Se lo devoraron

Liverpool no logra recuperarse, aún no ganó por liga en 2017 y fue sorprendido al caer 0-2 en campo del urgido Hull City. El debutante Alfred N’Diaye y Oumar Niasse facturaron los tantos de unos Tigers que llevan cuatro triunfos al hilo en su casa. Por otra parte, Everton y Bournemouth protagonizaron un 6-3 apasionante mientras que West Ham sorprendió a Southampton.

La liga inglesa parece estar cada vez más cerca de teñirse de azul. No solamente porque las jornadas corren y el Chelsea de Antonio Conte no deja escapar puntos, sino también porque sus oponentes andan muy lejos, sin la capacidad de tomar el ritmo de los londinenses, que aventajan a Tottenham por nueve. Al triunfo del líder ante Arsenal debe sumársele la caída de Liverpool ante un Hull City que sueña con salvarse. Los de Jürgen Klopp aún no pudieron ganar por Premier y el Chelsea se les escapó a trece unidades, dejando sus posibilidades de campeonar casi muertas. Por otra parte, en otros duelos de la jornada los goles estuvieron en primera plana debido al 6-3 de Everton ante Bournemouth con una soberbia actuación de Romelu Lukaku, que marcó cuatro goles y dio una asistencia. En otro de los choques, West Ham se levantó de la goleada ante Manchester City y se llevó un 3-1 del St. Mary’s Stadium ante unos Saints de muy mal andar. Los mejor de todos los encuentros, a continuación.

Liverpool dejó la liga en el KC Stadium

En una de las sorpresas del día sábado, Hull City se encargó de prácticamente sepultar las aspiraciones del elenco de Jürgen Klopp con una victoria importantísima para alimentar sus propias ilusiones de permanecer otro año en Premier. Luego de un inicio parejo, con intensidad repartida, el local supo tomar la iniciativa y dar un par de avisos por intermedio de Abel Hernández y Alfred N’Diaye. Los de Merseyside recién contestaron a los veinte, tras un error de Eldin Jakupović al cortar un centro que le cedió la chance del gol a Philippe Coutinho, quien la malogró al no tomar bien el disparo. El resto de la primera mitad transcurrió bajo un nivel flojo en donde se vieron pocas jugadas de riesgo hasta el final de la misma, en donde un córner a favor de los Tigers les trajo un tanto que fue clave para el posterior desarrollo del duelo. Una floja salida de Mignolet al intentar despejar -y no contener- un débil cabezazo de pique al piso Harry Maguire le sirvió el gol en bandeja a Alfred N’Diaye, que coronó su hasta ahí muy buen primer tiempo con el tanto de la ventaja local.

El ignoto y denostado por la prensa Marco Silva está empujando a Hull a la salvación. Los Tigers sumaron cuatro puntos ante United y Liverpool, y arrastran cuatro victorias al hilo en casa. (Foto: @Squawka)

La segunda parte fue diferente para los de Klopp, que salieron en busca del descuento y tuvieron quince minutos de superioridad en el cotejo, momento en el que hicieron méritos para igualar. En su mejor situación elaborada, Adam Lallana tomó el balón sobre la esquina izquierda del área grande y le puso un centro perfecto a Sadio Mané, cuyo intento de cabeza fue repelido por un manotazo de Jakupović. Diez minutos más tarde los Reds volvieron a golpear las puertas del empate en una jugada confusa donde el balón le quedó a James Milner, éste remató y Maguire salvó en la línea, mientras que posteriormente Coutinho desvió su zurdazo por mucho. Los Tigers contestaron a través de Hernández, que tuvo dos posibilidades de gol en un minuto, pero sus resoluciones estuvieron lejos de ser las mejores -el uruguayo fue posteriormente reemplazado por Oumar Niasse-. Del otro lado, un visitante cuyo mejor momento había pasado volvió a avisar por intermedio de Milner, particularmente activo en el complemento, quien se las arregló para sacar un derechazo que el arquero local le contuvo.

