Liverpool sigue prendido

Los Reds no le pierden pisada al Chelsea y continúan ganando. Hoy fue un trabajado 2-0, con tantos de Origi -que ingresó por el lesionado Coutinho- y James Milner de penal. El elenco de Klopp llegó a treinta puntos y comparte cima con el City que también gano, y esperará por el resultado del líder Chelsea ante Tottenham.

En un Anfield repleto de gente y expectativa, con el recientemente retirado Steven Gerrard en la tribuna, Liverpool pretendía una victoria ante Sunderland que le ponga la presión de ganar al líder Chelsea. Tras unos primeros minutos donde pasó poco, el local empezó a merodear el área de los Black Cats y elaboró la llegada inaugural del juego cuando Philippe Coutinho encontró a Georginio Wijnaldum y éste remató desde la medialuna a las manos de Jordan Pickford. Un pelotazo larguísimo desde el fondo encontró a Steven Pienaar, que se metió a las espaldas de Nathaniel Clyne y quedó mano a mano con Loris Karius, que le negó el tanto al achicarle bien el ángulo de tiro. Los de Jürgen Klopp siguieron manejando pelota y trámite, pero les costó abrir el cerrojo de un visitante instalado en el último cuarto de cancha. Un par de remates de Roberto Firmino y Wijnaldum fueron lo mejor que pudo hacer el dueño de casa. Para colmo, en media hora de partido ocurrió algo que tendrá muy preocupados a los Reds en los próximos días: Coutinho debió abandonar la cancha por un choque con Didier Ndong que le afectó el tobillo, dejándole su lugar a Divock Origi. Poco antes del descanso el local siguió en búsqueda de la apertura e iba a aproximarse nuevamente. Dejan Lovren cabeceó un tiro libre de Jordan Henderson, pero su intento se perdió por el segundo palo. En la última antes del descanso, el mismo central croata probó con un disparo lejano que salió apenas desviado.

La segunda parte mostró un comienzo muy similar a lo que se había visto, con los Black Cats refugiados en los últimos quince metros y el dueño de casa en procura de ese gol que abra el juego. En el mejor intento del anfitrión en ese inicio, Emre Çan aplicó una de fútbol playa para asistir a Wijnaldum, que se había internado por un pasillo de la defensa, pero el holandés desperdició la chance debido a que su disparo con la pelota bajando fue muy defectuoso. Firmino entró al área y, tras una maniobra individual, sacó un zurdazo al primer poste que Pickford contuvo bien. El visitante encontró oxígeno en un momento y tuvo la chance de ponerse arriba. Victor Anichebe recibió de espaldas en el área y ubicó de gran forma a Duncan Watmore, que dudó estando en una posición ideal para definir y permitió que Karius se rehiciera y con una rápida salida le ahogara el grito. Paradójicamente, luego de los minutos en los que más sufrió, Liverpool iba a llegar a la ventaja. A quince del final y en una jugada que parecía algo forzada, Origi tomó la pelota sobre el vértice izquierdo del área y metió un ¿centro?, ¿tiro colocado? Solamente él lo sabrá, pero lo importante para los de Klopp es que la pelota se le coló al joven arquero del Sunderland por el segundo palo y puso las cosas 1-0.

La pelota viaja al segundo palo de Pickford y se tranformará en el tanto de Origi que abrió la cuenta para Liverpool. El belga saltó del banco a reemplazar a Coutinho y terminó siendo vital. (Foto: @PremierLeague)

Con el tanto los Reds disminuyeron su ritmo ofensivo, atrasándose unos metros pero sin dejar de intentar alguna contra para liquidar, encargando de esto a Wijnaldum, Origi y Sadio Mané. Klopp sacó a Firmino y puso a Lucas Leiva para poblar algo más el medio, cambio que colaboró para el buen control que tuvieron los de Merseyside sobre el oponente, aprovechando su poca lucidez para manejar el balón. Ya en tiempo de descuento, una de las réplicas locales originó la acción que definió el encuentro: Mané se mandó en su última corrida del encuentro y fue derribado en el área por Ndong. Anthony Taylor sancionó el penal y James Milner -quinto que convierte sobre cinco ejecutados- lo transformó en el definitivo 2-0 con el que el duelo llegó a su fin. Victoria trabajada de Liverpool en un choque que le costó la lesión de su mejor futbolista, pero en el cual tuvo la paciencia necesaria para sacar adelante un trámite engorroso y tres puntos que le permiten seguir prendido en lo más alto, a la espera de lo que haga Chelsea.

Foto destacada: Premierleague.com (@PremierLeague)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*