Los Red Devils recortaron la distancia

El United consiguió vencer 2-0 en Old Trafford al Huddersfield Town y aprovechar así el 1-1 del City en Turf Moor ante Burnley para descontar la larga brecha entre ambos de quince a trece puntos. Además, en el debut de Aubameyang, Arsenal paseó 5-1 a Everton en el Emirates.

Ingresamos ya al último tercio de esta Premier League 2017/18 y parece difícil que alguien arrebate el título al Manchester City. Sin embargo, hoy escolta y máximo rival, Manchester United, logró recortar un poco la diferencia y enviar un mensaje de que peleará hasta el final. La tarde del Old Trafford comenzó con un homenaje por la Tragedia de Múnich, ese tristemente célebre accidente aéreo de 1958 que acabó con la vida de, entre otros, ocho jugadores de los Red Devils. Tras el recordatorio, el partido comenzó mostrando a un enchufado local, que buscó abrir rápido el marcador y generó un par de buenas ocasiones. Una jugada personal de Jesse Lingard estuvo a punto de transformarse en gol, pero su disparo fue desviado por una gran estirada de Jonas Lössl. A esto le siguió un débil cabezazo de Chris Smalling que fue contenido por el arquero danés. Los locales volvieron a llegar recién pasados los veinte minutos, a través de un disparo lejano de Alexis Sánchez que Lössl envió a córner. De ahí hasta el entretiempo no se vio demasiado de ninguno de los dos y el choque culminó al descanso con un 0-0 algo anodino.

No obstante, el cuadro mancuniano salió con mayor ímpetu al segundo tiempo y logró conseguir el tanto a través de una jugada bien lograda. Nemanja Matic estiró la cancha hacia la izquierda al encontrar a Juan Mata y éste le sirvió el 1-0 a Romelu Lukaku con un gran centro a los diez minutos del complemento. Esta ventaja se iba a estirar pasados los veinte, cuando Alexis recibió de Mata en el área y fue derribado dentro de la misma por Michael Hefele. Stuart Atwell sancionó penal, el chileno se hizo cargo y, pese a que Lössl se lo atajó, tuvo revancha en el rebote, marcando por primera vez como red devil. Poco más pasó luego, porque el United se conformó con esa ventaja y porque Huddersfield tuvo nula reacción para siquiera intentar descontar. El 0-2 final deja a los Terriers en zona de descenso por primera vez en la temporada, mientras que para los de José Mourinho significó aprovechar la igualdad de Manchester City para ponerse a trece puntos, con doce fechas por jugarse. Aunque el portugués diga frente a los micrófonos que los Red Devils dan la liga por cerrada en favor de sus rivales de ciudad, en la cancha se observa que lucharán por ella mientras les sea posible.

Los soldados del United, cansados pero contentos. Su victoria ante el Huddersfield significó recortar un poco la diferencia con el City. (Foto: Getty Images)

Citizens sin victoria

En cuanto a Manchester City, la visita a Turf Moor ante Burnley terminó por resultar un problema pese a que los Clarets –usualmente fuertes en casa- venían de caer tres veces al hilo como local. El dominio del balón de los Citizens se hizo claro ante un rival que apuesta por un estilo diametralmente opuesto, pero la primera ocasión visitante llegó recién a los trece minutos. Bernardo Silva se acomodó en la derecha y sacó un centro que Vincent Kompany estuvo a centímetros de conectar. La ventaja, sin más, se materializó a los veinte luego de un córner sacado en corto por Kevin De Bruyne que derivó en Bernardo Silva, quien ubicó a Danilo para que el brasileño decretase el 1-0 con remate espectacular. Sergio Agüero, hoy de la partida, tuvo una oportunidad para aumentar, pero no estuvo fino. En contrapartida, Burnley no quiso dar por perdido el encuentro tan rápido y encontró por vía aérea una chance de su central Ben Mee, que mediante una volea de zurda exigió a Ederson Moraes, de muy buena respuesta ante ese intento. Del otro lado, la más clara de los conducidos por Pep Guardiola, a los que les costó bastante vulnerar a un local replegado pero que defendió bien, fue una contra de Agüero en el descuento en la que no pudo superar a Nick Pope con su zurdazo.

