Cuando las cosas salen como no las espero

El último mercado de pases en el fútbol argentino ha sido muy trunco en general, donde la incorporación de jugadores en los equipos grandes se hace aún más difícil por el dinero pedido. Junto a Luciano Jon Jairo Gómez, decidimos analizar el mercado del Clausura 2010, donde los refuerzos a priori llamaban la atención, pero la mayoría no funcionaron.

El año 2009 tuvo un sabor semiamargo, había comenzado en puestos de descenso directo bajo la dirección de Juan Manuel Llop y fue salvado, sacando una buena cantidad de puntos y engrosando un poco el promedio, gracias a la llegada de Ricardo Caruso Lombardi en el Clausura de ese año, terminando el torneo en la quinta posición. Pero la compra excesiva de jugadores que apenas jugaron (12 en total) y nuevamente malos resultados hicieron que Richard se alejara del club pasadas ocho fechas. A pesar que nuevamente se complicaba con la zona baja, el presidente de ese entonces, Rodolfo Molina, decidió que entrenador interino sea Claudio Vivas, ex ayudante de Marcelo Bielsa, y a partir de los resultados, darle un futuro rédito o no.

Lo cierto es que los once partidos dirigidos por Vivas tuvieron unos números demasiado irregulares, arrojando cuatro triunfos y siete derrotas, pero de todas formas y pesar de las críticas de los hinchas y algún sector del periodismo (principalmente por el juego “Bielsista” que quiso hacer funcionar Vivas en Racing) fue ratificado como el entrenador oficial del primer equipo y se le dio un presupuesto para realizar incorporaciones serias con el objetivo no sólo de alejarse de los promedios, sino de pelear por el Clausura 2010.

En cuanto a los refuerzos, Racing sumó a cuatro futbolistas que desde el “vamos” sonaban muy rutilantes, tanto por la experiencia como las grandes actuaciones que estaban demostrando en el presente, como fueron los casos de Lucas Licht, Roberto Fabián Ayala, Claudio Bieler y Gabriel Hauche.

Lucas Licht llegó a préstamo a Racing, con el pase libre, pero firmó un contrato por tres años y medio, después de desvincularse del Getafe español. En su primer partido ante Rosario Central, mostró un excelente nivel, a tal punto que muchos lo consideraban el nuevo lateral izquierdo que tanto necesitaba la Selección Argentina, pero en su tercer partido ante Arsenal, Licht se rompió los ligamentos y luego de ello mostraría un nivel irregular en el club. El lateral jugó 59 partidos y convirtió 2 goles, para luego regresar a Gimnasia de La Plata, club que lo vio nacer.

En la misma situación llegó Roberto Ayala, ya retirado de la Selección y con un amplio reconocimiento por sus buenas actuaciones en defensa, quien se alejaba del Zaragoza de España con el que había logrado el ascenso a la Liga, y firmó a préstamo por un año, en una operación que a Racing le representó una inversión cercana al millón de dólares. En su primer partido como titular en la tercera fecha ante Arsenal, el Ratón se mostró muy fuera de sintonía y sufrió más de la cuenta a un joven Franco Jara, partido que Racing perdió por 4-2 en el Cilindro y desembocó en que Ayala alterne entre la titularidad y el banco. El defensor disputó 16 partidos sin convertir goles. Además, al tiempo se transformó en Mánager del club.

También, se pagaron dos millones de dólares por la mitad del pase de Claudio Bieler, quien venía de romperla en la Liga Universitaria de Quito y fue el delantero más codiciado de ese mercado argentino, pero Racing sólo conservó el 35 por ciento y el 15 por ciento restante quedó en manos de socios del club, que esta vez actuaron como inversionistas. En su primer partido marcaría un tanto, haciendo ilusionar con grandes producciones, pero lo cierto es que su paso fue mediocre, y luego de un año en el club pasó a préstamo a Newell´s Old Boys. El delantero jugó 36 partidos y convirtió 8 goles en un año.

Otra figurita codiciada por todos e incorporada por la Academia fue la de Gabriel Hauche (por el que se pagó tres millones de dólares), quien cumplía con excelentes actuaciones en Argentinos Juniors y se lo consideraba una de las grandes promesas del fútbol argentino. Racing se quedó con el 60 por ciento, los inversionistas con el 30 por ciento, y el 10 por ciento restante fue del representante del demonio. Como jugador de la Academia disputó 105 partidos e hizo 19 goles, pero en 2012 fue cedido a préstamo al Chievo Verona de Italia, logrando el Torneo Transición 2014 bajo la dirección técnica de Diego Cocca.

El comienzo de ese Clausura 2010 fue soñado, pero sólo por la primera fecha. Racing goleaba 3-0 en el Cilindro a Rosario Central con goles de Pablo Lugüercio, Matías Martínez y Claudio Bieler, el delantero más codiciado de aquel mercado. Pero no sólo sobresalió el buen juego desplegado por Racing, sino que tanto Bieler, Hauche y Licht parecían hacer valer su inversión ya que cumplieron más de la cuenta con su labor. Pero las próximas tres fechas serían una pesadilla para todo el mundo Racing. La excedida euforia de la gente y el facilismo de la prensa exitista de poner a Racing como principal candidato al título terminaron por cavar un pozo repentino. Sin volver a repetir el buen juego de la primera fecha cae por 2-1 ante Colón, en Santa Fe, regalando excesivamente el balón y mostrando muchas falencias defensivas. En su tercer encuentro, y con Fabián Ayala como titular (y con un pobre debut), cae vergonzosamente ante Arsenal por 2-4 y las alarmas comenzaron a sonar, sumado a la lesión de Lucas Licht. En su visita a La Plata, cae por 1-0 ante Gimnasia, y nuevamente la actuación de un equipo por el que se había invertido mucha ilusión y dinero no daba la talla. La sorpresa se dio a los pocos días: Rodolfo Molina echaba a Claudio Vivas como técnico de Racing. La Academia terminaría ese campeonato octavo, con nueve triunfos, dos empates y ocho derrotas.

 

Foto: 2.bp.blogspot.com


Ayrton García

Acerca Ayrton García

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Ayrton García, tengo 25 años y soy Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en UADE. Conocí EL Rincón del Fútbol gracias a unos amigos de la facultad, que actualmente trabajan para este medio y me acercaron la propuesta, sintiendo que puedo aportar mucho para la misma y brindándome grandes posibilidades de crecimiento. Soy el encargado de cubrir a Racing, club del cual soy hincha y, en lo laboral, me identifica junto a su clásico rival, ya que formé parte de la producción radial de un programa en el que se habla de ambos. Cubrir a este grande del fútbol argentino es un gran desafío, así que espero poder brindar información útil y concisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*