La fábrica de Toffees

Everton no se rinde en su lucha por entrar a competiciones europeas y se sacó de encima a Burnley con un muy trabajado 3-1, liderado por un gran Ross Barkley y sentenciado por el goleador Lukaku. En el resto de la jornada 33 dos de los duelos por la permanencia quedaron en tablas, mientras que Stoke y Watford superaron a Hull City y Swansea, ambos que van a sufrir para quedarse.

En una fecha con muchos partidos plagados de emociones, lo más destacado fue la goleada de un Tottenham que se mantiene escolta y la victoria a domicilio del Manchester City en casa de Southampton. Sin embargo, en otros duelos de la jornada de hoy se vieron historias interesantes, sobre todo en la lucha por la permanencia. Crystal Palace sacó una luz de ventaja en la lucha por quedarse al pasar del 0-2 al 2-2 ante Leicester en su casa de Selhurst Park. Otra igualdad con muchos tantos tuvo lugar en el Stadium of Light, donde un casi descendido Sunderland igualó 2-2 ante un West Ham que aún no puede darse por salvado. Por su parte, dos que pelean mano a mano por permanecer en la Premier como Swansea y Hull City cayeron en sus visitas a Watford y Stoke City. El resumen de cada encuentro lo tenés en Rincón del Fútbol.

Everton y tres puntos muy luchados

Los Toffees debieron trabajar y mucho para superar a un Burnley que, a pesar de hacer un buen primer tiempo, sigue penando cuando sale de Turf Moor. Tras un tibio intento en el inicio del partido, con un remate de Romelu Lukaku al ser asistido por Mason Holgate, el dueño de casa tuvo muchísimos problemas para generar fútbol y los Clarets, bien plantados y defendiendo los repetidos centros del rival, empezaron a generar riesgo tanto a balón parado como de contragolpe. Michael Keane tuvo la más clara de esa primera etapa al elevarse más que todos por el segundo palo y meter un gran cabezazo que venció a Joel Robles pero fue salvado en la línea por Ross Barkley de manera heroica. El visitante volvió a avisar pasada la media hora cuando Sam Vokes capitalizó un pelotazo largo y se fue cara a cara con Robles, pero el galés no pudo batir al arquero. Everton recién respondió a poco del descanso, luego de su mejor maniobra colectiva en la etapa, culminada por un remate de Holgate que Tom Heaton desvió con mucho esfuerzo.

Ronald Koeman movió el banco para la segunda parte e hizo ingresar a Enner Valencia para que Romelu Lukaku tenga mayor compañía arriba. El cambio surtió efecto para los Toffees, que empezaron a encontrar sociedades entre sus hombres de arriba y, por ende, a elaborar jugadas de riesgo. Valencia contó con un disparo franco a poco de la reanudación que fue bien despejado por Heaton, mas el arquero poco podría hacer a los cuatro minutos. Un córner derecho de Kevin Mirallas fue conectado por Ashley Williams en primera instancia y luego cabeceado por Phil Jagielka quien, a pesar del gran esfuerzo de Heaton en pos de negarle el gol, vulneró al guardameta para decretar el 1-0. No obstante, Burnley no se rindió y consiguió rápidamente igualar a través de los doce pasos. Jeff Hendrick encontró en profundidad a Vokes y éste fue empujado por Robles, que había salido a achicarle el ángulo de tiro. Mark Clattenburg dio penal y Vokes capitalizó la chance, decretando el 1-1.

Jagielka y un festejo de gol anormal para su estilo. Casi tan atípico como su frecuencia goleadora: tres en los últimos tres partidos, luego de no convertir tras… ¡Dos años! (Foto: @Squawka)

A partir de ahí, Everton se adueñó del trámite y no dejó salir de su campo a un rival cuyo único interés pasó a ser la defensa del punto que hasta ahí estaban sacando. Barkley y Mirallas -los mejores del match– continuaron creando problemas, con algún aporte de Lukaku y Tom Davies en el armado, e hicieron tambalear más de una vez a los Clarets. La más clara la tuvo Mirallas, que tras recibir de un pase atrás de Barkley sacó un zurdazo que entre Heaton y el poste evitaron que fuese el segundo gol local. Sin embargo, a veinte del final llegó el alivio para los Toffees: luego de una recuperación en tres cuartos, Mirallas encontró a Barkley en la puerta del área y éste sacó un zurdazo que se transformó en el 2-1 tras un desvío en dos defensores. Tres minutos después cayó un tercer gol que encaminó el encuentro de los de Koeman, de la mano de su goleador. Tras recibir de Leighton Baines, Lukaku se llevó a la rastra a Keane y fusiló de un puntazo a Heaton, decretando el definitivo 3-1. Burnley reaccionó tarde y buscó arrimarse al arco, pero estuvo lejos de inquietar e incluso pudo haber sufrido algún tanto más a la contra por parte de un dueño de casa que terminó llevándose un triunfo vital para sus aspiraciones europeas.

