El trofeo en casa

El City igualó 0-0 con Huddersfield como local, pero el encuentro fue una excusa para levantar el título de campeón junto a su gente y despedirse a lo grande. Hablando de despedidas, Wenger tuvo la suya en el Emirates a puro gol con el 5-0 de su Arsenal a Burnley. Chelsea, por su parte, superó 1-0 a Liverpool y se ilusiona con entrar a Champions.

La masiva convocatoria en el último duelo de la campaña acobijado por el Etihad Stadium volvió a ser una jornada de fiesta, y es que este Manchester City fue tan superior al resto que le permitió a su público la chance de celebrar la conquista de la Premier una y otra vez. En el último partido en casa, ante un Huddersfield a punto de decretar su permanencia, no hubo victoria pero sí festejo, otro más. No es que los Citizens no hayan intentado quedarse con los tres puntos, porque David Silva hizo trabajar al arquero Jonas Lössl en el primer tiempo y Kevin De Bruyne estuvo a centímetros de culminar anotando en una buena jugada por izquierda entre Silva y Leroy Sané, simplemente hoy al campeón le faltó contundencia. Huddersfield, sin embargo, jugó sus cartas y cuando su presión en la salida rival funcionó el peligro apareció. Una acción de pelota quieta que halló a Florent Haderdonaj, a quien Ederson Moraes le negó el gol, y un disparo de Chris Löwe a pase de Aaron Mooy fueron las mejores de los Terriers.

El elenco de Pep Guardiola retomó el control del partido en la segunda mitad, pero le costó bastante perforar la coraza defensiva de un rival bien abroquelado atrás. Tanto Sané como Raheem Sterling, los gambeteadores de los costados, fueron bien controlados, en tanto que ni De Bruyne ni Silva pudieron iniciar jugadas de peligro con balón en movimiento ni aprovechando su pegada en la pelota quieta. Solamente algunos intentos desde afuera del área y un par de centros peligrosos, despejados por la última línea, asustaron un poco a un Huddersfield que se fue a casa con un punto valioso. Fue 0-0, pero poco le importó esto a un City ya largamente consagrado que aprovechó este último juego como local para levantar el trofeo de la Premier League frente a su gente y que el festejo, cuya primera versión había aparecido frente a Crystal Palace, se replicara nuevamente. Puro disfrute en el Etihad.

El festejo de los jugadores, alzando al autor intelectual del logro. Pep Guardiola, en su segunda temporada en Inglaterra, logró que su Manchester City plasme en cancha un fútbol que dejó huella. (Foto: @PepTeam)

 ‘Arsenio’ se va feliz

Arsenal se vistió de gala para lo que fue el último encuentro de Arsène Wenger en el Emirates. El rival fue Burnley, cuya presencia cuasi-pasiva en la tarde de domingo fue ideal para que los Gunners le endosen una goleada. La despedida de Wenger, si bien no fue condecorada con una campaña acorde a su influencia en el club londinense, al menos terminó con un 5-0 a toda orquesta con un aire testimonial en el que absolutamente todo el público presente se rindió ante el entrenador francés reconociendo su legado. A los catorce minutos llegó el primer tanto de una pelea que sería de lo más desigual, cortesía de Pierre-Emerick Aubameyang al empujar un buscapié de Alexandre Lacazette. En un primer tiempo que fue prácticamente un monólogo de los Gunners, el 2-0 apareció en el tiempo añadido de la primera parte: Héctor Bellerín llegó al fondo por derecha y sacó un buen centro para la entrada de Lacazette, que esta vez se vistió de goleador para estampar el segundo.

