y la Copa Libertadores 2015 amargan al hincha xeneize tan acostumbrado a la época dorada de Bianchi.

Este año se vieron las caras allá por marzo con triunfo para los de Gallardo por la Supercopa Argentina y nuevamente la herida fue grande. Y la decepción mucho más.

SUPERCOPA. River festejó en Mendoza y Boca quiere revancha. FOTO: Clarín

El destino les dio a Guillermo y sus jugadores la posibilidad de redimirse. Y nada menos que en la final de la Copa Libertadores. Nadie se imaginaba en Boca tener tan pronto la oportunidad de una revancha. Y la misma esta al alcance de la mano. Sería una revancha que valdría por todas las heridas antes mencionadas

Incluso la condición de favorito que algunos otorgan a River y el festejo de Gallardo luego del empate 2-2, son factores que también entran en este cóctel que alimenta la sed de hambre de revancha en la Boca.

“Vamos a dejar la vida para dar la vuelta olímpica en 15 días en la cancha de River. La gente sabe que por esta camiseta vamos a dar todo, que se quede tranquila que vamos a ir a buscar la Copa”, expresó Guillermo Barros Schelotto en la conferencia de prensa posterior a la primera final. En su época de jugador entendió lo que es el Mundo Boca y como se viven estos tipos de partidos. Sabe lo que es la gloria de ganar la Libertadores. E intentara entrar a la historia obteniéndola como entrenador. El y su equipo tienen con que alimentar este sueño copero. 

Imagen destacada: TN.com


Lucas Blanco

Acerca Lucas Blanco

ver todas las publicaciones

Cuando pense que esto era una etapa pasada y perdida de mi vida, Dios quizo que nuevamente me reencuentre con esta pasion. Y el que entiende de "pasiones" (como bien dice el personaje de Guillermo Francella en el "Secretos de tus Ojos) no la cambia por nada. A lo sumo, la posterga, la oculta, pero siempre esta latente hasta que vuelve a despertar. Y un compañero de trabajo hizo de "despertador". Y aqui estoy junto a la gente del Rincon que con mucha generosidad me abrieron las puertas de este "lugarcito" que es combustible para mi vida. El futbol, el deporte en general. Los tatuajes. Los bichos. Los libros. La musica. Lo nacional y popular. Los codigos. Mis otros pasiones que me convirtieron en este loco enamorado que esta aqui para aportar lo poco sabe pero con muchas ganas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*