Los Spurs aplastaron al débil Hull

El conjunto de Pochettino goleó a los Tigers por 3-0 y se sostiene en la quinta posición de la tabla y sueña con alcanzar puestos de Champions. Un doblete de Eriksen y el posterior tanto de Wanyama firmaron la goleada. Por su parte, West Ham volvió a ganar luego de casi dos meses y Southampton no pudo quebrar el cero ante Stoke.

El agitado día miércoles de Premier League tuvo como protagonista principal a un Chelsea que sigue líder y sacó ventaja de seis, mientras que otros como Manchester City y United también consiguieron los tres puntos en sus respectivos compromisos. En otros encuentros de la jornada los londinenses estuvieron en el centro de la escena, ya que Tottenham se cargó al comprometido Hull City en su casa y West Ham volvió a la victoria ante Burnley. Por otra parte, el Southampton no supo aprovechar el hombre de más que tuvo durante más de sesenta minutos e igualó 0-0 en casa de Stoke City. Los mejor de los choques, a continuación.

Tottenham se repuso ante Hull

El público de los Spurs llegó a White Hart Lane con la expectativa de ver a su equipo levantar la pobre imagen que dejó en Old Trafford el pasado fin de semana y sumar ante los Tigers tres puntos que les permitieran seguir vivos en la pelea por un puesto en Champions League. El trámite fue dominado de primcipio a fin por el elenco londinense, que dio un par de avisos antes de ponerse en ventaja a los catorce minutos. Jan Verthongen puso a correr a Danny Rose a las espaldas del lateral derecho visitante y el internacional inglés le sirvió el gol a Christian Eriksen con un pase atrás que el danés culminó con un zurdazo al primer palo de David Marshall. Después de algunos minutos post 1-0 en los que el local siguió dominando, Hull City encontró un momento favorable en el partido y generó un par de chances para igualarlo. Jake Livermore llegó por sorpresa en un par de ocasiones, primero recibiendo de Adama Diomandé y rematando a las manos de Hugo Lloris y luego exigiendo una buena estirada del golero francés al conectar un centro de Andrew Robertson. Tras ese lapso de zozobra para los de Mauricio Pochettino, Dele Alli contó con una gran chance de incrementar la ventaja. El juvenil se desmarcó muy bien para recibir un pelotazo de Eric Dier, recortó hacia dentro y sacó un derechazo bajo que Marshall alcanzó a arañar con la punta de los dedos.

Eriksen festeja el primero de sus dos goles. El danés está siendo determinante en un Tottenham irregular que pretende volver a la pelea. (Foto: @PremierLeague)

En la segunda mitad, el dominio de las acciones continuó siendo para los Spurs, aproximándose al arco rival aunque con poco riesgo, tanto así que Harry Kane no tuvo posibilidades claras de marcar. Los Tigers apuntaban a sorprender de contragolpe, cosa que estuvieron a punto de lograr cuando transcurría el cuarto de hora de la parte final. Diomandé condujo y ubicó a Livermore, que tras un primer intento bloqueado, remató nuevamente y exigió una respuesta in extremis de Lloris. La visita lamentó profundamente no igualar en esa acción, puesto que tres minutos más tarde Tottenham dio un golpe que le asignó definitivamente el partido. Dier habilitó a Kyle Walker, el lateral se escapó y le entregó su doblete a Eriksen en la boca del arco. Diez minutos después, el dueño de casa liquidó el pleito con el danés interviniendo nuevamente en la conquista, ya que su tiro libre desde veinte metros obligó a Heaton a realizar un gran esfuerzo para evitar el tanto, algo que posteriormente no pudo evitar cuando Victor Wanyama atrapó el rebote y puso el definitivo 3-0 para el local. La historia quedó completamente sellada luego del tanto y los minutos finales le sobraron al partido, que se consumió dejando una goleada que permite a los de Pochettino sumar confianza tras el tropiezo ante Manchester United para encarar los encuentros de fin de año.

 

West Ham frenó la adversidad

En Wembley, un golpeado equipo londinense que sufrió severos cuestionamientos -incluso se puso en duda la continuidad de Slaven Bilić, su entrenador- logró por fin una victoria que alivió un poco el clima. En un primer tiempo completamente favorable al local, el argentino Manuel Lanzini tuvo la ocasión al rematar por arriba del arco entrando al área. Tras unos minutos de aproximaciones algo forzadas -inclusive un penal que debieron sancionarle, tras mano en el área de Ben Mee- los Hammers sacudieron el arco de Tom Heaton en un par de ocasiones. Pedro Obiang lo hizo en primer lugar, al subir la cancha y sacar un remate que dio de lleno en el poste, mientras que poco después Mark Noble también estrelló su disparo contra el vertical luego de recibir de Dimitri Payet. Sin embargo, el dueño de casa encontró el tan buscado gol justo antes del descanso. El juez Robert Madley vio un agarrón de Mee a Winston Reid cuando el defensor se alistaba para empujar hacia el arco una peinada previa de Andy Carroll y sancionó penal. Noble fue el encargado y, aunque Heaton le tapó el tiro desde los once metros, el capitán la mandó a guardar en el rebote, anotando el 1-0.  

