Con aporte del Kun, el City volvió a cantar victoria

Tras el empate de hace tres días ante Crystal Palace, el líder de la Premier superó hoy 3-1 al Watford con un tanto de Agüero, que se anotó con el tercero de los goles luego de que Sterling, antes del minuto, y Kabasele (e/c) allanaran el camino. Los de Guardiola siguen liderando la liga cómodamente y ya son 22 los partidos en los que está invicto.

En su primer partido de 2018, Manchester City -con Nicolás Otamendi y Sergio Agüero desde el inicio- procuraba volver a la victoria para continuar consolidado en lo más alto de la Premier. El rival fue Watford y el hambre de triunfo del dueño de casa no se hizo esperar: a los 38 segundos, Raheem Sterling aumentó su gran faena goleadora -lleva 14 en liga- al empujar a la red un centro de Leroy Sané para decretar el 1-0. Esa ventaja tempranera se pudo ampliar antes de los cinco minutos mediante una desborde con gambeta incluida de Sané, que le sirvió el gol a John Stones, pero el central la mandó a volar. No obstante, ese segundo tanto que plasmó la superioridad de los Citizens sobre el oponente no se hizo esperar mucho más. David Silva tomó un balón rechazado sobre la derecha y habilitó entre líneas a Kevin De Bruyne, que leyó tanto el movimiento del español como el de Agüero, que llegaba para el gol pero fue anticipado por Christian Kabasele, que en su intento de cortar el pase la metió contra su arco. De Bruyne propició el segundo y pudo haberse anotado con el tercero con un tiro libre que, entre Heurelho Gomes y el travesaño, evitaron su ingreso a la red. Desde ese momento las chances claras mermaron pero lo que no disminuyó fue el dominio del conjunto de Pep Guardiola, que trató de circular la pelota ante una defensa algo más adelantada y, cuando no la tuvo, asfixió a unos Hornets que debieron estar siempre alerta para defender. En la única que sortearon esa presión, casi llega el descuento: una buena recuperación y un mejor pase al vacío de Etienne Capoué dejo mano a mano a Andre Gray con Ederson Moraes, pero el golero evitó a puro reflejo el descuento visitante.

Sterling no le dio respiro a Watford y abrió la cuenta a los 38 segundos. El extremo sigue afilado y suma ya 14 goles en Premier. (Foto: Daily Mirror)

El complemento estuvo a punto de traer de arranque el tercero del equipo skyblue, pero Agüero falló un cabezazo con el arco casi desguarecido luego de una gran jugada por derecha entre Sterling y De Bruyne. No obstante, el Kun accedió a su revancha a los dieciocho minutos al pescar un rebote de Gomes tras un venenoso centro de De Bruyne. Con el 3-0 consumado, los Citizens se dedicaron a la posesión del balón, haciéndole el partido insufrible a un Watford que ni siquiera podía sostenerlo lo suficiente para intentar una respuesta. Sané estuvo a una uña de poner el cuarto, justo antes de que De Bruyne también le pasara cerca con su disparo al arco. Sin embargo, el que llegó al gol justo a diez del final fue la visita. El peruano André Carrillo desbordó por izquierda y encontró con su envío a Gray, quien no falló. Fue final y victoria 3-1 para un City que, invicto de 22 juegos aparte, ya sabe que continuará otra fecha a por lo menos 14 puntos de su más próximo perseguidor. El camino a levantar la Premier aún es arduo, pero parece que los Citizens llegarán a la meta con antelación.

 

Los Red Devils quieren volver a ser escoltas

Manchester United no está pasando por su mejor momento en la temporada y, luego de perder el segundo lugar a manos de Chelsea tras su pobre igualdad con Southampton, visitó Goodison Park para reponerse ante los Toffees. La batalla fue pareja durante los primeros cuarenta y cinco minutos, pero luego de superar una presión inicial de Everton, los de José Mourinho, hoy sin Romelu Lukaku como titular tras su salida en el anterior duelo por un golpe en la cabeza, hicieron un poco mejor las cosas. Una buena combinación entre Luke Shaw y Anthony Martial fue bien repelida por Jordan Pickford, que con un manotazo sostuvo la igualdad. Más tarde fue Paul Pogba y luego Jesse Lingard quienes probaron desde lejos, pero sus intentos fueron sólo balas que picaron cerca.  

La segunda parte encontró un poco más inspirados a Juan Mata y a Pogba, algo que se notó rápido y llevó a los de Manchester a la ventaja. A los doce, una buena jugada entre los dos terminó con un pase de Pogba hacia Martial, quien retrató un gran gol con un disparo a pie abierto. El resto del duelo el United manejó el trámite con relativa comodidad, explotando espacios que el dueño de casa dejó con el estéril afán de empatar. Lingard tuvo una clara situación, asistido por Pogba, pero Pickford apareció para negarle el gol. Sin embargo, a diez del final el propio Lingard tuvo revancha y, tras ensayar una acción individual desde la izquierda al centro, colgó del ángulo un magnífico derechazo que estableció el 2-0 final. Triunfo reanimador para los Red Devils, que ganaron tras tres empates al hilo y volvieron a colocarse segundos provisoriamente a la espera de lo que Chelsea haga el jueves ante Arsenal. Mourinho continuó además su “paternidad” enfrentando a Sam Allardyce -nueve jugados, seis ganados, tres empatados- y sigue siendo al que más enfrento sin perder. El portugués, metido en polémicas durante estos últimos días, pudo encontrar alivio al menos por un rato.