El pasillo de todos para Arsène Wenger, una muestra de unánime respeto. Uno de los hombres más influyentes de la historia de la Premier League se va tras casi 22 años. (Foto: Stuart MacFarlane)

Luego de superar un inicio entusiasta de Burnley, las ocasiones que Arsenal había generado  en el primer tiempo se multiplicaron en el complemento. Jack Wilshere rompió por el medio con una gran jugada individual y abrió la pelota en dirección a Sead Kolasinac, quien con un remate seco al segundo palo estableció el 3-0 a los diez minutos. A los veinte, la brecha se amplió con otra buena acción: esta vez fue Aubameyang el que incursionó por la banda izquierda, esperó el momento justo y se la cedió a Alex Iwobi, quien ajustició a Nick Pope con un zurdazo inatajable. Faltaba la frutilla del postre, que arribó a trece minutos del final de la mano del mismo hombre que dio inicio a la goleada. Aubameyang volvió a demostrar su instinto goleador y supo desviar acertadamente un nuevo centro de Bellerín desde la derecha para establecer el 5-0 final con el que los hinchas del Arsenal se fueron más que contentos a casa. Ya solamente quedó tiempo para los homenajes: primero Per Mertesacker, que se retirará a fin de temporada para trabajar en las juveniles del club, se dio el lujo de saltar unos minutos a cancha y ser aclamado en cada intervención. Ya después, con el duelo terminado, le llegó el turno a un Wenger emocionado que despidió al público: “Como ustedes, soy un hincha del Arsenal. Los voy a extrañar”, soltó. Antes de ese momento, tuvo la altura de recordar a su ex colega y rival Alex Ferguson, en un delicado estado de salud, además de pedir a los fanáticos que alienten a los futbolistas, que quedarán a afrontar el proceso significativo que se viene tras su salida. Un hombre con clase se despidió de su casa tras casi 22 años.

Giroud guió a los Blues a una gran victoria

En Stamford Bridge se vio una linda batalla entre dos que aspiran a entrar a la próxima Champions, de la que Chelsea pudo sacar un importante rédito. Pese a un tiro inicial de Marcos Alonso que se vio amenazante para el arco de Loris Karius, los Reds fueron creciendo en el partido. Allí fue donde su vio a un Thibaut Courtois muy firme en los momentos de superioridad de Liverpool para mantener el cero. El belga supo repeler un intento de Roberto Firmino, así como un par de disparos de Sadio Mané en lo mejor que mostró el visitante en ataque. Además de sostenerse Chelsea, pudo dar el golpe clave en el partido a los treinta y dos minutos de juego. La pelota corrió de izquierda a derecha, en donde Víctor Moses metió un preciso centro de zurda a la cabeza de Olivier Giroud, que dejó estacado a Karius con su cabezazo. Cesc Fábregas tuvo poco después la chance de ampliar cuando César Azpilicueta le puso un gran pase filtrado, pero el disparo del catalán salió ancho. Los siguientes minutos volvieron a ser dominados por Liverpool, no obstante los de Antonio Conte se mostraron bien plantados y redujeron bien los espacios su rival en los minutos previos al descanso.

El festejo de Giroud, que mandó a Chelsea de cabeza a la victoria. Desde que está en la Premier -año 2012- acumula ya 29 goles por esa vía. Un especialista. (Foto: @ChelseaFC)

El complemento mostró a un Chelsea más decidido, que pudo haber aumentado la ventaja en los primeros minutos. La acción más nítida de los londinenses fue una jugada fenomenal de Eden Hazard, el más activo durante ese segundo tiempo, metiéndose en el área desde la izquierda dejando rivales en el camino para culminar con un disparo que Karius alcanzó a desviar con el cuerpo. Más adelante, Alonso volvió a amenazar con su afinada zurda y le pasó muy cerca al arco de los Reds. El elenco de Jürgen Klopp intentó desordenadamente ir por el empate y alcanzó a generar una ocasión en el final, pero el joven Dominic Solanke no encontró el arco. Pese a eso, lo mostrado en Stamford Bridge estuvo lejos de convencer y deberán cerrar la campaña de otra manera para asegurarse su puesto en la próxima Champions y llegar de la mejor manera a la final de la actual, el 26 mayo. Los Blues pasaron de casi no tener esperanzas de Champions a  encadenar cuatro victorias para quedar a sólo dos puntos del Tottenham –que perdió en su visita a West Brom-, con dos encuentros por jugar para ambos. La siguiente será una semana clave para decidir cuál de estos dos se queda con ese lugar en la máxima competición europea.

 

Foto destacada: Mancity.com (@ManCity)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*