El United reaccionó y canceló la fiesta del Etihad

Lo que había sido un auténtico baile del City en el primer tiempo terminó con un final impensado: Manchester United lo empató con dos goles de Pogba en el inicio del segundo tiempo y lo dio vuelta poco después, aguándole la fiesta a los Citizens, que deberán esperar al menos dos semanas más para ser campeones.

En el Etihad el clima estaba preparado para que se diera algo histórico: por primera vez, el Manchester City, el pequeño adinerado de la ciudad, podía darle la vuelta en la cara al Manchester United, el devaluado grande que llegó a este partido a 16 puntos de su acérrimo oponente. No obstante, después de que el primer tiempo hiciera pensar a todos que esto sería así, el partido dio un giro inesperado en favor de los Red Devils de José Mourinho. Y es que en el duelo comenzó con los Citizens decididos a llevarse todo y golpeando un par de veces la puerta de David De Gea. Sin Sergio Agüero, que ingresó después desde el banco, ni Kevin De Bruyne –también suplente- Pep Guardiola utilizó a Bernardo Silva como falso nueve para darle la chance a sus volantes ofensivos de complicar a la defensa visitante. Y así ocurrió en los primeros instantes, en los que un desborde de David Silva fue cerrado con lo justo por Ashley Young –pidieron un penal por mano casual- y De Gea le tapó un mano a mano a Bernardo Silva. No obstante, el cuadro skyblue logró destrabar el marcador a los veinticuatro minutos a través de su capitán. Vincent Kompany saltó más que nadie en un córner de Leroy Sané y decretó un 1-0 que hacía justicia.

Como en 2012, Kompany marcó ante el United en lo que parecía un duelo clave. Esta vez, el gol del belga no sirvió para mucho: los Red Devils lo dieron vuelta y aún siguen con vida en la Premier. (Foto: @ManCity)

No fue lo único que pasó en ese primer tiempo, ya que seis minutos más tarde una combinación entre Raheem Sterling e Ilkay Gündogan se transformó en un gran gol del alemán. El volante ex Dortmund se mandó al área, recibió un pase del extremo y, tras dejar plantado a su marcador con un control orientado, puso la pelota lejos del arquero mediante un zurdazo. La fiesta parecía consumarse, el City controlaba la pelota y el partido ante unos Red Devils carentes de intensidad. Inclusive los Citizens con más ocasiones claras para transformar la victoria en goleada, pero sin la efectividad necesaria de cara a puerta. Quien más pecó de ineficaz fue un Sterling que desperdició tres muy claras: dos fallos de cara al arco y una definición débil que De Gea llegó a contenerle hicieron que la historia siga 2-0 al descanso. Además, Gündogan también pudo haber ampliado la brecha luego de que Fernandinho le pusiera un gran centro, pero su cabezazo salió débil y a la posición del arquero visitante.

La segunda mitad ya tuvo otro tinte porque el United salió a buscar el partido, logrando lastimar pero también sufriendo algún avance rival en los primeros minutos. Un zurdazo de Paul Pogba tapado muy bien por Ederson Moraes fue respondido con otra gran combinación entre Gündogan y Sterling, culminada con un disparo del primero que salió besando el poste. Dentro de esa paridad inicial, la siguiente jugada de riesgo llevó al partido por rumbo impensado del que no hubo vuelta atrás. A los siete del segundo tiempo Alexis Sánchez hizo una jugada por derecha y sacó un pase alto para Ander Herrera, que se sacó de la galera una asistencia de pecho genial que Pogba aprovechó llegando al espacio y definiendo. Menos de dos minutos después, el United arribó al empate y le quemó el libreto a su rival: centro de Alexis para un gran cabezazo de Pogba, otra vez atacando el espacio y poner el 2-2. Faltaba mucho, pero ahora el partido estaba donde los de Mourinho querían. El City iba a seguir buscando goles, ahora con la obligación de volver a ponerse arriba y habría más espacios para contragolpear. El duelo estaba abierto y ambos se aproximaron con cierto peligro, sin embargo un balón parado fue el que terminó de entregarle el duelo a la visita. Un tiro libre muy acertado de Alexis encontró la llegada sin marca de Chris Smalling, que se tomó revancha de su no tan buen partido defensivo con el gol decisivo del encuentro. El Etihad no podía creer lo que veía.

Pogba y su desahogo tras el empate del United. Su doblete rompió una sequía de casi cinco meses sin goles por Premier. Se debía un buen partido importante. (Foto: @ManUtd)

Ese cimbronazo de Smalling generó que el resto del partido fue una gran ficha al ataque de los Citizens ante la resistencia de un local en busca de algún contragolpe. Entraron Gabriel Jesús, De Bruyne y Agüero en un local que se pasó los últimos quince minutos dentro del área contraria pero no tuvo la puntería para siquiera empatar. A quince del final hubo una jugada muy polémica, en la que Martin Atkinson ignoró una entrada imprudente de Ashley Young sobre Agüero, que debió sin dudas sancionar como penal. El final dejó dos jugadas increíbles en las que el elenco skyblue no empató de milagro. Un centro de Sané encontró la cabeza de Agüero cuyo testazo fue enviado a córner por una magnífica estirada de De Gea a mano cambiada. En la jugada siguiente, un anticipo de Nicolás Otamendi encontró a Sterling, de muy desafortunada tarde, quien a dos metros del arco estrelló el balón contra el poste. No pudo ser para el City, que por esto no dejará de ser el mejor equipo de la Premier y posiblemente se consagre, aunque esta semana dejó algún interrogante en cuanto a la capacidad competitiva, siendo abrumado por Liverpool, a quien deberá eliminar el martes para seguir en Champions, y ante su acérrimo rival, contra el que perdió la chance de festejarle en la cara por primera vez. Por ahora, el United sigue con un hilo de vida.

 

Foto destacada: Getty Images


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*