El City hace historia

Con un tanto de Agüero, homenajeado en el arranque por ser el máximo goleador de la historia del club, el conjunto de Guardiola superó 3-1 al Arsenal y logró el mejor arranque de un equipo en la historia del fútbol inglés al llegar a diez victorias en once presentaciones, sacándoles ocho de ventaja al United, que cayó con Chelsea en Stamford Bridge y al Tottenham de Pochettino -le ganó a Crystal Palace-.

El grueso de la onceava jornada de la Premier tuvo lugar hoy domingo, con dos duelos cumbre en la pelea por el torneo. Manchester City, líder e invicto, ratificó su condición de puntero ante un Arsenal que pretendía acercarse pero luego de la posterior derrota de hoy ve muy lejanas sus chances de pelear el título. En el primer cuarto de hora el duelo fue parejo, con un City manejando el balón pero con dificultades para abrir a un aplicado elenco gunner, esta vez formando con cuatro en el fondo y Francis Coquelin oficiando de ‘tercer’ marcador central a la hora del repliegue. Los de Arsène Wenger intentaron algún que otro ataque directo, sin embargo la presión alta del local los fue privando de la posesión con mayor frecuencia, lo que llevó a que el duelo se disputase en campo visitante. Kevin De Bruyne exigió a Petr Cech con un disparo bajo en la primera clara, pero el checo respondió muy bien. Sin embargo, en la jugada siguiente el belga consiguió abrirse paso entre la defensa al jugar una gran pared con Fernandinho e inmediatamente después sacar un remate imposible para Cech que se convirtió en el 1-0. El cuadro skyblue controló definitivamente el juego tras el tanto y amenazó en un par de ocasiones con el segundo tanto en un par de transiciones. Primero fue David Silva, con un centro que no llegó a destino, mientras que luego Raheem Sterling desperdició una gran chance con espacios al no poder ubicar a un Leroy Sané que llegaba libre para marcar. Lo más claro de un Arsenal alejado del arco de Ederson Moraes fue una acción de contragolpe en la que Aaron Ramsey recibió de Alexis Sánchez llegando de atrás y sacó un disparo que el arquero local contuvo.

Kevin De Bruyne sacó a relucir nuevamente sus credenciales de jugador determinante y abrió el partido para un City que, con él como líder futbolístico, luce imparable. (Foto: @ManCity)

Pese a esa aproximación de los londinenses, la ventaja que el equipo de Pep Guardiola consiguió en el primer tiempo se amplió rápidamente en el complemento gracias a un penal bastante dudoso de Nacho Monreal ante Sterling, sancionado por Michael Oliver a los cinco minutos. Agüero no tuvo reparos y lo transformó en el 2-0, llegando así a su tanto 179 con los Citizens antes de ser sustituido por Gabriel Jesús. El 0-2 aflojó al local y envalentonó un poco al Arsenal, que tuvo buenos diez minutos con el ingreso de Alexander Lacazette. En la mejor jugada del visitante, llegó el descuento: una buena jugada de Iwobi y Ramsey prosiguió con una habilitación del galés a Lacazette, quien batió a Ederson. El 1-2 despertó a los de Manchester y la pelota volvió a pertenecerles. Cech le negó de gran forma el tercero a Gabriel Jesús, no obstante nada pudo hacer a quince del final cuando Silva -en claro offside- se coló entre la defensa y sacó un centro al medio que el propio Gabriel Jesús transformó en el definitivo 3-1, resultado ante el que los Gunners no tuvieron respuesta alguna. Décima victoria en once presentaciones -sumando además nueve consecutivas- para un City que transformó su magnífico arranque de temporada en el mejor de la historia de todo el fútbol inglés, dejando relegados los sueños de pelear el torneo del Arsenal y de paso alejándose a ocho puntos del United, que cayó en Stamford Bridge ante Chelsea.