En la segunda mitad los Citizens dispusieron de chances muy claras para ampliar la cuenta, sin embargo terminaron llevándose un disgusto cerca del epílogo. Primero el Kun le sirvió el gol a Raheem Sterling en el inicio del complemento, pero éste no pudo encontrar el arco con su remate. Más tarde fue Ilkay Gündogan el que le pasó cerca al arco local, pero la cosa seguía solamente 1-0. Burnley, viendo esto, logró amenazar mediante un contragolpe en el que Jack Cork recibió en posición de tiro y la jugó para Aaron Lennon, a quien entre Ederson y el poste le negaron el empate. Luego de esa ocasión de los Clarets, llegó un momento clave en el partido: tras un desborde de Kyle Walker, Sterling apareció por el lado opuesto con el arco vacío, pero falló increíblemente una clara oportunidad. Y, como suele suceder seguido en el fútbol, el City terminó pagando carísimo esa falta de efectividad. Faltando ocho para el cierre, Johánn Berg Gudmunsson apareció por detrás de todos para mandar a la red un centro de Matthew Lowton e igualar la contienda. Un empate amargo para los de Guardiola, que sin embargo y pese a que la distancia con el United fue levemente recortada, siguen siendo de largo los favoritos para llevarse la Premier.

La acción clave del partido. Sterling ve como acaba de fallar un gol inexplicable y se quiere morir. Peor se sintió con lo que pasó minutos después… (Foto: PA)

Estreno de Aubameyang con goleada incluida

Arsenal se olvidó por un rato de sus problemas y disfrutó de una gran función ofensiva a cargo de cuatro futbolistas: Mesut Özil, el debutante Pierre-Emerick Aubameyang, Henrikh Mkhitaryan y Aaron Ramsey, de sublime actuación goleadora. Esta función comenzó con un golazo colectivo que iba a marcar lo que sería un gran primer tiempo de los de Arsene Wenger. Özil profundizó con Aubameyang y éste ubicó de primeras a un Mkhitaryan que estuvo presto para meter un envío raso al área chica que Ramsey mandó a la red. Mkhitaryan estaba muy suelto, y poco después se fabricó su propia chance con un bombazo de derecha que pasó cerca. A los catorce cayó el segundo, esta vez de pelota parada: un cabezazo de Shkodran Mustafi en el primer poste y un segundo testazo de Laurent Koscielny lo hicieron realidad. Antes de los veinte, la victoria se transformó en goleada: Alex Iwobi combinó con Özil y vio llegar a Ramsey por el medio, quien con un remate que se desvió en el camino y descolocó a Jordan Pickford decretó el 3-0. Ese primer tiempo aplastante sumó un cuarto gol a los treinta y seis, por parte del ‘chico nuevo’, que tuvo su bautismo de gol. Y el pase-gol, como no podía ser de otra forma, fue provisto por su ex compañero en Dortmund. Aubameyang hizo la diagonal, Mkhitaryan la leyó y le puso un gran pase entre líneas para que el gabonés definiese pinchándola por encima del arquero.

Todas las placas de una muy buena actuación del Arsenal, que juntó a sus nombres buenos con los mejores de “los que se quedaron” para golear a Everton. (Fotos: Daily Mail)

En el complemento el Arsenal relajó un poco y su rival aprovechó para corregir un poco su paupérrima actuación de la primera parte. Un desborde de Theo Walcott y un posterior remate al palo de Oumar Niasse fue un aviso de lo que llegó después. En esa acción el delantero chocó con el arquero Petr Cech, algo que obligó al golero checo a salir unos minutos despúes. Tras el aviso de los Toffees, llegó el descuento del ingresado Dominic Calvert-Lewin, que conectó un buen centro de Cuco Martina y puso el 1-4. Tras esta jugada Cech decidió ponerle fin a su encuentro y fue reemplazado por el colombiano David Ospina. Pero pese al gol recibido y a esa incidencia desfavorable, los Gunners no dejaron crecer más a su rival y sentenciaron el juego. Mkhitaryan aprovechó una indecisión en la salida del Everton para robar la pelota y enviar un centro desde la derecha que Ramsey aprovechó, completando su primer hattrick como jugador del Arsenal. Fue 5-1 para los londinenses, que si bien siguen lejos todavía de los puestos de Champions, esperan olvidar su irregularidad y, de la mano de sus nuevos nombres sumados a un Özil que decidió renovar, realizar una sólida última parte de Premier que le permita estar en la próxima edición del torneo más importante de Europa.

