Boxing Day a puro gol

La clásica fecha post-navideña de la Premier vino muy generosa, con algunas goleadas y una sorpresa, ya que Manchester United apenas rescató un 2-2 sobre la hora en su casa ante Burnley dejándole la chance al City de estirar su ventaja en el partido de mañana. Por otra parte, Harry Kane se despachó con otro hattrick en el 5-2 del Tottenham, Chelsea superó 2-0 al Brighton y sigue tercero, mientras que Liverpool aplastó 5-0 a Swansea.

La jornada de Boxing Day de hoy trajo una enorme cantidad de goles, veintinueve en total, en los ocho partidos disputados, con buenas victorias de todos los animadores. Sin embargo, la única excepción radicó en el escolta Manchester United, que no supo doblegar al granítico Burnley en Old Trafford y podría quedar todavía más lejos del líder Manchester City, que mañana visitará a Newcastle. La historia empezó complicada de entrada para los de José Mourinho, que a los dos minutos se encontraron abajo en el marcador cuando Ashley Barnes capturó un rebote en el área y batió a David De Gea a corta distancia. Los Clarets se animaron tras el impacto generado y estuvieron cerca de duplicar con un centro de Gudmunsson conectado por una volea algo incómoda de Scott Arfield que besó el travesaño. El United, sin embargo, empezó a emparejar el trámite y se acercó al empate durante esa primera parte, mostrando lo mejor de sí cuando Juan Mata y Zlatan Ibrahimović, hoy desde el arranque, intervenían seguido, aunque Burnley se preocupó por defenderlos y lo hizo bien. Luke Shaw primero y Paul Pogba después hicieron trabajar a Nick Pope, quien sostuvo la ventaja mediante dos buenas intervenciones. Cuando el gol de los Red Devils parecía cerca, el elenco de Sean Dyche le dio un nuevo golpe inesperado. Steven Defour se hizo cargo de un tiro libre desde veinticinco metros y decretó el 2-0 con una ejecución magistral a nueve minutos del descanso. Marcus Rashford pudo haber acortado distancias justo antes del entretiempo, pero la definición de su gran jugada dentro del área fue repelida en la línea por el central Ben Mee. Todo iba cuesta arriba para el United.

Mourinho, decidido a cambiar la historia, introdujo desde el arranque del complemento a Jesse Lingard y Henrikh Mkhitaryan por Ibrahimović y el argentino Marcos Rojo para intentar revertir un encuentro más que complicado ante un rival cuya mayor comodidad es cederle la iniciativa a sus rivales. Los de Manchester atacaron desde el principio y Lingard tuvo una chance inmejorable al conectar un centro por abajo de Ashley Young, pero al volante le quedó el gol atragantado debido a una salvada in-extremis de Pope con posterior ayuda del travesaño. No obstante, la revancha le llegó rápido al joven, y en una jugada similar: centro raso de Young y tacazo a la red de Lingard para el 1-2. Había tiempo, pero no hubo demasiadas ideas para quebrar la resistencia de unos sólidos Clarets. Un cabezazo de Mkhitaryan y un tiro libre desviado de Pogba fue todo el peligro que los de Mourinho produjeron en el complemento. Sin embargo, el mayor riesgo al defender tan atrás es la posibilidad que dejás a tu oponente de estar siempre cerca de tu arco, fue por eso que los Red Devils terminaron rascando un empate agónico en una jugada fortuita. Luego de un tiro libre frontal de Mata y un par de rechazos a medias, Lingard tomó la pelota y sacó un derechazo fulminante que se transformó en el definitivo 2-2 en tiempo de descuento. El United, que es garantía como local, pudo perderlo, pero terminó rescatando un empate que igualmente no le hace mucha gracia, ya que volvió a dejar puntos como en la jornada anterior y puede dejar escapar al City -si mañana gana se va a quince puntos- todavía más lejos.