Lukaku disfruta a puro gol sus ¿últimos?partidos en Goodison Park. Romelu ya lleva 24 en Premier y es el primer jugador del Everton en marcar en nueve partidos seguidos de local desde 1934. (Foto: @PremierLeague)

Crystal Palace resurgió en Selhurst Park

Los Eagles pretendían seguir sumando para agrandar la brecha de seis puntos que los separa del abismo y tuvieron que remontar un partido muy cambiante frente al Leicester de Craig Shakespeare. Los Foxes iniciaron el partido con su caractéristica intensidad y encontraron la ventaja a través de una especialidad de la casa: el balón detenido. Un córner de Christian Fuchs halló la cabeza de Robert Huth, quien se elevó por encima de su marcador y dejó estático a Wayne Hennessey. El local fue en busca del empate y tuvo un clarísima chance a los quince, cuando Christian Benteke bajó un centro de Joel Ward y probó los reflejos de Kasper Schmeichel, quien respondió solventemente. Pese a esa chance, el Palace tuvo muchos problemas para doblegar la resistencia de un sólido visitante, que encima de eso volvió a pegar temprano en el segundo tiempo. En un contraataque letal, Riyad Mahrez puso a correr a Vardy y éste, tras sacarse de encima con un exquisito freno a Jeffrey Schlupp, acomodó el balón con zurda en el segundo palo del arquero local.

Pese a la adversidad del 0-2, el cuadro londinense dio muestras de vida tan sólo dos minutos después. Schlupp se redimió de haber quedado pintado en el gol de Vardy y, tras desbordar, metió un criterioso pase al medio para la llegada de Yohan Cabaye, que vulneró a Schmeichel mediante un zurdazo bajo. Los de Sam Allardyce continuaron empujando a unos Foxes que se quedaron sin respuestas y lograron consumar la remontada a veinte del final. Andros Townsend fue hasta el fondo y sacó un envío exacto que favoreció la elevación de Benteke, quien venció al arquero de cabeza, anotando su tercer tanto en los últimos cuatro juegos. El goleador belga tuvo la chance final del encuentro a poco del epílogo, pero Schmeichel apareció para evitar que el marcador se diera vuelta tapándole su disparo. Fue final y el resultado le queda bien a ambos, porque el Palace extendió a cuatro encuentros su invicto como local y a siete puntos su diferencia con los que bajan, mientras que Leicester se alejó a nueve para casi asegurar su permanencia.

Benteke sigue de racha y anotó otro gol importante para que el Palace se siga alejando del descenso. (Foto: @PremierLeague)

Stoke complicó al Hull City

Los Potters, en procura de cortar una racha de cinco sin ganar, recibieron al necesitado elenco de Marco Silva que fue al Bet365 Stadium con la ilusión de seguir sumando para alejarse de una zona roja de la que salieron hace dos fechas. El elenco local empezó muy enchufado y pegó a los seis minutos de juego: una recuperación en el mediocampo derivó en Xherdan Shaqiri, quien con un gran pase profundo ubicó a Marko Arnautović para que el austríaco saque un tremendo remate al ángulo después de sacarse de encima a un defensor. El local siguió en la misma sintonía durante la primera parte y abarrotó de oportunidades de gol a los Tigers. Shaqiri volvió a aparecer para asistir a Arnautović, pero esta vez el austríaco desperdició la chance. Más tarde lo tuvieron Saido Berahino y el propio Arnautović de nuevo, mas su falta de puntería mantuvo con vida a un Hull que emparejó las cosas y pudo haber empatado. Lazar Marković lo tuvo en dos ocasiones, con un disparo que Lee Grant le tapó y luego al conectar un centro de Andrew Robertson.

