Lo partió como un Rayo

Muñiz aprovechó un arranque demoledor y se llevó el clásico frente a Juventud unida por 2 a 0 como visitante y complicó al Lobo en sus intenciones de pelear el campeonato.

Lo que arrancó como una fiesta para juventud terminó en un silencio doloroso, En la vuelta a su estadio en este año lo hacia ni más ni menos que en un clásico de barrio ante Muñiz pero con apenas 20 minutos le alcanzó al rayo para partir esa fiesta a la mitad.

El Lobo arrancó dormido y fue Muñiz que tuvo como figura a un Lautaro Díaz intratable que al minuto ya daba señales. Brian Gonzalez lo puso mano a mano con Rodolfo De Rosa que salió con todo y dejó la duda de si había cometido infracción o no. La predisposición del jugador a que le cometan la falta tampoco ayudó y el arbitro no dio el penal.

Pero la pesadilla del equipo de San Miguel arrancaría apenas unos minutos más tarde, Gonzalez entró al área y gambeteó a Pulido y definió cruzado al palo derecho de De Rosa, que nada pudo hacer.

Muñiz seguía atacando y Juventud sin hacer píe en el partido, para colmo Diaz volvió a escaparse y lo bajaron en el área. Ya no había duda pena máxima y la hinchada que empezó a impacientarse. Fue Alejandro Villafañe el que se hizo cargo de la ejecución cruzada para el 2-0 del Rayo a los 18 minutos de juego.

La nota de color se dio después de los goles, en una falta intrascendente en la mitad de la cancha el mismo Lautaro Diaz le tiró una patada desde el piso a Alexis Beltran. El arbitró del encuentro Edgardo Zamora no dudó y lo expulsó inmediatamente. A partir de esta acción el encuentro se empezó a calentar y el nerviosismo se apoderó de ambos equipos.

Con un hombre menos el equipo de Inzaurralde empezó a replegarse y aguantar el partido, poco a poco el equipo de Lucas Crespín empezó a acomodarse y el Dt metió mano poniendo a Esteban Perez en lugar de Beltran y formar un 3-4-1-2 para buscar un resultado que nunca llegó. Las dos más claras del Lobo vinieron sobre el final del primer tiempo. Un cabezazo de Pulido tras un corner de Romero que se estrelló en el travesaño y un tiro libre de Peralta Cabrera que se fue apenas arriba del travesaño.

Ya en el segundo tiempo la responsabilidad y la propuesta fue del Lobo Rojo que tuvo más empeño que fútbol. El rayo aguantó muy bien pero no generó más situaciones de gol en un segundo tiempo mucho más tranquilo y sin ningún sobre saltos para el arbitro que no tuvo ninguna jugada de mucha polémica.

Con este resultado El Rayo suma 26 punto y se prende en la pelea de arriba mientras que Juventud se mantiene con 23 y deberá empezar a ganar para pelear más arriba.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*