Partidario de “otro” periodismo

“Guarda que el negro la agarró, la repu… madre que lo pari…, nos hizo un gol el negro. Y está haciendo la banda de River, mira lo que está haciendo este turro. Después querés que no haya quilombo. Está gritando el gol pasándose la mano haciendo la banda de River. Lo tienen que echar. A Tévez cuando hizo la gallinita lo echaron. Se tiene que ir este negro pistolero, no puede ser lo que hizo. Que bue, que bue, cómo va a hacer eso y se va a pasar la banda de River (sic). Una vergüenza lo que hizo este muchacho. Lo tienen que echar, y sino pegale un bife. (…) Pata sucia, quién carajo te creés que sos, anda cagar. ¿Para qué hay seis árbitros? Dejate de romper las pelotas”. El negro es Teófilo Gutiérrez, jugador de Rosario Central que acababa de convertir el empate en la Bombonera frente a toda la parcialidad local, los únicos que pueden asistir porque desde hace rato no van los visitantes. Así fue el relato “textual” de Daniel Mollo, periodista partidario de Boca Juniors, que transmite al Xeneize desde 2011 por radio AM 770.

Auténtico periodista partidario que junto al de Gimnasia y Esgrima La Plata, Alberto Raimundi, representan una clase de relato futbolístico muy polémico. Pasionales, parciales, desbocados, fanáticos y mal hablados, son la voz del hincha subida al micrófono.

El debate que gira en torno a si estos personajes son hinchas fanáticos o periodistas, es verba inútil, calle sin salida. La conclusión es otra, no son periodistas, juegan a serlo y por un rato usan sus formas, modismos y reglas (las que más le conviene). El mismo Raimundi recalca que no es periodista sino un fanático que relata para los hinchas que lo quieran escuchar.

No estoy seguro que Internet haya mejorado el periodismo, porque es más fácil encontrar mentiras que en una agencia como Reuters”, decía Umberto Eco, filósofo y escritor italiano fallecido en febrero de este año. Según él, en el viejo periodismo, por muy asqueroso que fuese un periódico, había un control. Pero ahora todos los que habitan el planeta, incluyendo los locos y los idiotas, tienen derecho a la palabra pública.

En síntesis, el periodista partidario es un hincha que le habla a otro hincha. Un monólogo de sordos para que nadie escuche la voz de un “otro” que me diga lo que no quiero escuchar. Hace rato que no escuchamos al “otro”,  en los estadios ya no van los visitantes. Por lo tanto, si enfilamos a los hinchas locales, al relator-hincha local y al equipo local, ¿qué hace un equipo de otro color dentro del campo de juego que no es el local?. Que no se le ocurra hacer o decir algo de “otro” lado, de “otra” cancha o de otro “club”, mejor corra para mi equipo sino “se va armar”. Umberto Eco era consciente que la revolución digital era imparable y no negaba su importancia. Sólo advertía los peligros y la necesidad de educar a los ciudadanos jóvenes en el uso y consumo de los medios masivos de comunicación de manera crítica. Por un periodismo sin locos e idiotas, seamos partidarios de “otro” periodismo.

https://www.youtube.com/watch?v=LiY4V_Oy8v0


Diego Benítez

Acerca Diego Benítez

ver todas las publicaciones

“ FUTBOL: CULTURA DE MASAS” Me llamo Diego Benítez, llegué al Rincón del Fútbol por medio de mi amigo, Emiliano Schiavi, con quien compartí estudios en la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires. Me apasiona el fútbol tanto como el periodismo, y me interesa analizarlo como fenómeno de cultura de masas. Los medios masivos de comunicación atraviesan nuestra sociedad por todos lados y el fútbol no permanece a salvo de las pantallas. En la actualidad, el fútbol es un espectáculo masivo y globalizado, bajo múltiples intereses que hacen todo lo posible para permanecer ocultos. Jugadores, dirigentes, barras bravas , funcionarios públicos e hinchas son algunos de los actores que también “juegan” con la pelota. Todas las fechas suceden acontecimientos que hacen visible la cultura del fútbol argento, quien más allá de ser un gran espectáculo, “todavía” es un deporte.

5 Comentarios en este artículo

  1. Avatar

    La verdad es que este tipo de “relatores” dan pena, es infumable el video, no lo pude terminar de ver porque tanta agresividad satura. Soy totalmente partidario de “otro” periodismo, sin lugar a dudas. Muy bueno Diego!

    Diego González / Responder
  2. Tino Deth

    Muy buena la nota Diego.
    Yo me pregunto algo que no escuche en todo el finde:
    Que opinan los hinchas de Central?
    A mi me pareceria una verguenza que un jugador de mi equipo se haga la seña de otro equipo, una falta total de respeto al club

    Tino Deth / Responder
    • Diego

      Tal cual…. Cuando todos nos volvemos hinchas, en lugar de mantener la pasión, la terminamos ahogando. Que paradoja no?

      Diego / (en respuesta a Tino Deth) Responder
  3. Darío Altobelli

    Hay gente en el periodismo que lo único que busca es viralizar a cualquier costo. No importa si es por virtuosismo o por decir alguna barbaridad.

    Después del famoso Tano Pasman (que increiblemente ahora es columinista) muchos hinchas se filman mientras miran un partido para que el resto vea como sufre, putea o se burla del rival de turno.

    Lo mismo pasa con el periodismo. En el último mundial no uno sino varios lo único que buscaban y se notaba a la legua era buscar un relato emotivo e incluso llorar frente al micrófono sin importar que lo que dijeran durante sea un rejunte de adjetivos sin sentido.

    Y ahora luego del famoso relato del hincha-relator insultando al juez la misma cantinela.

    Las redes sociales tienen ese no se que…

    Darío Altobelli / Responder
    • Diego

      Siempre se defendió al hincha como el único y verdadero protagonista del fútbol que vive y siente los colores sin nada a cambio. Hoy. jugadores, periodistas y barras se disfrazan de hinchas pero ya sabemos que POR ALGO A CAMBIO!!!… Menos pasión y mas reflexión, nos falta una bocha!

      Diego / (en respuesta a Darío Altobelli) Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*