Tottenham se mantiene escolta

Los Spurs superaron la dura noticia de perder a Kane y lograron sacarse de encima por 2-1 a Southampton en White Hart Lane para mantenerse a diez puntos de Chelsea. Eriksen y Alli autografiaron la victoria local, mientras que Ward-Prowse descontó para los Saints. Por otra parte, Manchester United batió 3-1 a un comprometido Middlesbrough y sueña aún con puestos de Champions League.

La Premier afronta su recta final y parece irremediable que Chelsea se consagre, sin embargo aún queda un equipo que se ilusiona con arrebatarle ese título que parece tan seguro y es el Tottenham de Mauricio Pochettino. Con la sensible baja de Harry Kane, que se lesionó el tobillo entresemana por Europa League, los Spurs enfrentaron en White Hart Lane al siempre complicado Southampton. En el inicio y durante un largo rato fueron los dueños de casa los que hicieron méritos para abrir la cuenta. Christian Eriksen buscó en largo a Son-Heung Min, quien se le escapó a Maya Yoshida y sacó un remate que fue repelido con el cuerpo por Fraser Forster. Tras esa chance, a los quince llegó el primero para los de Pochettino. Eriksen realizó una diagonal hacia al medio, recibió de Dele Alli y metió un zurdazo clínico a la carrera que fue imposible de atajar para el arquero visitante. Todo era del local, que poco más tarde pudo ampliar la ventaja a través de un cabezazo de Toby Alderweireld, pero Forster se interpuso y evitó el tanto con una fenomenal salvada.

Los Saints, paralizados hasta pasados los veinte minutos, comenzaron a responder. Manolo Gabbiadini sacó un disparo peligroso que salió cerca antes de tener que ser reemplazado por Shane Long debido a una lesión muscular. No obstante y pese a ese aviso, una torpeza defensiva vistante le entregó a los Spurs la chance de ampliar. Luego de que tres jugadores no pudieran sacar la pelota de su área, Alli tomó el obsequio y fue bajado torpemente por Steven Davis, acción sancionada por Andre Marriner como penal. Sin Kane, fue Alli el que se hizo cargo para poner el 2-0 y decretar su decimocuarto gol en la liga. El gol aplacó al local y Southampton se fue al descanso concretando la levantada que había insinuado en los minutos previos, amenazando con un disparo lejano de Cédric Soares ante el que Hugo Lloris dio un rebote largo. En esa jugada, el juez Marriner omitió un claro penal de Ben Davies sobre Dušan Tadić que pudo haber cambiado el curso del juego.

El penal de Alli, que a la poster fue fundamental para un nuevo triunfo de los Spurs. El conjunto de Pochettino aún mantiene una mínima ilusión de campeonar. (Foto: @PremierLeague)

El inicio de la segunda mitad se pareció un poco al final de la primera, mostrando a la visita más próxima al arco rival. Esto finalmente se tradujo en el marcador a los siete minutos, cuando un centro desde la izquierda de Ryan Bertrand no pudo ser despejado por Alderweireld pero sí fue empujado a la red por James Ward-Prowse, que estampó el 2-1 con su pierna menos hábil. A pesar de descontar, el cuadro del sur inglés no pudo mantener su dominio y Tottenham fue de a poco recuperando el control del juego. Son tuvo la chance de sentenciar la historia a los quince, pero su remate tras recibir de Eriksen y girar en el área salió desviado. Lo único peligroso de Southampton en lo que restó del complemento fue un intento del irlandés Long que fue controlado por Lloris sin mayor problema, mientras que del lado de los de Pochettino las acciones de peligro tampoco abundaron pero el mejor control de balón ante un rival que fue destapando su impotencia le bastó para controlar el partido. En el final el ingresado Vincent Janssen tuvo la última al sacar un potente zurdazo desde una esquina del área, pero Forster le negó el tanto. Una victoria más, la decimoséptima en la campaña para un cuadro londinense que se ve algo lejos de Chelsea -está a diez puntos- pero todavía no pierde las esperanzas de que los Blues resignen algún punto en las nueve jornadas que restan.

Resumen del partido:

El United aún sueña con la Champions

En el Riverside Stadium de Middlesbrough, el conjunto de José Mourinho sumó una nueva victoria a su cosecha que lo mantiene en carrera por un puesto en la próxima Liga de Campeones. El visitante intentó pegar primero desde temprano cuando Jesse Lingard habilitó a Marcus Rashford, quien tras superar en velocidad a su marcador buscó colocar la pelota en el segundo palo, sin embargo su remate fue parado por Víctor Valdés. El Boro, conducido ahora por Steve Agnew tras la partida de Aitor Karanka, contestó a través de un tiro de Gastón Ramírez despejado a córner por David De Gea. El duelo era parejo, pero fueron nuevamente los Red Devils quienes se acercaron más al gol. Juan Mata sacó un centro raso que fue conectado por Rashford y salvado in extremis por Valdés, quien volvió a responder de gran manera ante el rebote capturado por Antonio Valencia. Sin embargo, el arquero tendría su cuota de responsabilidad en la media hora de juego: Ashley Young se escapó por izquierda y lanzó un envío al segundo palo que fue cabeceado a gol por Marouane Fellaini, aprovechando las dudas en la salida del ex Barcelona para que su equipo se vaya 1-0 al descanso.

Fellaini y Valencia festejan el 1-0 del volante belga. Los “actores de reparto” del United autografiaron la victoria ante el Boro. (Foto: @PremierLeague)

La segunda mitad tuvo a un local con mayor posesión, pero con los problemas característicos de toda su campaña para generar chances de riesgo. Esto favoreció el juego de los de Mourinho, plantados al contragolpe y generando, a través de Rashford y Valencia, algunas preocupaciones en el fondo de los Smoggies. En una de esas réplicas, Lingard reccorrió varios metros desde la izquierda hacia al centro y, sin oposición, sacó un derechazo furibundo que incendió el ángulo izquierdo del arco local. Con el 2-0 consumado el desarrollo del juego siguió igual, pero en uno de sus embates Middlesbrough consiguió un descuento preocupante para los de Manchester a trece del final. Rudy Gestede, ingresado en la segunda mitad, capturó una serie de rebotes en el área y decretó el 1-2 que motivó al local a empujar en busca de un milagroso empate. Esto lejos estuvo de suceder, y para peor, en tiempo de descuento el visitante le añadió un gol tranquilizador a la victoria gracias a un grosero error de Valdés. El golero español recibió un pase atrás y se resbaló al intentar despejar el balón, otorgándole involuntariamente el 3-1 a Valencia, que la empujó con el arco vacío. Los Red Devils superaron a Arsenal en la tabla y se ubican en el quinto lugar, a la espera de un tropezón de Liverpool o Manchester City para poder tomar su puesto y llegar así a disputar la próxima Champions.

Foto destacada: Premierleague.com (@PremierLeague)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*