Arsenal se mete en la pelea

Los Gunners se sacaron de encima a Brighton con relativa facilidad en el Emirates con un 2-0 que decretó su novena victoria seguida en casa y los elevó a la cuarta posición. El Liverpool de Klopp, por su parte, no pasó del 1-1 en su visita a Newcastle y se aleja.

La jornada de domingo que completó la séptima fecha de la Premier tuvo como protagonista principal a un Arsenal cuyo objetivo es acercarse a la pelea por el título, en la que aún tiene lejos a los cuadros de Manchester. En frente estuvo un Brighton que desde el inicio tuvo que aguantar el dominio de un local que al minuto ya había avisado mediante un gran disparo de Alexander Lacazette que dio de lleno en el palo. La buena conexión que hubo entre Alex Iwobi -reemplazó al lesionado Mesut Özil- y Alexis Sánchez favoreció la continuidad en el dominio de los Gunners, que tras un par de jugadas peligrosas encontraron el 1-0 a los quince minutos de juego a través de un balón parado. A Shkodran Mustafi le salvaron con lo justo su remate en la línea, pero en la segunda jugada el balón le quedó a Nacho Monreal y éste no falló. Con la ventaja de los de Arsène Wenger el duelo se hizo más parejo porque Brighton salió un poco más e incluso pudo complicar con algunos desbordes. La más importante para los Seagulls fue un disparo de Solly March que reventó el palo de Petr Cech, sin embargo el visitante estuvo a punto de sufrir otro gol en el único contragolpe que Arsenal manejó con efectividad de no ser por una excelente tapada del arquero Matthew Ryan ante Aaron Ramsey.

Pese a emparejar las cosas en aquel primer tiempo, el complemento volvió a ser controlado por un Arsenal que puso orden, recuperó el mediocampo y volvió a inquietar tanto por los costados como por dentro. Y a los diez minutos, llegó el tanto que mató el encuentro: una gran combinación interior entre Ramsey y Alexis derivó en una fenomenal asistencia de taco del chileno para la llegada de Iwobi por detrás, que fulminó a Ryan. Ese 2-0 pudo haberse ampliado un poco más tarde, pero Alexis no pudo anotarse en el marcador debido a que el arquero le desvió magistralmente su remate colocado. Sead Kolasinac también tuvo su oportunidad con un cabezazo que March le sacó en la línea de gol, pero finalmente el choque iba a finalizar con el 2-0, que se transformó en su novena victoria consecutiva como local por liga -llevan once por todas las competencias- y significa colocarse en el cuarto lugar de la Premier junto a Chelsea, a seis puntos de los líderes. Los Gunners no quieren perder el tren tan temprano en la temporada.

Iwobi festeja con estilo su golazo. Arsenal sumó su novena victoria al hilo de local y quiere meterse en la pelea por el título. (Foto: Getty Images)

En otro de los choques significativos del domingo, Liverpool visitó en St. James’ Park a un Newcastle que le hizo las cosas difíciles, en lo que fue un nuevo reencuentro entre los Reds y Rafael Benítez, el técnico campeón de la Champions League en 2005. La pelota y la iniciativa fueron casi exclusivas del equipo de Merseyside, que sin embargo tuvo dificultades para generar peligro debido a la rigurosidad de las dos líneas de cuatro plantadas por los Magpies y de su solidaridad colectiva para defender. Para colmo y en la única clara hasta ese momento, ni Georginio Wijnaldum -cuyo anticipo en un córner dio en el poste- ni Sadio Mané, que no encontró el arco en el rebote de esa jugada, pudieron marcar. Sin embargo, cuando no pasaba demasiado en el partido, el mejor de Liverpool frotó la lámpara: Philippe Coutinho recibió sobre la izquierda, fue hacia el centro y, con un remate que ha hecho ya marca registrada suya, dejó sin ningún tipo de chances a Rob Elliott. El partido pareció tomar el rumbo que los de Jürgen Klopp querían, pero esa impresión duró nada más que cinco minutos. Jonjo Shelvey tomó un balón en el círculo central y le metió un pase al espacio a Joselu, que picó entre el espacio insólitamente enorme que había entre los dos centrales visitantes y, cuando estuvo mano a mano, tuvo la suerte de que el cierre de Joël Matip le rebotó en la pierna e inició su camino directo al fondo de la red, transformándose en el 1-1.

En la segunda mitad el trámite del encuentro fue similar, con Liverpool a cargo de la iniciativa ante un local que, aunque sufrió el desgaste lógico que implica la reducción de espacios, logró resistir con suficiencia a pesar de pasar un par de sobresaltos. El más grande de ellos fue provisto por un error defensivo de Ciaran Clark al rechazar, dejando involuntariamente a Daniel Sturridge de cara a Elliott, que logró tapar su disparo mientras que después Mohamed Salah desperdició el rebote. Klopp intentó cambiar las cosas enviando a la cancha a Roberto Firmino y al joven Dominic Solanke, sin embargo el banco no pudo darle soluciones pese a una oportunidad de Solanke tras centro de Coutinho. Newcastle, que salió satisfecho con el 1-1, tuvo pese a eso la última chance a través de un córner, en la que al ingresado Mohamed Diamé le taparon con lo justo su disparo en el punto penal. Fue reparto de puntos en St. James’ Park, resultado que dejó a los locales en la mitad de la tabla y a los Reds les privó la chance de ser escoltas junto a Tottenham en lo que ya está siendo una temporada incómoda para ellos.

El elocuente fastidio de Klopp lo dice todo: su equipo no termina de ser contundente y termina pagando su fragilidad defensiva con puntos perdidos. Los Reds volvieron a dejar puntos en un esquivo St. James’ Park -ganaron sólo uno de los últimos siete ahí- y todavía no convencen. (Foto: Reuters)

Por su parte, el Everton continúa sumido en la irregularidad y cayó 0-1 como local frente a Burnley. Los Toffees, que venían de superar a Bournemouth la anterior jornada, sucumbieron con el solitario tanto del irlandés Jeff Hendrick a los veinte minutos de juego. Stephen Ward desbordó por izquierda y vio la llegada del volante, quien después de una inteligente pausa que hizo pasar de largo a su marcador, sometió a Jordan Pickford con un remate bajo. Los Clarets resistieron desde ese punto ante un local muy falto de ideas que no pudo inquietar con seriedad en ningún momento del partido, e incluso tuvieron un contragolpe en la segunda mitad en el que Pickford cortó con lo justo un centro de Robbie Brady que estuvo a punto de ser transformado en gol por Chris Wood. Victoria importante del Burnley que se acomoda en la primera parte de la tabla, mientras que el Everton continúa sin dar lo que se espera de ellos y la continuidad de Ronald Koeman empieza a ser cuestionada.

Jeff Hendrick y su gran definición le dieron a Burnley un triunfo importante ante el alicaído Everton del cuestionado Koeman.
(Foto: Getty Images)

 

Foto destacada: Daily Mail


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*