Los Saints y los Swans se alejan del descenso

En cuanto al resto de la fecha, la lucha por no bajar de categoría sigue interesante ya que del puesto 11 al 19 hay sólo una brecha de tres puntos. En ese contexto, el Southampton de Mauricio Pellegrino consiguió una victoria clave por 3-2 en su visita a The Hawthorns y ante el colista West Bromwich. La cosa no empezó bien para los Saints, puesto que ni bien comenzado el duelo Ahmed Hegazi puso el 1-0 de cabeza al conectar un tiro de esquina de Chris Brunt. El visitante lo buscó y tuvo sus oportunidades mediante el argentino Guido Carrillo, quien no tuvo suerte de cara al gol. No obstante, en los últimos minutos de la primera mitad una ráfaga de Southampton cambió por completo el encuentro. Primero, a los cuarenta, un gran disparo de media distancia de Manuel Lemina ante el que Ben Foster no tuvo respuestas, mientras que tres minutos despúes Jack Stephens anticipó a todos en un córner de James Ward-Prowse para poner el 2-1. El propio Ward-Prowse aprovechó su excelsa pegada y amplió la ventaja en diez minutos del complemento, dejando a los de Pellegrino muy cerca de la victoria. Sin embargo, debieron sufrir hasta el final porque a veinte del cierre un cabezazo del venezolano Salomón Rondón decretó el 2-3 que, pese a los intentos de los Baggies de alcanzar un empate, fue el resultado definitivo. Southampton está ahora a dos del descenso y puede respirar un poco, mientras que West Brom es colista con 20 y tendrá que reaccionar para no terminar en Championship. Por su parte, Swansea logró salir de la zona de descenso gracias a su igualdad en el final en casa de Leicester en el King Power Stadium. El local se había puesto en ventaja con un tanto de Jamie Vardy, que sometió a Lukasz Fabianski tras una buena asistencia de Kelechi Iheanacho, sin embargo un argentino se iba a entrometer en el destino del encuentro. Federico Fernández, el central que supo formar parte de la Selección en el Mundial 2014, estampó un cabezazo que Kasper Schmeichel no pudo contener a los diez minutos del segundo tiempo para establecer el 1-1 final. Los Swans obtuvieron ocho de los últimos doce para salir del fondo y hundir hoy en descenso directo, por diferencia de gol aunque con sus mismas 24 unidades, al Huddersfield Town y al Stoke City.

Ward Prowse y su tarde inspirada -una asistencia y un gol- fueron importantes en el 3-2 del Southampton de Pellegrino, que puede aliviarse un poco al ver que su equipo salió de la zona de descenso. (Foto: @SouthamptonFC)

Brighton se aleja, Stoke se complica

Repasando más duelos de la zona caliente, otro de los perdedores del día de hoy fue el West Ham de Pablo Zabaleta –titular- y Manuel Lanzini –hoy no jugó-, que cayó 1-3 en su visita a un Brighton que logró despegarse un poco del fondo. Los Seagulls pegaron temprano, a los ocho minutos, de la mano de su goleador Glenn Murray, que fue dejado mano a mano por Pascal Gross y no desaprovechó la chance de marcar su octavo gol en liga. Pese a este buen arranque, las cosas se fueron 1-1 al descanso puesto que los Hammers llegaron al empate por intermedio de un gran tanto del Javier Hernández, quien recibió el apoyo de Joao Mario para luego dejar sentado a un hombre en el área y culminar la jugada con un remate inatajable para Mathew Ryan. Lamentablemente para Chicharito y todo West Ham esto sirvió de poco, porque a los quince del segundo tiempo otro latino apareció con su aporte e inclinó la balanza en favor del local. José Izquierdo tomó un balón suelto en el vértice del área y facturó un tremendo golazo al colgarlo del ángulo superior izquierdo del arquero Adrián San Miguel. Los Seagulls terminaron de liquidar el duelo a quince del final mediante un disparo muy preciso de Gross que estableció un 3-1 lleno de oxígeno para un Brighton que alcanzó los 27 puntos de su rival de hoy y se fue a tres de la zona baja.

Nadie puede parar la alegría de Izquierdo, que metió terrible golazo para que el Brighton se lleve un buen triunfo ante West Ham. (Foto: Getty Images)

Por último hablaremos de la visita del complicado Stoke City al Vitality Stadium, en donde cayó ante Bournemouth y, con el empate de Swansea, cayó a zona de descenso. El arranque fue positivo para los Potters, ya que su mejor jugador, Xherdan Shaqiri, complicó mucho a la última línea local. Un minuto después de que Nathan Aké le despejara sobre la línea su disparo, el suizo puso el 1-0 al cabecear solito y sin marca un centro de Badou Ndiaye. El partido fue muy parejo, con alguna chance más para un Bournemouth que tuvo en los pies de Jordon Ibe y Callum Wilson el empate. Stoke, por su parte, pudo haber ampliado en el complemento mediante dos ocasiones del veterano Peter Crouch. Pero faltando veinte minutos para el final el partido decantó en favor de los Cherries: primero fue Joshua King quien decretó el empate en una acción por dentro que se ensució en el camino, y a diez del final el francés Lys Mousset envió a la red de cabeza un tiro libre de Ibe. Buena victoria de un Bournemouth que se encuentra cómodo en el noveno lugar, mientras que para el Stoke será barajar y dar de nuevo si quiere seguir en Premier.

 

Foto destacada: Manutd.com (@ManUtd)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*