El dueño de casa se hizo fuerte atrás y, como hace una semana en Old Trafford, esperó su momento para tener un contragolpe que esta vez no lo fallaría. Un pelotazo largo desde su propio campo de Andrea Ranocchia ubicó a Niasse, quien tras ganarle la posición a Joël Matip y controlar en un par de tiempos definió con tranquilidad ante la salida de Mignolet, colocando el 2-0 que sentenció la historia. Ni el tiro del final pudo ser para los Reds, ya que Jakupović le negó a Jordan Henderson el descuento al estirarse para desviar su disparo. Gran victoria de un Hull que parecía condenado a descender, pero con la llegada de Marco Silva ha renovado la ilusión y ahora se encuentra tan sólo a un punto de Swansea, Middlesbrough y Leicester, los tres que hasta ahora ‘zafan’, habiendo completado una semana de victoria y empate ante dos elencos grandes. Liverpool, por su parte, continúa sumido en un muy mal momento de forma que probablemente los prive de pelear la Premier hasta el final. Son trece de desventaja respecto de Chelsea, y cada vez menos jornadas para cortar la brecha. 

Resumen del partido:

 

Los Toffees golearon con un Lukaku más que dulce

Sin dudas es el momento de Everton en la temporada. Aún invicto en 2017, los dirigidos por Ronald Koeman machacaron a goles en Goodison Park a un Bournemouth cuyo momento es la contracara total al del conjunto azul de Liverpool. Nada más que 31 segundos tardó el local en ponerse en ventaja -hasta ahora, el tanto más rápido de esta Premier-, mediante un gol originado en una muy buena presión de Morgan Schneiderlin y James McCarthy luego de la que éste último combinó con Romelu Lukaku para que el delantero belga mandase a la red un furioso zurdazo tras recortar hacia dentro. Pasados los veinte minutos cayó el segundo, esta vez con Lukaku como asistidor. El delantero puso un centro raso para McCarthy, que tras su primer intentó se llevó por delante el balón y eso le bastó para traspasar la resistencia de un confundido Artur Boruc. A la ventaja que los Toffees atesoraban se le sumó un tercer tanto provisto por un error infantil de la defensa visitante. Simon Francis equivocó un pase en salida y le regaló una chance inmejorable a Lukaku de anotar su doblete, algo que el ex Chelsea aprovechó definiendo sutilmente ante la salida desesperada de Boruc.

Tras una oportunidad de gol más por lado en el final de esa primera parte, la segunda mostró un arranque con unos Cherries más despiertos que buscaron acortar la diferencia y encontraron el 1-3 en el cuarto de hora del complemento. Jack Wilshere detectó el desmarque de Joshua King y le puso un gran pase por alto al noruego para que éste controlase de pecho y finalizara ante la salida de Joel Robles. El elenco de Eddie Howe se puso a tiro del empate diez minutos más tarde nuevamente por intermedio de King, que anticipó en el área chica tras un centro puntual de Ryan Fraser. Pudo haber sido empate para los visitantes un momento más tarde, sin embargo Robles apareció para interponerse al disparo de Harry Arter. Y como los Cherries no aprovecharon su momento, Everton aseguró el resultado en cuanto pudo. Nuevamente Lukaku, decretando su hattrick, le dio fin con una estética volea a una acción iniciada por el mismo, en la que habilitó a Seamus Coleman para que éste le devolviera el balón en forma de centro. Tan sólo un minuto después la historia se definió, nuevamente con el estelar belga como actor protagónico. Tras ganar un balón en tres cuartos y recibir una pared de taco de Ross Barkley, Romelu utilizó su potencia para llevarse a la rastra a lo que quedó de la defensa visitante y definir tranquilamente ante el golero.

Los Cherries no dieron la contienda por perdida y en tiempo cumplido le añadieron un nuevo tanto a lo que fue un auténtico festival. Arter se animó a romper líneas y logró internarse en el área local entre empuje y fortuna para definir ante un Robles que le tapó su primer remate pero nada pudo hacer en el rebote. Bournemouth fue en busca de la heroica ya sin ningún reparo por quedar mal parado en el fondo, lo que le costó el sexto tanto en contra ya en tiempo de descuento. Ramiro Funes Mori realizó un quite en su campo para luego lanzar un pelotazo hacia Barkley, que se fue sólo contra un desesperado Boruc, lo eludió y decretó el tenístico 6-3 final. Fue game, set, match para los Toffees, que continuan imbatidos en lo que va del año, se arrimaron a dos puntos de Manchester United y sueñan con estar en Europa el siguiente curso. Lukaku, por su parte, aprovechó su póker de goles para transformarse en el nuevo goleador de la liga con dieciséis conquistas.