Martial festeja su golazo, que le abrió el camino a un United necesitado de estos tres puntos. El francés suma siete goles por Premier. (Foto: @ManUtd)

Los Reds, sobre la hora

Liverpool debió esforzarse ante el siempre difícil Burnley, una de las revelaciones del torneo, y terminó teniendo premio sobre el final. En un primer tiempo parejo, que se desarrolló más cerca de lo que pretendieron los Clarets, el elenco de Jürgen Klopp sufrió las ausencias por descanso de Mohamed Salah, Roberto Firmino y Philippe Coutinho -se rumora también que el Barcelona vendría por él-, y solamente inquietó mediante un disparo de Alex Oxlade-Chamberlain, que recibió un gran pase de Adam Lallana y exigió a un seguro Nick Pope. Los de Sean Dyche, por su parte, lograron inquietar poniendo la pelota en el aire y estuvieron cerca cuando Scott Arfield capturó un rechazo en la medialuna, más su disparo con el pie abierto se fue apenas desviado. En el comienzo del complemento el partido no varió demasiado, con un local replegado y un visitante yendo una y otra vez, pero sin la capacidad de generar peligro. Sin embargo, a los quince minutos apareció el gol que terminó por abrir un poco más el juego. Trent Alexander-Arnold se proyectó y sacó un centro que se desvió en el trayecto al área sólo para quedarle a Sadio Mané, que a través de una fulminante media vuelta dejó sin chances a Pope.

El festejo de Mané, el único de los ‘4 fantásticos’ de Liverpool que estuvo desde el arranque. Obviamente, su aporte goleador estuvo presente. (Foto: @LFC)

El tanto recibido despertó a Burnley, Dyche introdujo a Sam Vokes para tener más peso en el área y el delantero galés respondió: primero exigió a Simon Mignolet con un buen cabezazo que el belga despejó, mientras que a tres del final -ya con su equipo metiendo a Liverpool al área a fuerza de pelotas áereas- el grandote bajó de cabeza un balón que cruzó el área y fue enviado a la red por Johann Berg Gudmunsson. El 1-1 parecía consumado, pero los de Klopp fueron al frente con lo último que les quedó. Chamberlain estuvo a punto de decretar la victoria, pero Pope alcanzó a ponerle la mano a su remate a quemarropa desde el área chica. No obstante, el arquero no iba a poder evitar la victoria de los de Merseyside en la última del partido: tiro libre de Chamberlain y la famosa ley de “dos cabezazos en el área es gol” llevada a cabo por Dejan Lovren y Ragnar Klavan, los dos centrales. Fue el estonio quien le dio a Liverpool los agónicos tres puntos que lo mantienen cuarto y estiran su invicto en todas las competencias a 16 encuentros, el mayor en la era Klopp.

 

Tottenham y un triunfo bajo la lluvia

Por su parte, los Spurs de Mauricio Pochettino visitaron Gales con algunos cambios -Erik Lamela fue titular y no estuvo Harry Kane, por ejemplo- para enfrentar al débil Swansea. Luego de intentar por abajo ante un local muy acurrucado contra su área, Tottenham encontró a los diez minutos y por intermedio del balón parado la apertura del marcador. Christian Eriksen ejecutó un tiro libre al corazón del área y Fernando Llorente, un ex Swansea, batió a Lukasz Fabianski de cabeza. El trámite de un encuentro disputado bajo una intensa lluvia continuó siendo manejado por el cuadro londinense, pero sin la profundidad de otros partidos como para seguir lastimando seriamente a unos Swans abocados a defenderse en los últimos tres cuartos de campo. Una ocasión más de Llorente, que la envió por encima del arco al conectar un centro, fue lo más peligroso. La segunda mitad continuó de una manera similar en el inicio, aunque de a poco se fue viendo a un local algo más decidido a buscar oportunidades de contragolpear. Tottenham complicó con la pegada de Eriksen, que exigió a Fabianski en un par de ocasiones, pero empezó a sufrir abajo desde los veinte minutos del complemento.

Llorente y la ley del ex. El español volvió al Liberty Stadium con gol, pero esta vez fue para hundir a sus ex compañeros. Con el de hoy, el alto centroatacante suma 11 goles en campo del Swansea. (Foto: BBC Wales)

Luciano Narsingh recibió un pase de Renato Sanches y recorrió varios metros hasta enfrentar a Hugo Lloris, quien le negó el empate poniendo el pie ante su disparo. Poco después, Jordan Ayew fue quien tomó mal parada a la defensa visitante, gambeteó a Lloris y, de no ser por una salvada a tiempo de Victor Wanyama, hubiera decretado el 1-1. Pero la acción más fortuita para los Spurs ocurrió tan sólo unos segundos después, cuando Mike Van der Hoorn ganó en un córner y su testazo fue a parar directo al poste. A todo esto, el árbitro Robert Madley ignoró lo que hubiera sido una clara expulsión del colombiano Davinson Sánchez, que estando amonestado levantó por el aire de una patada a Martin Olsson. Pero el visitante salió ileso de todas esas situaciones calamitosas para terminar finiquitando la historia sobre a dos minutos del cierre. Dele Alli, que había tenido las dos más importantes previamente, encontró en su tercera ocasión el gol que selló la historia. El volante ofensivo recibió un pase por alto de Son-Heung Min que lo dejó cara a cara con Fabianski para, luego de que el polaco le tapase su primer disparo, impulsar el balón a la red y decretar el 2-0. Le costó más de lo pensado a los de Pochettino, aunque terminaron por llevarse su tercer victoria seguida en Premier y siguen acechando al Liverpool en la lucha por un lugar en Champions. Swansea sigue último e invita a pensar que le queda poco en la máxima categoría.

 

Foto destacada: Mancity.com (@ManCity)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*