Los Reds conservan el paso

Liverpool no vaciló ante Newcastle y enhebró su tercera victoria en fila con un cómodo 2-0 cortesía de los goles de Salah y Mané para quedar momentáneamente en segundo puesto. Por su parte, el Tottenham de Pochettino venció por igual resultado a Huddersfield con una gran actuación de Heung-Min Son, autor de los dos goles, y sigue en puestos de Champions.

En Anfield, el Liverpool de Jürgen Klopp recibió a Newcastle en busca de un nuevo triunfo, el tercero en fila, para conservar un puesto en la próxima Champions y a la vez amenazar la ubicación del escolta Manchester United. No sin esfuerzo, terminó completando el objetivo ante el equipo de su ex entrenador tan venerado por los hinchas reds, Rafael Benítez. El local se hizo cargo del balón ante un rival refugiado en su campo cuyo único objetivo fue el de reducir espacios, algo por lo que el partido se hizo difícil para los de Merseyside. Las primeras aproximaciones fueron un par de intentos de Mohamed Salah, que fue el más inquieto de los tres hombres de ataque locales. La más clara, sin embargo, llegó en una pelota parada: córner de Emre Can y cabezazo de Dejan Lovren, salvado por Martin Dubravka con algo de suspenso. Pero pese a las complicaciones que el duelo le presentó, Liverpool aprovechó uno de los pocos errores rivales y se fue al descanso arriba. Luego de una pérdida del Newcastle, Alex Oxlade-Chamberlain tomó el balón a treinta metros del área e inició una cabalgada por el centro hasta encontrar a Salah, quien recibió y estableció el 1-0 mediante una definición de zurda. Los Magpies intentaron reaccionar y casi empatan en el descuento, cuando Jacob Murphy habilitó de taco a Mohamed Diamé y éste sacó un tiro colocado que Loris Karius mandó a córner.

Liverpool no frena su ritmo, Salah tampoco. Con su gol de hoy el egipcio igualó a Harry Kane en la cima de la tabla de goleadores. (Foto: @LFC)

Liverpool encaró la segunda parte con un plan parecido al de la primera, y esta vez pudo encontrar el gol de manera más temprana. A los diez minutos y tras una buena serie de pases, Roberto Firmino quedó en buena posición para encarar por el medio y detectó una diagonal de Mané hacia adentro. El senegalés controló el puntual pase de su compañero y luego decretó el 2-0 con un derechazo bien alejado de la estirada de Dubravka. Ese tanto le permitió a los de Klopp manejar el ritmo del partido desde una posición más cómoda. Los Reds fueron cediendo de a poco el terreno a un tímido Newcastle que, con pocas ideas, apenas se acercó a Karius, en tanto que ellos pudieron haber conseguido algún tanto más de haber aprovechado mejor las réplicas. Además, el juez Graham Scott obvió cobrar un claro penal sobre Salah de Jamaal Lascelles que hubiera ensanchado un poco más la brecha. Finalmente la historia se cerró con el 2-0, el tercer triunfo en fila para Liverpool y un momentáneo segundo puesto, a la espera de lo que haga Manchester United el lunes. Ya en la siguiente fecha serán ellos los que querrán arrebatarle en el mano a mano ese lugar a los Red Devils, cruce al que llegarán en gran forma.

 

Los Spurs y un triunfo con toque asiático

Tottenham de Mauricio Pochettino quiere asegurarse un puesto en la próxima Liga de Campeones y hoy volvió a dejar una muy buena muestra de fútbol en Wembley ante Huddersfield. El cuadro londinense manejó la pelota y el partido desde el minuto inicial, comenzando a generar serio riesgo a los Terriers. La primera de riesgo fue un centro de Son Heung-Min -el más participativo- para Harry Kane, cuyo desvío fue interceptado por Jonas Lössl. Más tarde, llegó un tiro libre de Christian Eriksen que encontró un roce en el camino y dio en el palo de un descolocado arquero visitante. Fue un preludio de lo inevitable. A los veintisiete, los Spurs abrieron el marcador con un gol que partió de una recuperación en campo propio, que derivó en un ataque directo perfectamente construido. Kane vio llegar desde atrás a Dele Alli, quien habilitó a un Son que apareció a toda velocidad por izquierda, se sacó de encima a Lössl y colocó el 1-0 con el arco vacío. Desde allí al descanso el ritmo del partido bajó un poco, con el local en poder del balón y un Huddersfield incapaz de hacer daño. Para ennegrecer un poco más el panorama visitante, su técnico David Wagner debió quitar a Colin Quaner y Alex Pritchard, ambos con lesiones musculares.

