#GranDT: Ramón Cabrero, legajo del primer título nacional en Lanús

Procedente de España, el hispano argentino seguirá siendo recordado tras la primera consagración en el ámbito local. Su inserción en las juveniles, y el estilo de juego, son vigencia a poco menos de tres años de su partida.

“A Ramón le hablaba mucho del Power Point, y él no quería saber nada. Era tan claro que no necesitaba nada más, él quería dar su charla a su forma”, sostenía Luis Zubeldia, en una fecha recordatoria, en la que se comenzó a crear el futuro para la institución del sur en la conducción técnica. El ahora entrenador de primera era el ayudante de campo de aquella delegación del 2007, conmemorada en la memoria de los hinchas.

Pero todo no empezó como fuerza del destino o suerte, el proceso de adaptación del ex DT se inició allá por el 1965, al debutar en el profesionalismo, justamente en Lanús. Proveniente de Cantabria, Ramón Armando Cabrero Muñiz, solo tenía cuatro años en su arribo a Argentina.

En ese lapso de preparación deportiva, la Fortaleza albergó sus primeras actuaciones en la era de jugador, en la que categorizó el mediocampo del Atlético Madrid, y el desenlace en varios equipos del Ascenso argentino.

Ya en 1982 la actividad pasó a ser detrás de la línea de campo. Como gran cantidad de personas vinculadas al cargo técnico, Sportivo Italiano fue una de las tantas causalidades en el desarrollo de la directiva, desencadenando en 2005, frente a las divisiones menores de Racing y Lanús.

La dirigencia de Alejandro Marón, le propuso la persistencia en Lanús. Sustituyendo a Néstor Gorosito, la categorización del juego empezó a emerger en el conurbano, ocupando los primeros puestos de los torneos, entre 2006 y 2007. En esta última temporada, el semblante contribuyó a una disputa extrovertida contra Tigre, en el histórico Torneo Clausura, que se definió nada menos que en el estadio J Armando de La Boca.

Aquel 2 de diciembre se reestableció uno de los días gloriosos de la entidad, al consagrarse de la primera distinción en campeonatos locales de la existencia del “Granate”. Estandartes como Carlos Bossio; Rodolfo Graieb, Walter Ribonetto, Santiago Hoyos y Maximiliano Velázquez; Sebastián Blanco, Agustín Pelletieri, Matías Fritzler y Diego Valeri; Lautaro Acosta y José Sand, pergeñaron lo que hasta ese momento era solo utópico, o anhelado en el mejor de los casos.

Aun así, la jerarquización del once indicado, no había sido por transferencias exorbitantes devenidas de Europa. Previo a la obtención mencionada, Ramón señalaba que el club contabilizaba en el mercado de pases de junio, un acumulado de 16.000.000 de dólares, de los cuales se depositaron las inversiones por tres futbolista de renombre.

La pretensión, claro está, era ser competitivos y hacer crecer a los chicos de abajo. Las canteras argumentaron una de las bases primordiales del porvenir y presente de la institución.

Analista de costumbre el club comunicó su lamentable despedida en noviembre del 2017. Por cuestiones ligadas a la salud, la presencia física de Cabrero, solo constará de ello, ya que en 2018 Nicolás Russo y la comisión directiva, denominaron a la calle General Arias, Ramón Cabrero.

Realizando los honores de las adyacencias al estadio Néstor Díaz Pérez, legitima una eminencia para la consistencia de la institución en todos sus niveles durante el siglo XXI.

 Autor: Gabriel Vázquez


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*