El desahogo de Lingard, que entró de cambio y terminó siendo el salvador de un United que evitó una inesperada caída de local, pero igualmente dejó puntos importantes. (Foto: @ManUnited)

Los Blues se aferran al tercer lugar

Después del tropiezo ante Everton en Goodison Park, Chelsea recibió en Stamford Bridge a Brighton y, aunque le costó abrirse camino ante un rival que le propuso un partido muy cerrado, terminó por volver al camino de la victoria. La primera parte fue completamente favorable a los londinenses, que volvieron a contar con Álvaro Morata tras cumplir una fecha de suspensión el pasado encuentro. Pero ese primer tiempo le fue esquivo al delantero español, que andaba en busca de llegar a la doble decena liguera de goles, ya que no pudo vencer a Mathew Ryan desde un ángulo cerrado en la primera ocasión del encuentro. Los Blues tuvieron otras dos bastante claras, pero se fueron al vestuario en cero nuevamente. Tiemoué Bakayoko se vio sorprendido por un cabezazo hacia dentro de su compañero Anthony Rüdiger y falló increíblemente abajo del arco, mientras que Victor Moses no pudo batir a Ryan tras un gran pase de Cesc Fábregas. De ahí al descanso, solamente algún intento aislado que no causó demasiado daño a un visitante bien plantado.

Sin embargo, la lata se abrió para los de Antonio Conte ni bien empezó la segunda mitad. Al minuto, César Azpilicueta avanzó por derecha y sacó un gran centro para que Morata la mandase al fondo de cabeza, estableciendo un feliz retorno, su décimo gol en Premier y de paso la sexta asistencia de Azpilicueta para el ‘9’ ex Real Madrid, una sociedad tan impensada como fuerte. Chelsea no aflojó el ritmo y pudo haber ampliado la brecha inmediatamente después con un disparo apenas desviado de Eden Hazard, que había aparecido en la primera mitad pero terminó por encenderse en la segunda. A los quince minutos Ryan tuvo que aparecer de nuevo para sacarle del ángulo un tiro libre a Marcos Alonso, pero el español tendría revancha casi instantánea. Córner de Fábregas en la jugada siguiente y anticipo limpio en el primer palo del lateral-volante, que estableció así su onceavo tanto con la camiseta blue. Pudieron caer más goles, ya con el local parado de contragolpe, pero ni Hazard -se lo sacaron en la línea- ni Bakayoko -tras asistencia del belga- estuvieron finos para transformar la victoria en goleada. Brighton intentó una tardía reacción con un par de pelotas paradas que salieron del buen pie de Pascal Groß, pero ni siquiera le alcanzó para un descuento. Los Seagulls acumulan cuatro caídas de visitante al hilo sin convertir y, aunque están en la duodécima posición, miran la zona de descenso sólo cuatro puntos desde arriba. Chelsea, por su parte, continúa su buena racha en Boxing Day, manteniendo un invicto de 13 partidos -no pierde desde 2003- con ocho victorias y cinco empates. Ya muy lejos de la punta, las aspiraciones de los de Conte están ligadas a mantener un puesto de Champions League.

Morata volvió al gol abriendo el camino de la victoria de Chelsea -nuevamente asistido por su compadre Azpilicueta-. El ex Real Madrid llegó a los diez goles en liga en su vuelta a la titularidad. (Foto: @ChelseaFC)

Kane fue un huracán del gol y lideró la goleada de los Spurs

En un duelo de técnicos argentinos, Tottenham fue demasiado para el irregular Southampton de Mauricio Pellegrino, que hace rato es mirado de reojo en el sur inglés. Fue todo de los de Mauricio Pochettino desde el comienzo, abriendo a la defensa visitante y haciendo trabajar desde temprano a Fraser Forster, quien intervino ante un centro venenoso de Ben Davis y un remate de Eric Dier. Harry Kane también dio aviso de lo que vendría anticipando un centro de Christian Eriksen -a quien le anularon correctamente un tanto en el comienzo- con un toque que salió muy cerca. A ese preámbulo lleno de ocasiones lo siguió la materialización de la ventaja a los veintidós minutos, cuando Kane cabeceó a la red un tiro libre de Eriksen para empezar a edificar una nueva tarde soñada. Ese gran comienzo casi se vio estropeado por un error de Danny Rose, que tras un rebote del arquero Hugo Lloris casi se hace un gol en contra al intentar cederle a éste la pelota con la cabeza. No obstante, Tottenham se sacudió ese susto con un tremendo tanto lleno de precisión en velocidad. Eriksen filtró para Dele Alli y éste abrió para la llegada de Son-Heung Min en la izquierda, quien sacó un envío rasante al medio para que Kane solamente tuviera que empujarla, estableciéndose así como el máximo goleador de 2017, con 55 goles -superando por uno nada menos que a Messi y a Cristiano Ronaldo-. Al descanso 2-0 y con la sensación de que iba a haber más.