Son hizo estragos en la defensa de Huddersfield y, con sus dos tantos de hoy, completó una semana excelente: cuatro goles -hizo dos ante Rochdale por FA Cup- y una asistencia en un par de partidos. (Foto: @SpursOfficial)

Tottenham saltó al segundo tiempo con intenciones de liquidar la historia, y otra vez se valió de la inspiración de Son para duplicar la ventaja a los ocho minutos. Luego de una mala entrega hacia atrás de Rajiv Van La Parra, Kane tomó la pelota y tras recorrer unos metros sacó un centro milimétrico para la llegada de Son, que mostró muchísima frialdad al definir de cabeza dejando a Lössl completamente fuera de acción. La única vez que Huddersfield superó las líneas de los Spurs para llegar con peligro fue un contraataque de Tom Ince, cuyo disparo fue atajado con suficiencia por Hugo Lloris. Ante la incapacidad de los Terriers para volver a amenazar seriamente el resultado, Pochettino aprovechó que su equipo controlaba el duelo con la posesión y comenzó a reservar piezas para el duelo ante Juventus: Alli, Dembelé y un muy ovacionado Son salieron para ser cuidados, y el argentino Erik Lamela dispuso de algunos minutos. Solamente quedó la última chance para el local, con un Kane que intentó alcanzar los 25 goles en Premier, pero elevó su disparo tras el córner de Eriksen. No hubo tiempo para más y Tottenham se aseguró tres puntos más que lo mantienen cuarto por encima de Chelsea, aferrado a un puesto de Champions. Si bien el líder Manchester City está a diecisiete lejanos puntos, los de Pochettino no pierden hace once encuentros y querrán seguir extendiendo esa racha para terminar lo más arriba posible.

Los Clarets sigue subiendo; Leicester lo empató al final

Por otro lado, se enfrentaron cuatro que andan por la mitad de la tabla con la vaga ilusión de alcanzar un puesto de Europa League. En primer turno Burnley logró su primer triunfo como local en 2018 -acarreaba cinco partidos sin ganar en casa- al imponerse 2-1 a Everton en Turf Moor. Pese a que en el primer tiempo los Clarets fueron superiores a su rival, fueron los de Merseyside los que abrieron la cuenta: a los veinte, un centro de Seamus Coleman encontró la cabeza de Cenk Tosun y el turco estableció el 1-0 con el que se fueron al descanso. Sin embargo la historia cambió en el complemento, al que Burnley entró con furia y desperdició un par ocasiones antes de conseguir la igualdad a los diez minutos. Matthew Lowton puso a correr a Ashley Barnes con un gran pase a espaldas de la defensa y el delantero batió a Jordan Pickford por el primer palo. La presión local continuó y, a fuerza de pelotas cruzadas y centros se gestó la victoria a diez minutos del final, mediante un córner de Johánn Berg Gudmundsson y un cabezazo imponente de Chris Wood. Los Clarets de Sean Dyche llegaron ya a 40 puntos y se ubican séptimos, esperando un resbalón de Arsenal -les lleva cinco- para lograr una inédita presencia en Europa League. Los otros navegantes de la media tabla, Leicester y Bournemouth, se dividieron los puntos en un duelo parejo con un final lleno de adrenalina. El primer tiempo había mostrado una ocasión clara por lado -Riyad Mahrez para los Foxes y Junior Stanislas en el visitante-, pero a los treinta y tres minutos un penal de Marc Albrighton sobre Joshua King le permitió a los Cherries la chance de ponerse arriba, algo que el propio King hizo posible desde los doce pasos. Leicester, sin hacer un gran partido, fue el que más intentó en el segundo tiempo y llegó a acorralar a su oponente hasta el final, que llegó hasta los siete minutos de adición por algunas demoras. La espera valió la pena para el dueño de casa, porque Mahrez tenía guardada una última carta y la puso sobre la mesa a través de su gran pegada, ejecutando un tiro libre estrictamente preciso e igualando un encuentro que parecía perdido. Fue 1-1 entre dos que siguen despegados de los que pelean abajo.

