Festival Citizen y punta en soledad

Con Otamendi y sin Agüero, Manchester City sacó de la galera una actuación formidable goleando 7-2 al Stoke City en el Etihad Stadium, victoria que le permitió ser el puntero en solitario aprovechando el 0-0 entre Liverpool y Manchester United. Los de Guardiola suman seis triunfos al hilo y le sacaron dos de distancia a los Red Devils.

La tarde del Etihad estuvo hoy plagada de brillo debido a la actuación de un Manchester City que demuestra estar con todas las luces. Enfrente estuvo un Stoke City que poco pudo hacer ante un conjunto que contó con Sergio Agüero entre los suplentes, casi enteramente recuperado de la fractura de costilla que le propinó el tan mencionado accidente automovilístico en el que se vio involucrado hace un par de semanas. Sin embargo, el City no iba a necesitar hoy de su participación en campo debido a que los que estuvieron dentro de la cancha hicieron casi todo a la perfección –luego Pep Guardiola admitió en conferencia de prensa que ésta fue la mejor actuación de su equipo desde que llegó a Inglaterra- para construir una goleada espectacular. El dominio de los Citizens fue apabullante en un primer tiempo en el que luego de que Leroy Sané fallase una ocasión de gol clarísima, Gabriel Jesús abrió el tanteador al conectar un muy buen centro atrás de Kyle Walker en un ataque rápido iniciado por la figura del duelo –¿y de la Premier hasta aquí?-: Kevin de Bruyne. A los diecisiete minutos, sólo uno después del 1-0, se gestó uno de los goles del fin de semana, un tanto con el sello del entrenador skyblue. Salida prolija desde el fondo, movilidad de los posibles receptores, progresión por uno de los costados hasta llegar al área y lo más importante, paciencia. Esa que tuvo Sané para volver hacia atrás con De Bruyne para que éste, mediante una habilitación magnífica, le devolviera el balón al alemán y él asista a Sterling, quien debajo del arco le puso su firma individual a un gol brillante por lo colectivo.

¿No hacer goles en un 7-2 y aún así ser la figura? Sí. Tan buena fue la actuación de De Bruyne que no necesitó goles, porque se cansó de repartir asistencias en un City cuyo presente brilla por luz propia. (Foto: @PremierLeague)

La ráfaga de los locales en el primer tiempo se completó a los veintiséis, cuando Sané avanzó nuevamente por izquierda y sacó un centro que Sterling, muy inteligentemente, aprovechó para cederle el gol a David Silva, cuya llegada desde atrás para luego definir ante la salida de Jack Butland -con alguna dificultad- decretó el 3-0. Pese a estar exhibiéndose durante la primera mitad, cerca del descanso el partido se le iba a empezar a complicar un poco a los de Guardiola. Una combinación entre Jesé Rodríguez y Mame Diouf culminó con un disparo del senegalés que se desvió en Fabian Delph y descolocó a Ederson Moraes. Ese 1-3 envalentonó al Stoke, que encontró un rápido gol al inicio del complemento: el debutante Thomas Edwards sacó un centro para Diouf cuyo cabezazo errático dio fortuitamente en Walker y se transformó en un gol en propia meta que le otorgó otro descuento a los Potters.

Sin embargo, este momento de duda fue rápidamente despejado por los Citizens a los diez minutos del segundo tiempo. De Bruyne capturó una mala salida de Bruno Martins Indi, inició una corrida por derecha y le puso un pase exacto a Gabriel Jesús, que llegó a la cita con el balón de manera puntual para estampar su doblete. Cuatro minutos más tarde llegó un nuevo impacto en el partido del City para meterse de a poco el duelo en el bolsillo: Fernandinho recibió a veinticinco metros del arco y sacó un furibundo remate que fue imposible de detener para Butland. Esa ráfaga de tantos en pocos minutos se completó sesenta segundos más tarde con otra jugada comandada por De Bruyne, la figura de la cancha, que sumó su tercera asistencia del día con un pase profundo magnífico hacia la posición de Sané, quien definió de primera estableciendo así el 6-2. Ya con el partido solucionado y mientras manejó los tiempos del mismo hasta el final, los de Guardiola se dieron el gusto de un séptimo tanto a doce minutos del final. El ingresado Bernardo Silva recibió de Sterling al pisar el área y acomodó la pelota a un costado de Butland, redondeando el 7-2. Apabullante triunfo de un equipo skyblue que transita sin dudas su mejor momento en la temporada, alcanzando seis victorias consecutivas y, tras el 0-0 de Liverpool y Manchester United en Anfield, también logró colocarse líder en soledad de una Premier que parece destinada a disputarse entre los dos elencos mancunianos.

El clásico, en cero

A primer turno abrieron la fecha en Anfield el Liverpool de Jürgen Klopp y el Manchester United de José Mourinho, un duelo de colosos que prometió más de lo que terminó dejando. El dueño de casa estuvo un poco más ávido de intentar buscar el arco rival, pero logró inquietar poco a David De Gea durante la primera parte pese a que un par de envíos desde los costados generaron alguna zozobra en el fondo visitante. Los Red Devils, algo más volcados a aprovechar los espacios que el rival dejó cuando intento atacar, tampoco estuvieron muy certeros a la hora de encontrar a Romelu Lukaku. El delantero belga solamente tuvo una, con un disparo en la puerta del área que Simon Mignolet repelió con suficiencia. La más nítida, sin embargo, fue para Liverpool: Roberto Firmino metió un centro a Joël Matip, cuyo disparo fue salvado in extremis por De Gea mientras que Mohamed Salah no pudo encontrar el arco en el rebote. La segunda mitad volvió a mostrar más cerca del gol a los Reds, pero los de Klopp no tuvieron la capacidad de concretar lo que generaron en el complemento y se fueron apagando con el correr de los minutos. Salah volvió a tener la chance de marcar, más el egipcio no logró conectar el centro de Firmino en el área chica. Un 0-0 que deja con un sabor agridulce a ambos aunque le termina cayendo mejor a un United que, si bien perdió la punta con este resultado, logró salir ileso de un reducto siempre complicado para los grandes. Liverpool por su parte, continúa atrás en la pelea.

En Anfield hubo menos fútbol del esperado, lo que dejó un 0-0 que mantuvo lejos a Liverpool y le quitó la punta al United. (Foto: @ManUtd)

 

Foto destacada: Mancity.com (@ManCity)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*