Agüero, máximo anotador del City en la historia, celebró su status de leyenda en el club de Manchester aportando un nuevo gol en la victoria de hoy ante los Gunners. (Foto: @ManCity)

El otro duelo estrella de la jornada lo disputaron Chelsea y Manchester United, que disputaron un interesante encuentro en Stamford Bridge. El dominio estuvo repartido en el inicio, aunque el que manejó un poco más la pelota fue el visitante. Marcus Rashford gozó de la primera oportunidad con un cabezazo elevado, mientras que más tarde Romelu Lukaku hizo intervenir de gran forma a su compatriota Thibaut Courtois, quien despejó su zurdazo hacia un costado. Los Blues contaron con algunas réplicas interesantes, pero lo más claro llegó con un disparo de Eden Hazard a la salida de un córner corto que David De Gea despejó y Cesc Fábregas no aprovechó en el rebote. El partido entró luego en una meseta, donde se luchó más de lo que se jugó, contexto en el que el cuadro londinense empezó a prevalecer y aproximarse a De Gea, mientras que al elenco de José Mourinho empezó a quedarle demasiado lejos el arco rival. Como había pasado en esos minutos finales del primer tiempo, el que arrancó mejor fue Chelsea, complicando por banda izquierda. Hazard, poco involucrado en la primera etapa, conectó un muy buen centro de Fábregas a las manos de un seguro De Gea.

Sin embargo, ese momento favorable del elenco local tuvo su recompensa a los diez minutos. César Azpilicueta se desprendió en ataque y sacó un centro magnífico para que Álvaro Morata pusiera el 1-0 mediante un cabezazo incontestable. Es la quinta asistencia de Azpilicueta para Morata, en lo que ya es toda una sociedad española dentro del conjunto de Antonio Conte. Con la ventaja, se jugó el partido más cómodo para los londinenses: el entrenador italiano introdujo a Antonio Rüdiger para hacer del inicial 3-5-2 un 5-3-2 para aguantar y salir de contragolpe. Luego de que Morata desperdiciase un par de réplicas, el local debió aguantar la arremetida final de los de Mourinho, que fueron a fuerza de pelotazos al área y casi encuentran el empate ante unos replegados Blues. Fellaini tuvo la más clara al bajar un pelotazo frontal, sin embargo Courtois apareció para negarle el gol al belga y dejar la historia 1-0 para los de Conte, que se aproximan con esta gran victoria a los Red Devils, que quedaron a ocho del City y ahora comparten el segundo lugar con Tottenham.

Morata y su séptimo gol en liga le dieron una victoria importantísima a Chelsea, que con este 1-0 ante el United se acercó al segundo lugar de la Premier. (Foto: @ChelseaFC)

Luego de una semana soñada en la que dio un golpe en Champions League superando a Real Madrid en Wembley, el Tottenham comandado por Mauricio Pochettino se sacó de encima -no sin esfuerzo- al colista Crystal Palace, nuevamente en la “Catedral del Fútbol”. Un protagonista importante del día fue el arquero argentino Paulo Gazzaniga, que de ser tercer arquero pasó a reemplazante del lastimado Hugo Lloris, debido a la lesión del otro golero Michael Vorm. En un primer tiempo con poco juego y menos llegadas, el golero nacido en Murphy se lució para tapar un cabezazo de Scott Dann a la salida de un córner. Ya en la segunda mitad, una réplica de los Eagles culminada con un zurdazo de Andros Townsend encontró nuevamente las manos de Gazzaniga. El visitante lo tuvo de nuevo unos minutos después, tras un pase largo hacia Wilfried Zaha que el marfileño no supo aprovechar ante una salida precipitada del argentino, su única falla en el encuentro. Gazzaniga ratificó su gran actuación a los quince del complemento al taparle un cabezazo a Luka Milivojević en la boca del arco de un Tottenham que tomó ventaja de la falta de contundencia de su rival a los veinte. A Son-Heung Min le cayó el balón luego de una serie de rebotes y metió un zurdazo colocado imposible para Julián Speroni, el otro arquero argentino del encuentro, decretando el 1-0. Crystal Palace terminó el duelo cerca del arco de los Spurs, pero no logró acercarse al empate frente a un cuadro londinense que pudo haber ampliado con un par de contraataques desperdiciados por Son. A pesar de esto, la sonrisa se dibujó una vez más en la cara de Pochettino y los suyos con el pitido final y tres puntos que los depositan en el segundo lugar junto a Manchester United.