West Ham dejó atrás la pesadilla de seis fechas sin ganar. Noble lo festeja como se debe. (Foto: @PremierLeague)

La parte final del encuentro mostró diferencias con los primeros cuarenta y cinco minutos, con un local más metido en su área por la presión de los Clarets. La visita tuvo dos buenas oportunidades durante el primer cuarto de hora, pero en ninguna de las dos Sam Vokes estuvo fino para poder concretar el empate. A veinte del final, Scott Arfield exigió al golero local Darren Randolph con un tiro libre, y tras esa jugada el juego se fue desinflando. El tiempo corría y las ideas escaseaban para un Burnley que no tuvo los argumentos futbolísticos necesarios para incomodar a un local que se fue aferrando más y más a su mínima ventaja. Ya en tiempo de descuento, André Ayew tuvo la posibilidad de ampliar para los londinenses al aparecerse por el área rival, pero el disparo del ghanés salió apenas afuera. Finalmente, Taylor se apiadó de los sufridos fans locales y decretó la terminación del encuentro. Victoria fundamental para un West Ham que no ganaba desde octubre y ahora espera iniciar una levantada que lo saque del lugar incómodo e impensado en donde se encuentra.

 

Un Grant punto

En Stoke-on-Trent, el local debió aguantar con un hombre menos y durante más de una hora los embates de un insistente aunque poco eficaz Southampton, apoyado en la firmeza de su arquero. A pesar de lo que ocurrió después, la primera ocasión fue para el local: Xherdan Shaqiri filtró una pelota para Joe Allen al espacio, quien se adentró en el área y sacó un remate que obligó a Fraser Forster a salvar con el pie. La visita contestó unos minutos después con un centro de Sofiane Boufal que cortó Lee Grant, protagonista fundamental de la tarde, cortó manoteando el balón e impidiento males mayores. Un instante después, Nathan Redmond abrió para Shane Long y el atacante irlandés metió un zurdazo que salió desviado. A los veintitrés minutos ocurrió el hecho que marcó el encuentro: el austríaco Marko Arnautović se fue directamente expulsado por una entrada desmedida sobre Boufal ante la que el juez Anthony Taylor no tuvo miramientos. La tarjeta roja inclinó la cancha a favor del visitante, que sin embargo no inquietó demasiado hasta después del descanso. Un disparo muy desviado de Ryan Bertrand fue la única aproximación de los Saints en ese lapso.

En la segunda parte, el sufrimiento para Stoke City fue acrecentándose: la visita puso mucha gente en ataque y la pelota volvía a su campo cada vez más rápido. A los ocho de la segunda mitad, un desborde y centro de Redmond tras superar a Glen Johnson fue cortado nuevamente por Grant, evitando lo que era un gol seguro de Jay Rodríguez. De ese córner, el propio Redmond ganó de cabeza en el primer palo, pero esta vez apareció un salvador Eric Pieters en la línea. Tan sólo cinco minutos después el guardameta local volvió a ser llamado, esta vez desactivando un potente zurdazo lejano de Bertrand. En una de las más claras de los Saints, Steven Davis profundizó para la llegada de un Boufal en posición de remate, pero el argelino en vez quiso servir a Rodriguez, quien no llegó a empujarla. Tras esa oportunidad, los avances de los conducidos por Claude Puel fueron más forzados y la impotencia por no abrir el marcador empezó a pesarles. Alguna intervención más de Grant en centros peligrosos, pero poco más. A diez del final y tras uno de los varios tumultos que hubo en el área, James Ward-Prowse tuvo posibilidad de remate, pero éste fue desviado por un defensor local. El resto del encuentro prosiguió de forma similar hasta su final, un 0-0 celebrado por los fans en el Britannia Stadium debido al contexto en el que se dio, mientras que Southampton terminó amargado al carecer de la contundencia necesaria para poder llevarse un encuentro en el que tuvo superioridad numérica durante más de una hora.

Foto destacada: Premierleague.com


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*