Promete volar alto

Independiente superó 1 a 0 a Defensa y Justicia en su debut en la Superliga Argentina. Sebastián Palacios firmó el gol del triunfo en Florencio Varela.

El inicio de Sebastián Beccacece en Independiente es ideal desde los resultados. Jugó dos, ganó dos. Primero por la Copa Sudamericana y ahora por la Superliga, sobre Defensa y Justicia, el subcampeón vigente. Ambos triunfos por la mínima diferencia, pero siendo más que el adversario y empezando a mostrar un poco del funcionamiento que busca el técnico. Los de Beccacece ganaron el duelo táctico en Varela y, sin brillar, se llevaron los primeros tres puntos del torneo local.

Se estira, se muta, pero no se rompe. La elasticidad es una característica fundamental de este Independiente. Del 4-4-2 al momento de defender a un 4-3-3 para atacar y atorar al rival, el equipo de Mariano Soso, otro que implementa sistemas volátiles en sus conjuntos. Fue un duelo táctico el que se vio sobre el césped del Tito Tomaghello. La búsqueda de los espacios fue algo así como la búsqueda del tesoro perdido en la fría tarde en el Sur de Buenos Aires. Sebastián Beccacece fue quien movió sus piezas de manera más efectiva en el duelo de “ajedrez”.
Con el círculo central bien custodiado por la dupla compuesta por Pablo Pérez y Nicolas Domingo, las bandas podían liberar a sus volantes: Domingo Blanco por la derecha y Cecilio Domingo por la izquierda. El heredero del N° 10 de Bochini, Martín Benítez acompañó al refuerzo debutante Sebastián Palacios arriba, aunque el misionero no anduvo estancado y se movió libre. Cecilio encontró primero un hueco en la defensa de cinco hombres del local. Fue por su sector, la calle zurda, pero no logró el éxito en el arco de Ezequiel Unsain.

El Rojo corría, presionaba y era más. Sin embargo, la profundidad siguió siendo esa maldita costilla que le falta todavía a los de Avellaneda. Le cuesta pisar el área con la pelota dominada. Lo hizo una vez en los primeros 45 minutos y facturó. Palacios tuvo su estreno completo con gol, después un grosero error de Marcelo Herrera, que pifió y dejó al Tucu de cara a Unsain. Acertó Loustau en no sancionar mano de Palacios en el comienzo de esa jugada: la pelota le dio al delantero en la mano tras rebotar en su cadera, no hubo intención, fue producto de un rebote fortuito.
Defensa no podía hacer pie en el medio. Cuando logró apoderarse del balón, eligió los extremos para atacar. Solo Delgado penetró por la izquierda y su remate se fue desviado. Poco del Halcón, que se desmanteló luego de la temporada pasada y trajo casi un equipo nuevo. Más allá de haber eliminado a Gimnasia por la Copa Argentina, necesita tiempo para reconstruirse desde el juego. Va por buen camino de la mano de Soso, con movimientos aceitados en un esquema que requiere mucha práctica.

El 3-4-1-2 del local, que en defensa viraba a un 5-2-3, se rompió en el complemento. Soso movió una ficha para reacomodar el tablero: afuera Herrera, adentro Nicolás Mana para poner cuatro en el fondo. Se ordenó mejor Defensa y creció en el campo. Independiente bajó la intensidad y cambió su postura a la del contraataque. El local manejó la pelota pero no tuvo nunca el control. El visitante no sufrió atrás y hasta pudo incrementar con Benítez y otra de Palacios.

Beccacece se mantiene en racha positiva en este comienzo y buscará ampliarla el jueves, una vez que vaya a Quito para seguir alimentando el sueño sudamericano.

Foto: Página 12


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*