Platense de Primera

Platense volvió a primera después de 22 años de luchar en categorías del ascenso. La gloriosa historia del club de barrio Vicente López que está plagada de idas y vueltas, pero siempre supo coquetear entre los brillos del fútbol de primera y el barro del ascenso.

Para empezar debemos mencionar que este club ha sido la cuna de grandes jugadores, empezando por David Trezeguet, pasando por Esteban Fuertes, Mariano Dalla Líbera, Alfaro Moreno, Claudio Spontón, Alfredo Cascini y el mítico Santiago Vernazza, hasta el Eduardo “Chacho” Coudet.

Sin embargo, para llegar al ascenso tan añorado el Clamar tuvo que sufrir ante Estudiantes de Río Cuarto en un final infartante y por definición de penales, en el Estadio de Newell’s. Debieron pasar 22 años entre la B Nacional, hoy llamada Primera Nacional, y la Metropolitana para que el Marrón vuelva a ser de Primera. Para eso, debió surfear con la suerte durante 22 temporadas, eludiendo casi siempre el descenso desde el 1977 hasta el 1999, aunque también siempre estuvo a punto de dar los zarpazos necesarios para escalar en las tablas del descenso.

Antes de eso subió y bajó desde sufundación en 1905, la que tiene un tinte singular, un grupo de amigos del barrio Recoleta apostó a las patas del caballo Gay Simon, del stud Platense, que ganó y posibilitó la compra de camisetas y pelotas para el club en ciernes. Los colores elegidos fueron los mismos de la camisa del jinete ganador: marrón y blanca.

Durante el amateurismo y en el profesionalismo, Platense alternó buenas campañas, aunque debemos decir que jamássalió campeón, y en algunas debió lidiar hasta el último instante con la posibilidad del descenso. Sin embargo, debemos destacar que tiene varios hitos en su historia que lo asemejan a los poderosos como su vecino de barrio River.

En 1951, el Tense tuvo una gira por Europa, donde supieron vencer 3 a 2 al poderoso Milán de Italia, que ostentaba dos años invicto en el estadio Giusseppe Meazza y que sería el campeón del calcio de ese año. Sin embargo, el saldo de la gira no fue del todo positivo ya que, perdieron 4 encuentros y solo ganaron 2, pero la victoria ante los rossoneros los catapultó a la vista de todo el mundo.

En el 1976 salió campeón de la B, aunque al final de ese año jugaría el Nacional donde no había descensos. A partir del 1977 peleó casi siempre el descenso y se mantuvo en la A en todos los años. En el primer año, en el 1977, patearon 22 penales para desempatar con Lanús tras 120 minutos de juego. En el 1978 le ganó a Chacarita en la última fecha y zafó por un punto más que Banfield y Estudiantes de Caseros. En el 1979 ganó un cuadrangular y mandó a la B a Gimnasia, Chacarita y Atlanta. En 1980 fue el mejor año y termino 4º en la tabla general.

En 1984 sepultó a Central y el hito más recordado quizá sea en el 1987, cuando Central volvió y salió campeón tras empatar 1 a 1 ante Temperley, en cancha de los celestes. Los últimos 20 minutos de este cotejo parecían “de más”, ya que con la igualdad los canallas lograban el título y los celestes zafaban porque River vencía de local 2 a 0 a Platense. Pero Miguel Angel Gambier entró faltando 30’ y en los últimos 25’ con tres goles les dio el triunfo a los calamares, obligando a un desempate que, por supuesto, ganaron tres días después 2 a 0 en cancha de Huracán con goles de Gambier y Alfaro Moreno.

Para la década del 90 hizo una campaña digna, sin embargo, no le alcanzó y en el 1999 salió último y por promedio bajo a la B Nacional. Luego de 3 años en la segunda categoría del fútbol argentino, en el 2002, descendió a la B Metropolitana de la cual ascendería y caería otra vez en el año 2010 y 2018. Y desde su ascenso a la Primera Nacional, Platense comenzó una especie de sprint que lo devolvió a Primera división del fútbol argentino luego de 22 años de la mano de Juan Manuel Llop.

Por: Vanesa Barreto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*