El inicio del complemento continuó con la tónica del final de la primera parte, lo que permitió al visitante alcanzar la igualdad. Luego de un córner sacado en corto, Sam Clucas se internó en el área y sacó un centro que le quedó a Harry Maguire tras un remate fallido de su compañero de zaga Andrea Rannochia y el central, con ayuda de un desvío, transformó en el 1-1. El duelo entró en el terreno de la incertidumbre y ambos tuvieron sus oportunidades: Jonatan Walters vio como su cabezazo era despejado por Eldin Jakupović, mientras que del otro lado Oumar Niasse fue incapaz de capitalizar un mal rechazo de Eric Pieters. Hasta que finalmente, a los veintiún minutos, Stoke logró ponerse al frente. Walters se ofreció por izquierda y sacó un centro perfecto a la cabeza de un ingresado Peter Crouch que, mediante su mayor fuerte, puso el 2-1. Con ese tanto, los Potters se soltaron y comenzaron a manejar la pelota con mayor fluidez y pudieron aumentar cuando Walters estrelló un disparo contra el palo. Sin embargo, a doce del final Grant tuvo que trabajar para mantener la ventaja de su equipo ante un disparo de Kamil Grosicki. Sin embargo, todo fue felicidad para el dueño de casa porque a diez del final y luego de un toqueteo, Shaqiri recibió en la derecha, se fue para el centro y metió un bombazo de zurda que explotó en el ángulo derecho de Jakupović. La categoría del retornado suizo le dio el 3-1 final a un Stoke que superó su crisis de cinco sin ganar y aseguró prácticamente la permanencia.

Shaqiri está dejando atrás los días de lesiones y en esta jornada volvió al gol con un tanto que probablemente se lleve el premio más lindo de la fecha. (Foto: @PremierLeague)

A mano y a los golpes

En un choque muy áspero, Sunderland y West Ham se intercambiaron goles y algunos roces en el Stadium of Light. El comienzo fue favorable a los Hammers, que primero avisaron con un tiro libre del argentino Manuel Lanzini al minuto y a los cinco concretaron su amenaza previa a través de André Ayew, quien tomó un remate pifiado de Andy Carroll para luego superar a Jordan Pickford. Pese a ese buen arranque visitante, los Black Cats emparejaron el duelo y llegaron al 1-1 a los veintiséis, de la mano de un polémico gol olímpico del tunesino Wahbi Khazri. El volante sorprendió a todos con su tiro de esquina cerrado, pero el tanto debió anularse por una falta de Victor Anichebe sobre el arquero Darren Randolph. El partido empezó a picarse y mostró alguna que otra acción de pierna fuerte, y dentro de ese contexto West Ham volvió a la carga. Ayew tuvo el segundo, mas el ghanés no tuvo la misma compostura que en su gol y elevó su remate desde una posición muy favorable.

El 2-2 entre Sunderland y West Ham, a pura pierna fuerte. En esta lo sufre Lanzini, de los mejores en los Hammers. (Foto: PA)

En la segunda parte los Hammers salieron nuevamente a llevarse puesto al rival, logrando otra vez un tempranero tanto a los dos minutos del complemento. James Collins saltó más que todos en un córner y venció la estirada de Pickford para decretar el 2-1. El partido se emparejó con el correr de los minutos y fue Sunderland el que respondió con una asistencia de Khazri para Didier Ndong que el gabonés malogró. Con más empuje que fútbol, el local siguió yendo ante un conjunto londinense que eligió refugiarse e iba a pagarlo caro. Cuando el choque llegaba a su final, Billy Jones preocupó a todos los presentes tras colisionar su cabeza con Arthur Masuaku y tener que ser atendido durante varios minutos. Su reemplazante fue Fabio Borini, quien protagonizó el empate al recoger un balón que Randolph dejó suelto en una imprudente salida y sentenciar el 2-2 final. Los últimos instantes tuvieron algo de tensión debido a la expulsión de Sam Byram por doble amarilla, pero el marcador no se movió más. Los Black Cats siguen últimos, acumulan ocho sin ganar y su descenso está cerca de ser una realidad. West Ham, por su parte, quedó a nueve de la zona roja y buscará sumar la mayor cantidad de puntos de aquí al final para maquillar una pobre campaña.

Watford amargó a los Swans

En Vicarage Road, unos Hornets que se hallan tan cómodos como desmotivados al no jugar por ningún objetivo en concreto le dieron a Swansea un golpe más en su lucha por no bajar a Championship. La primera mitad tuvo a un elenco local más metido en el encuentro, que generó la primera chance de gol a los veinte minutos. Daryl Janmaat llegó al fondo y sacó un centro para Troy Deeney, que metió un gran anticipo sobre Alfie Mawson ante el que Lukaz Fabianski reaccionó sacando al córner. El pobre Mawson completó una tarde para el olvido cuando regaló la pelota en una salida desde el fondo a Etienne Capoué, algo que el francés aprovechó para batir a Fabianski luego de un primer intento despejado a medias por el polaco. La segunda parte se hizo cuesta arriba para los galeses, que no tuvieron la profundidad necesaria y terminaron sucumbiendo ante la resistencia de los Hornets. Solamente un disparo de Gylfi Sigurdsson que pasó cerca fue lo más peligroso de unos Swans que siguen en descenso directo, a dos puntos de Hull -que también perdió- en lo que parece que será un mano a mano entre estos dos hasta el final.

Foto destacada: Evertonfc.com (@Everton)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*