Morón volteó a Estudiantes en el Oeste

El Gallo derrotó 1-0 al equipo de Caseros y le cortó una racha de cuatro triunfos consecutivos. Fue una tarde de festejo y desahogo para la gente de Morón en el estadio Nuevo Francisco Urbano.

Era  un partido chivìsimo, muy difícil, frente a un rival que llegaba entonado, muy afilado y con chances de subirse al liderazgo de la zona A. Y Morón lo ganó jugando con toda la actitud que se necesita para afrontar esta clase de duelos.
Tuvo un rendimiento solido y sin fisuras en lo colectivo y en el plano individual marcó diferencias con la gran labor de Kevin Gissi, la figura del partido.
El delantero nacido en Ginebra, Suiza, de 27 años, e hijo de Oscar Gissi, aquel volante que pasó por Quilmes, Velez y Estudiantes de La Plata en la década del ’80, jugó un partido perfecto.
Compartió la dupla ofensiva con el legendario Damián Akerman y se transformó en una pesadilla para la defensa de Estudiantes.
“Parece Zlatan Ibrahimovic”, bromeó  un plateísta mientras el grandote metia tacos, ganaba por arriba y hasta sorprendía con remates de media distancia.
El premio al incansable  despliegue del atacante llegó sobre el final del primer tiempo cuando Kevin saltó a buscar  un centro lanzado desde la derecha y con un certero cabezazo cruzado al palo cambiado del arquero Saracho convirtió el único gol del partido.
Morón se alzó con una victoria que enciende la ilusión de sus  hinchas. El equipo del oeste trepó al quinto lugar de su grupo- al menos hasta que concluya la ronda de partidos de la vigésima fecha la noche del lunes-, con lo que queda posicionado a solo un puesto de la zona de ingreso al Reducido.
Estudiantes, por su parte, estuvo lejos de repetir las buenas actuaciones que exhibió desde la reanudación del torneo el pasado 7 de febrero.
Es un equipo interesante con un formato de funcionamiento similar al del Vèlez de Heinze. Salida con pelota al pie desde el fondo, buena elaboración de juego en el medio, apertura rápida hacia las bandas y muchos jugadores que pasan al ataque.
Pero esta vez estuvo impreciso y demasiado discontinuo en el manejo de la pelota y se le hizo difícil abrir los pasillos internos de circulación para entrar al área.
Matías Garay movía los hilos en el medio, pero no encontraba socios para darle más volumen a su juego. Por eso Estudiantes  casi no pudo generar situaciones de riesgo a lo largo de los 90 minutos. Apenas un cabezazo de Alexis Domínguez y un remate que se fue desviado cerca de un poste. Muy poco para lo que se esperaba de este equipo, que venía devorando rivales y que había convertido 11 goles en sus últimas cuatro presentaciones.

Sìntesis:

Deportivo Morón: Salvá;  Broggi, Cortave, Mayola y Oliver; Alvarenga, Lillo, Glaby y D’Angelo; Akerman y Gissi. DT: Sebastián Sibelli-Sergio Lara.

Estudiantes de Buenos Aires: Saracho; Silva, Goñi, González y Montoya; Garay y Villarreal; Ruiz Gómez, Metilli y Bandiera; Domìnguez. DT: Diego Martínez

Cancha: Deportivo Morón
Arbitro: Fabricio Llobet

Gol: PT, 42′ Gissi (DM)

Cambios: ST,  16′ Melo por Bandiera (E), 23′ Ramírez por Akerman (DM) y Pérez Godoy por Glaby (DM), 33′ Lattanzio por Metilli (E), 34′ Villalba por D’Angelo (DM) y 40′ López por Garay (E)  

Foto: Deportivo Morón sitio oficial

Informe: Gerardo Sobrado


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*