Mahrez al rescate. El mago argelino hizo gala de una pegada excelsa y evitó la derrota de Leicester en el final. (Foto: @PremierLeague)

En la parte baja de la tabla, una lucha apasionante por no perder la categoría que abarca nada menos que a nueve equipos -entre el noveno, Brighton, y el primero que bajaría, Crystal Palace, hay solamente cuatro unidades-, el gran ganador de la jornada fue Swansea, cuya realidad con Carlos Carvalhal al mando ha sufrido un cambio radical gracias al que hoy se encuentra afuera de la zona de descenso. Los galeses, con Federico Fernández desde el arranque, le propinaron una goleada categórica a West Ham para trepar a los treinta puntos. El trabajo estuvo repartido entre los dos tiempos: primero, a los ocho, Ki-Sung Yong recibió de André Ayew y colocó la pelota bien pegada al palo para abrir el marcador, en tanto que más tarde el propio surcoreano fue quien asistió desde un córner a Mike van der Hoorn para que el defensor holandés decrete el 2-0 de cabeza. La paliza de los Swans terminó de completarse durante los veinte minutos iniciales de la etapa complementaria. A los tres minutos, en una acción parecida a la del segundo gol, André Ayew cabeceó, el arquero Adrián San Miguel salvó con lo justo pero no pudo hacer nada cuando Andy King pescó el rebote y estableció el 3-0. La goleada se completó a través de Jordan Ayew, quien transformó el penal que le hicieron a su hermano André en el 4-0. El West Ham, completamente superado, al menos logró descontar a doce del final a través de Michail Antonio, que cazó un rebote en el área y alivió levemente la goleada de un Swansea que desde la llegada de Carvalhal sumó 17 sobre 27 posibles y encadena cuatro victorias al hilo como local. De candidato a descender a uno de los favoritos para salvarse.

Los Ayew, claves en la goleada de Swansea. André, con una asistencia e involucrado en tres de los cuatro goles, mientras que Jordan aportó su tanto y, con 6, es el goleador del equipo. (Foto: @SwansOfficial)

Saints y Potters, sin goles y complicados; Deeney siguió hundiendo a West Brom

Los que no pueden decir lo mismo son Southampton y Stoke City, que arrastran sendas rachas negativas y un presente más que preocupante. Hoy se vieron las caras en St. Mary’s Stadium, encuentro que dio como resultado un 0-0 que no sirve a ninguno. Los de Mauricio Pellegrino, que ganaron solamente uno de los últimos 16 partidos, tuvieron las más claras pero fueron incapaces de quebrar el cero. El joven Joshua Sims no pudo con Jack Butland en dos oportunidades, en tanto que Sofiane Boufal desperdició una buena chance también. Del lado de los Potters, ni Badou Ndiaye en el primer tiempo ni Eric Choupo-Moting en el complemento -esa fue la más clara- lograron vulnerar a Alex McCarthy. La historia terminó sin goles y ambos seguirán sufriendo: Southampton a un punto del descenso y hace ocho no gana de local, en tanto que Stoke no conoce la victoria hace ocho juego y es uno de los tres que está descendiendo, junto a Crystal Palace y West Brom. Hablando de los Baggies, las chances de salvarse parecen más remotas con cada fecha que pasa y se acumulan las derrotas. Esta vez fue Watford quien se aprovechó del Albion para afirmarse en la mitad de la tabla. A doce del final, el capitán Troy Deeney -en su partido número 300 con los Hornets- burló inteligentemente la trampa del offside y aprovechó un gran pase de Will Hughes para irse mano a mano con Ben Foster y decretar el definitivo 1-0. Watford suma 36 puntos y se mantiene alejado del peligro, en tanto que a West Bromwich la salvación le queda a un largo camino de ocho unidades, con nueve encuentros por jugarse y acumula ya 20 sin ganar, la segunda peor racha en la historia de la Premier.

Foto destacada: Liverpoolfc.com (@LFC)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*