Ese presagio pareció difuminarse cuando Manuel Lemina reventó el travesaño con un potente zurdazo, pero inmediatamente los Spurs volvieron a poner en su lugar al Southampton con una ráfaga que terminó de encaminarles el partido. A los cinco minutos, Alli se inventó un gran gol yendo desde la izquierda al centro para culminar la acción con un disparo bajo y lleno de efecto. Un minuto más tarde, el propio Alli aprovechó el desconcierto visitante al conducir un contraataque y asistir a Son, quien no perdonó a Forster. Sobre los veinte del complemento, los Saints sacaron el orgullo y lograron descontar mediante un potente zurdazo de Sofiane Boufal que le venció las manos a Lloris. Como ocurrió en todo el partido, la respuesta no tardó en llegar, y tuvo nuevamente a Kane como protagonista. El goleador recibió un gran pase de Son, se comió en velocidad a su marcador y esperó un segundito más para pincharla por encima de los dos metros de un abatido Forster, decretando así su gol 18 en Premier, sumando 56 en el año y llegando a ocho hattricks en su inolvidable 2017. Quedó tiempo solamente para un descuento del serbio Dusan Tadić que decoró el marcador con una linda definición por encima del arquero. Fue 5-2 para el equipo de Pochettino que acumula ya tres victorias seguidas de local y por ahora se abraza al quinto puesto, buscando zanjar sus irregularidades para poder hacerse con un puesto en la próxima Champions League. Kane, con sus goles, quiere hacerlo posible.

Harry Kane, el rey del gol en 2017. Un hattrick navideño -su octavo en el año, seis en Premier, convirtiéndose en el primero en llegar a ese número- lo elevó hasta los 56, superando los 54 de Messi y Cristiano. Un año espectacular para el goleador de los Spurs. (Foto: @SpursOfficial)

Los Reds de Klopp llenaron de goles a Swansea

En el último turno, Liverpool hizo una excepcional muestra de su poder ofensivo ante un Swansea que cada día que pasa se erige aún más como candidato principal a jugar Championship en la próxima campaña. Luego de tres empates al hilo como local, los Reds mostraron su capacidad para romper defensas ante su gente, y a los seis minutos ya se pusieron arriba por intermedio de tres de los cuatro ‘fantásticos’ que tiene en ataque. Roberto Firmino recuperó y cedió rápido para Mohamed Salah, quien vio venir de frente a Philippe Coutinho. El ‘10’ recibió, se acomodó para la derecha y colgó la pelota en el ángulo superior izquierdo de un atónito Lukasz Fabianski. La supremacía de los de Jürgen Klopp continuó durante ese primer tiempo, pero sin efectividad para duplicar la ventaja. Firmino tuvo una oportunidad inmejorable, pero su tiro ante la desesperada salida de Fabianski salió justo al lado del palo. El brasileño iba a tener revancha en el segundo tiempo, sin embargo. En siete del complemento, Coutinho ejecutó un tiro libre al segundo palo y el ‘9’ se desmarcó muy bien para definir aún mejor, decretando el 2-0 para el cuadro de Merseyside.

La dupla Coutinho-Firmino, dos de los cuatro valores fundamentales en la mortífera ofensiva de Liverpool. Hoy Roberto se anotó con dos y Cou aportó el primero de la goleada. (Foto: @LFC)

De ahí en adelante fue demasiado Liverpool para los raquíticos Swans. En dos minutos, a los diecinueve y a los veinte, el local pasó del 2-0 al 4-0: primero fue Trent Alexander-Arnold, anticipándose al rival para capturar un rechazo y sacando un gran remate de aire, después, un error inadmisible de Leroy Fer en la entrega se transformó en una suerte de habilitación para Salah, que se metió en el área y le cedió el tanto a Firmino. Ya son 55 los tantos entre el ex Hoffenheim, el egipcio, Coutinho y el hoy ausente Sadio Mané en lo que va de la temporada, un dato escalofriante para cualquier defensa. El 5-0 final lo decretó Alex Oxlade-Chamberlain con un lindo remate, sellando la goleada de unos Reds que marcaron cinco o más tantos por cuarta vez en la temporada y alcanzaron los 75 goles en todas las competencias. La ofensiva funciona, el tema para Klopp será ajustar atrás si quiere seguir, como hasta ahora, en puestos de Champions.

 

 

Fotos destacadas: Tottenhamhotspur.com, Liverpoolfc.com y Manutd.com


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*