El argentino Gazzaniga y un gran debut en Premier. El golero santafesino fue muy importante para mantener su arco en cero en una nueva victoria del Tottenham escolta. (Foto: @SpursOfficial)

En el otro duelo del domingo, un Everton en crisis logró dar vuelta un partido de película ante Watford en Goodison Park. Luego de un primer tiempo con pocas situaciones, la segunda parte tuvo absolutamente de todo, tanto así que el primer tanto cayó a los treinta segundos. Andre Gray tomó a la defensa local mal parada y aprovechó para colarse y habilitar a Richarlison, que se recuperó de una chance fallada en la primera mitad al eludir a Jordan Pickford para poner el 1-0. Unos minutos después, el cuadro local tuvo una chance con Gylfi Sigurdsson, ante la que Heurelho Gomes respondió pero también recibió un golpe que lo sacó del partido en la continuidad de la acción. El brasileño recibió atención durante varios minutos para luego ser reemplazado por Orestis Karnezis. El Watford aprovechó la confusión y fue a la carga, obteniendo como resultado un segundo tanto a los veinte. Christian Kabasele conectó un preciso córner de José Holebas, poniendo a los Hornets dos goles arriba.

Sin embargo, la reacción de los Toffees llegó, y no se hizo esperar demasiado. Tres minutos después, Oumar Niasse aprovechó una desinteligencia entre Holebas y Karnezis para decretar el 1-2, sembrando la esperanza en los hinchas locales. Y así fue, porque Everton se llevó puesto a su rival y logró empatar a los veintiocho a través del juvenil Dominic Calvert-Lewin, quien ganó de cabeza en un córner de Leighton Baines. Este accidentado partido continuó teniendo incidencias: Kabasele y Pickford chocaron en el aire y el defensor belga debió salir reemplazado, teniendo que gastar así el último cambio de un Watford visiblemente afectado por el 2-2. El local se acercó a puro ímpetu y, en tiempo cumplido, un nuevo error de Holebas le dio la chance de la victoria. El lateral griego derribó en el área a Calvert-Lewin, el juez sancionó penal y Baines fue cien por ciento preciso para entregarle el 3-2 a los suyos y que Goodison Park vuelva a atestiguar un triunfo. Como si pudiera haber más drama en lo que fue un típico partido de Premier League, a los 101 minutos de juego Pickford dio un rebote al medio en un centro y acto seguido salió desesperadamente a taparle el gol a Richarlison, cometiéndole un torpe penal. Tom Cleverley se hizo cargo de la ejecución para igualar la historia, sin embargo el ex Everton desvió increíblemente su remate. Oxígeno para unos Toffees de flojísima temporada, que con esta victoria salieron momentáneamente de la zona de descenso mientras la dirigencia decide quien será el hombre que se siente en el banco en lugar del interino David Unsworth para encarrilar un desastroso comienzo de campaña.

El saludo final entre Baines y Unsworth. El veterano le dio un agónico triunfo a Everton, fundamental para salir de la zona de descenso. (Foto: @Everton)

Por su parte, el Liverpool se acomodó en zona europea con su goleada del sábado ante el flojo West Ham. Los de Jürgen Klopp golpearon fuerte en el primera parte con dos goles en tres minutos: la apertura llegó mediante un contragolpe letal armado entre Sadio Mané -que retornó a la titularidad tras un mes afuera- y Mohamed Salah, definido por éste último, mientras que tres minutos después Joël Matip estuvo más rápido que nadie para empujar al gol el rebote de Joe Hart. Los Hammers intentaron dar pelea en la segunda parte de la mano del argentino Manuel Lanzini, quien controló muy bien con el pecho un centro de André Ayew y puso el 1-2. No obstante, los Reds no dejaron ni un margen para la duda al llegar al 3-1 tan sólo sesenta segundos más tarde. Alex Oxlade-Chamberlain logró su tan esperado primer gol en Liverpool al recibir por derecha y enviar a la red el rebote de su primera definición, tapada por Hart. West Ham intentó una reacción -lo tuvieron Lanzini y Javier Hernández, sin puntería-, pero dejó que los de Merseyside aprovecharon para darle sentencia al partido. Luego de una chance desperdiciada por Roberto Firmino, fue Salah quien decretó el definitivo 4-1 al recibir una nueva asistencia de Mané y cruzar un zurdazo bajo, ante el que Hart no tuvo respuesta. Segunda victoria en fila para los de Klopp que, lejos de la pelea por el título, intentarán seguir así para asegurarse un lugar en Europa.

Mohamed Salah está teniendo una temporada espectacular en su vuelta a la Premier. Con los dos de ayer ya suma siete y es el goleador de un Liverpool que no quiere quedarse afuera de Europa en la próxima campaña. (Foto: @LFC)

Foto destacada: Mancity.com (@ManCity)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*