El United no se rinde

Los Red Devils se llevaron un buen triunfo por 4-2 en casa de Watford y, a la espera de lo que haga Manchester City mañana, se colocaron nuevamente a cinco puntos. Tottenham, por su parte, contó con el regreso de Erik Lamela tras más de un año pero aún así perdió 2-1 en su visita a Leicester y se aleja de la pelea por la Premier. 

Tras una victoria sin sobrarle nada ante Brighton, Manchester United visitó a un Watford que se antojaba un duro rival, pero logró sacárselo de encima apelando a una versión altamente contundente para no perderle pisada al Manchester City. El inicio del juego mostró mejor a los Hornets, que por derecha buscaron atacar la espalda de Ashley Young y lo lograron mediante un par de centros peligrosos de Kiko Femenía, uno de ellos casi facturado por Andre Gray. Pese a esto, los de José Mourinho habían mostrado los dientes explotando los espacios que el rival dejaba con las subidas de sus carrileros, y en su primer situación nítida no perdonó. A los veinte, Jesse Lingard recibió en tres cuartos y, en lugar de enroscarse en una acción individual, esperó la llegada de un compañero. Éste fue Young, quien luego de recibir y sacarse de encima a un rival con un toque por el costado, desenfundó un derechazo bajo imparable para Heurelho Gomes. La noche inspirada del hoy carrilero no iba a quedar ahí: a los veinticinco, un tiro libre sublime suyo se colgó del ángulo de Gomes y duplicó la ventaja de los Red Devils. Cuando Watford todavía no se había repuesto de aquellos golpes, un cachetazo más de los de Mourinho -aprovechando un error rival- dejó el pleito casi resuelto. Romelu Lukaku interceptó un rechazo corto de la defensa y habilitó a Anthony Martial, que no perdonó.

Ashley Young y una tarde inspirada, como hace mucho no tenía. Dos grandes goles, los iniciales de una contundente victoria del United, que se rehúsa a bajar los brazos. (Foto: @ManUtd)

Se fueron 3-0 al descanso, pero pudieron ser cuatro si Gomes no intervenía. El experimentado golero primero dio rebote ante un derechazo desde afuera de Lukaku, mas luego respondió de gran forma frente a Lingard. La contestación del local tras un serio letargo llegó en la última del primer tiempo y casi termina en descuento, pero el travesaño le negó el gol a Richarlison tras un centro de Femenía. El complemento no tuvo demasiadas emociones hasta casi el final, ya que entre la impericia ofensiva que mostró Watford en la segunda parte y dos o tres contragolpes del United mal finalizados -Lukaku tuvo su gol en dos ocasiones, pero las marró-, no hubo demasiado que contar. Recién faltando trece minutos para el final los Hornets pudieron acercarse un poco en el marcador. En un duelo de argentinos, Marcos Rojo le cometió penal al ingresado Roberto Pereyra para que Troy Deeney, otro que saltó desde el banco, ejecutase con suficiencia para poner el 1-3. La cosa, que parecía sentenciada, se puso interesante de repente ya que a cinco del final Abdoulaye Doucouré conectó un centro atrás de Etienne Capoué y dejó a su equipo solamente 2-3 prácticamente de la nada. Sin embargo, ese entusiasmo le duró a Watford sólo 120 segundos debido a que Lingard, de buen encuentro, se tuvo confianza para resolver un contraataque por su cuenta y, tras eludir a tres rivales, sentenciar el duelo al establecer el 4-2. Tres puntos más para un United que levantó su producción futbolística respecto a lo que venía mostrando y mantiene la ilusión de pelearle al City hasta el final. El sábado tendrá un duro cruce ante Arsenal, en el Emirates, para mantener viva esa esperanza.