Lukaku, nuevo goleador de la liga, lideró con su actuación fuera de serie una goleada que le de ánimos a su Everton de soñar con Europa. (Foto: @PremierLeague)

West Ham se recuperó y hundió a los Saints

En St. Mary’s se enfrentaron dos equipos de temporadas hasta ahora decepcionantes buscando repuntar un poco sus cosechas y al menos alejarse de la zona de descenso. El trámite en los primeros minutos fue disputado, pero un par de goles llegaron para darle cierta emoción. A los trece minutos, cuando poco pasaba en el encuentro, el local sorprendió con la apertura del marcador. En su debut tras llegar en el final del mercado de invierno, Manolo Gabbiadini burló mediante un buen movimiento una línea defensiva endeble de West Ham y, tras recibir de Jay Rodriguez, se fue derecho a encarar a un Darren Randolph al que fulminó con un zurdazo al primer palo. Los Hammers lejos estuvieron de quedarse estancados y respondieron inmediatamente. Pedro Obiang se animó a conducir y aprovechó un hueco entre los centrales para asistir a Andy Carroll, que realizó una gran diagonal coronada con un derechazo bajó que batió a Fraser Forster. Se repartieron la pelota, aunque con los londinenses teniéndola algo más que el local, cuya postura fue más contragolpeadora. Entre posesiones poco prósperas y ataques mal finalizados, un remate de Aaron Cresswell tras un centro desde la derecha, un envío del propio lateral que Sofiane Feghouli no pudo conectar y un cabezazo de Gabbiadini fueron las acciones más peligrosas de ambos hasta justo antes del descanso, momento donde el partido revivió. A los cuarenta y cuatro, Obiang cazó desde afuera del área un despeje de un córner y coló un remate bajo por el segundo palo de Forster, entregándole la ventaja a los Hammers. El elenco de Claude Puel despertó y tuvo una chance muy clara en los pies de James Ward-Prowse, cuya definición tras pisar el área desde atrás fue repelida por Randolph a puro reflejo.

Carroll igualó la contienda transitoriamente, algo clave para la posterior victoria de su equipo. El gigante se siente cada vez más útil para los Hammers. (Foto: @PremierLeague)

Luego de un inicio de complemento disputado, West Ham encontró en un afortunado tiro libre el tanto que consolidó su victoria. Mark Noble tomó un lanzamiento de falta desde el costado y éste se desvió en Steven Davis, transformándose en el 3-1 visitante. Southampton tuvo el descuento cerca de los quince en un centro de Sofiane Boufal que le quedó a Gabbiadini tras un pésimo despeje de Cheikou Kouyaté, sin embargo el italiano sorprendió a todos despilfarrando ese obsequio al disparar por encima del travesaño. Para colmo de males en el local, Boufal debió salir lesionado unos minutos después, reemplazado por Shane Long. El dueño de casa cargó con la iniciativa durante el resto del partido, y a pesar de que le costó ser claro, generó algunas chances de riesgo. Cédric Soares llegó al fondo y ubicó a Ward-Prowse con su centro para que éste exigiera a Randolph a despejar su testazo por arriba. Desborde de Nathan Redmond para la llegada del central Maya Yoshida, quien desperdició la ocasión elevando su remate acrobático. El último intento de los Saints fue por parte de Davis, que le ganó la pelota a Cresswell y probó a Randoplh con un disparo que el irlandés pudo contener. Se terminó el encuentro, lo que desató el alivio por el lado de unos Hammers que venían golpeados mientras que en Southampton todo fue descontento y enojo por una campaña que se está tornando demasiado mala para las expectativas creadas.

Foto destacada: Goal.com


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*