Poche quiere Premier

Tottenham estuvo a poco de resignar puntos –y prácticamente, la posibilidad de luchar por el título-, pero una ráfaga de goles que llegó sobre el epílogo le dio una trabajada victoria por 3-1 ante un Swansea que cayó en zona de descenso. Los de Pochettino siguen a siete de Chelsea y sueñan. Liverpool, por su parte, dejó pasar el tren y empató 2-2 ante Bournemouth como local.

El Liberty Stadium de Gales representó una dura prueba para un Tottenham, que debió sufrir más de la cuenta ante el urgido Swansea. Pese a un comienzo favorable, con una oportunidad para Son-Heung Min, el local fue quien pegó primero en el partido. A los diez minutos,  Jordan Ayew recibió un balón largo del arquero Lukasz Fabianski y lanzó un posterior centro para la llegada de Wayne Routledge, que anticipó a todos en el área chica, decretando el 1-0. Tan sólo cinco minutos después, Dele Alli estuvo cerca de empatar con una chilena que salió cerca del segundo palo. Las cosas se hicieron difíciles para los londinenses, debido a que su manejo de balón resultó inocuo ante la defensa de los Swans. Solamente un disparo elevado de Son tras pase de Ben Davies fue lo más inquietante de los conducidos por Mauricio Pochettino hasta el descanso.

La segunda parte no presentó grandes emociones hasta pasada la hora de juego, con un intento del lateral local Kyle Naughton como lo más interesante. En los veinte minutos finales, ya con la presencia en cancha del holandés Vincent Janssen, se vio a un Tottenham más punzante que logró generar oportunidades claras. En ochenta minutos, Janssen se combinó con Alli y quedó cara a cara con Fabianski, quien llegó a atorarlo para que no defina cómodo. En esa jugada el arquero polaco colisionó con el delantero y tuvo que ser atendido algunos minutos, algo que iba a ser determinante en la cantidad de tiempo adicionado al reglamentario. A cinco del final, Alli recibió un centro de Christian Eriksen y estuvo a punto de igualar, pero Fabianski estuvo estupendo al taparle su cabezazo a puro reflejo. Sin embargo, el joven inglés tuvo su revancha dos minutos más tarde: Eriksen capturó un rechazo de la defensa y metió un remate que se desvió en el camino, favoreciendo al volante que conectó a gol apareciendo por detrás.

El coreano Son no lo puede creer, y es que con su gol -octavo en la campaña- le dio una victoria fundamental al Tottenham en la lucha por la Premier. (Foto: Reuters)

Ya entrados en los siete minutos de adición -motivados por la atención médica a Fabianski- el visitante agarró envión y se terminó llevando el duelo. Eriksen profundizó con Janssen y éste le dejó de gran forma la pelota a Son, que se desprendió de su marca y batió a Fabianski, poniendo un agónico 2-1 para los Spurs. Ya en el cuarto minuto de descuento y con un rival jugado, el cuadro londinense logró liquidar el pleito. Alli la tomó sobre la izquierda, filtró un pase fenomenal para Eriksen y el danés, luego de hacer pasar de largo a un defensor, acomodó la pelota contra el palo izquierdo del guardameta haciendo gala de su gran pegada. Fue el golpe final de un elenco de Pochettino que logró tres puntos tan sufridos como valiosos, se tranformaron en el equipo que más puntos sumó desde posiciones perdedoras -llegaron a 17- y hundieron al Swansea en zona de descenso. Tras los resultados de esta jornada -teniendo en cuenta el empate de Liverpool- y faltando siete fechas para el final, los del norte de Londres se perfilan como los únicos capaces de arrebatarle el título a Chelsea. Están a siete unidades, pero su sueño de campeonar persistirá.

Resumen del partido:

A Liverpool se le escurrió sobre el final

Los Reds se encontraron, en Anfield y ante Bournemouth, con una de las últimas posibilidades de intentar pelear la Premier -y a su vez la de asegurar un puesto directo a Champions League-. Sin embargo, el elenco de Jürgen Klopp volvió a chocar contra sus carencias y dejó dos puntos dolorosos. La cosa no arrancó nada bien para el cuadro de Merseyside, puesto que a los siete minutos un error absurdo le dio la chance a los Cherries de ponerse arriba. Georginio Wijnaldum jugó un insólito pase atrás hacia Simon Mignolet, pero no advirtió nunca la presencia de Benik Afobe, quien lo interceptó y puso el 1-0 tras eludir al portero local. El dueño de casa se sintió herido y desde ese momento gobernó el trámite. Divock Origi fue el más activo de los elementos de ataque en el local, intentando un remate algo desviado tras un buen giro en diez minutos mientras que un rato después falló al conectar un primer cabezazo de Joel Matip apareciendo por el segundo palo. Pese a esas dos chances, los Reds pudieron haber sufrido un segundo cuando Marc Pugh sacó una volea de zurda que salió rozando el palo. Desde aquel momento, los locales volvieron a dominar el partido y lograron igualar a los cuarenta de juego mediante su conexión brasileña. Roberto Firmino recibió en tres cuartos para luego habilitar de gran manera a Philippe Coutinho, que irrumpió en el área y definió con categoría ante la salida de Artur Boruc, decretando el 1-1 al descanso.

Los de Klopp salieron decididos a llevarse el duelo en la segunda parte, generando una oportunidad clarísima al inicio de la mano de Nathaniel Clyne, quien proyectado en ataque sacó un remate furioso que se estrelló contra el travesaño. Sin embargo, Liverpool logró el objetivo de ponerse arriba poco después: Wijnaldum se repuso de su error al inicio del juego y, tras una gran jugada sobre la izquierda, sacó un centro perfecto para que Origi estampe el 2-1 de cabeza. Luego de ponerse arriba el conjunto local se fue apagando gradualmente, empezando a manejar cada vez menos y peor la pelota y siendo incapaz de poner a correr a alguno de sus hombres al contragolpe -aquí extrañaron claramente la presencia de Sadio Mané-, por lo que Bournemouth creció en los minutos finales. Faltando cinco y sin hacer demasiado, los Cherries se aprovecharon de las dudas de los Reds y llegaron al empate. Harry Arter capturó un rechazo corto y sacó un remate cuyo rebote le quedó servido a Joshua King, quien se le giró con facilidad a Ragnar Klavan y decretó el 2-2 que dejó a todo Anfield atónito. Ni siquiera una arremetida tardía sirvió para los de Klopp que terminaron resignando dos puntos clave que mataron sus sueños de liga y comprometen los de Champions, porque si bien aventajan al City y al Arsenal en esta lucha, sus rivales deben partidos y podrían alcanzarlos.

La desazón de los Reds ante el empate de King. Los errores defensivos de Liverpool -suma 39 goles en contra- están comprometiendo su presencia en la siguiente Champions. (Foto: Ian Hodgson)

Resumen del partido:

https://www.youtube.com/watch?v=R5IIajfihYA

Foto destacada: Squawka Football  (@Squawka)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*