Los Foxes alejaron más de la punta a los Spurs

Otro de los duelos importantes del día estuvo en el King Power Stadium, donde Leicester volvió a la victoria ante un Tottenham de Mauricio Pochettino que no levanta y se aleja de la pelea. El inicio de los Foxes sorprendió al cuadro londinense, y a los cinco minutos un cabezazo de Wes Morgan, salvado en la línea por Danny Rose, pudo haber significado la apertura. Sin embargo, ese primer tanto llegó poco después, a los trece, con un gran pase por alto de Marc Albrighton para Jamie Vardy, que definió magistralmente -con una suerte de paso de baile- por encima de Hugo Lloris. La visita reaccionó y casi logra el empate inmediatamente, pero Kasper Schmeichel apareció y le tapó un mano a mano a Moussa Sissoko. Los Spurs debieron esperar hasta casi el final del primer tiempo para tomar mal parados a un solidario Leicester, y cuando lo hicieron su puntería volvió a fallar. Christian Eriksen manejó un ataque y habilitó a Dele Alli por el centro, pero el joven volante definió muy al centro y el Schmeichel se quedó con su tiro. Para colmo de los londinenses, llegó otro golpe de los Foxes justo antes del descanso: Riyad Mahrez recibió un balón largo por derecha, se fue cerrando y sacó un enorme remate colocado abriendo el pie que fue imposible para Lloris.

Mahrez lo festeja con sus compañeros y la hinchada. Un arrebato de su inspiración derivó en un hermoso gol para que Leicester pueda cantar victoria ante Tottenham. (Foto: @LCFC)

Con el 2-0 consumado, el dueño de casa le entregó a Tottenham pelota y campo durante la totalidad del complemento, buscando liquidar la cuestión de contra. La resistencia del elenco de Claude Puel fue más que la creatividad de unos Spurs que volvieron a tener poco volumen de juego. No obstante, los veinte minutos finales mostraron un crecimiento de los de Pochettino a partir de los ingresos de Son-Heung Min y el argentino Erik Lamela, que retornó a las canchas luego de 13 meses. Las chances empezaron a caer para un Tottenham que se ubicó más y más cerca del gol. Primero, Eriksen -increíblemente- no pudo capitalizar un centro de Son tras un mal rechazo de la defensa. Más tarde, a diez del final, llegó el descuento. Lamela filtró una gran pelota entre líneas para que Harry Kane -en su única clara- fusile a Schmeichel y decrete el 1-2. Le quedó una bala más a los de Pochettino en el descuento, pero Fernando Llorente la desperdició extrañamente tras un envío venenoso de Serge Aurier. En la última acción del partido se dio una jugada polémica en la que Rose cayó en el área tras un quite de Wilfred Ndidi. Todo Tottenham pidió penal, pero el juez Anthony Taylor no atendió a sus reclamos. Fue 2-1 para un Leicester que volvió a revivir algunas sensaciones de aquel solidario equipo campeón ante unos Spurs que acumulan ya tres encuentros sin ganar, por lo que Pochettino deberá trabajar para que los suyos encarrilen su rumbo.

Los restantes encuentros de hoy resultaron en igualdades, pero una de ellas fue por lejos mucho más emotiva que la otra. Y es que West Brom se estaba llevando puesto al Newcastle de Rafael Benítez, pero los Magpies lograron venir de atrás y consumar la remontada para llevarse así un punto de The Hawthorns. Justo antes del descanso, Hal Robson-Kanu -que ya había avisado por arriba anteriormente- cabeceó un centro de Kieran Gibbs y decretó la ventaja para los Baggies. Pese a un buen inicio de Newcastle, la ventaja local se extendió a los diez del primer tiempo cuando Sam Field mandó a la red un centro de Matt Phillips. Pese a la desventaja, el elenco de Newcastle-upon-Tyne volvió rápidamente al encuentro tres minutos más tarde a través del balón parado: centro de Matt Ritchie y cabezazo al gol de Ciaran Clark. Y ya cerca del final, el empuje del visitante pudo más que la resistencia del West Brom y el empate cayó nuevamente vía balón parado, con un guiño de la suerte. A siete del final, Ritchie pateó un tiro libre fuerte desde la derecha y la pelota se desvió en Jonny Evans quien, en contra de su voluntad, estableció el definitivo 2-2. Para cerrar, el Brighton recibió a Crystal Palace en el Falmer Stadium pero ninguno de los dos pudo romper el cero. La visita, que venía de un triunfo, estuvo más cerca sobre el final, pero se tuvo que conformar con un punto que todavía lo mantiene en el fondo de las posiciones. Los Seagulls, por su lado, llevan tres sin ganar en casa pero han logrado escalar hasta la décima posición, a siete puntos del descenso.

 

Foto destacada: Manutd.com (@ManUtd)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*