Oporto: del vino a la redonda

Los refranes a veces suelen representar mitos, verdades o costumbres de una sociedad. Portugal no está exento de ellos, y tiene uno muy popular que dice: “Braga reza, o Porto trabalha, Coimbra estuda e Lisboa diverte-se”. En castellano, este dicho afirma que “Braga reza, Oporto trabaja, Coímbra estudia y Lisboa se divierte”. Esto a simple vista no dice nada, pero conociendo a Oporto puede comprenderse con exactitud a qué se refiere.

Esta ciudad del norte portugués es la segunda en importancia en el país por detrás de Lisboa, la capital, de la cual se encuentra a poco más de 300 kilómetros de distancia. El principal motivo de su valor para Portugal es su imponente industria, que abarca la producción textil, metalúrgica y cerámica, entre otras.

Vista del Puente de Dom Luis I sobre el río Duero por la noche. (Foto: www.oporto.net)

De todas formas, una de las características más sobresalientes de la ciudad es el vino que allí se desarrolla, con el cual comparte nombre. El vino de Oporto es conocido en el mundo entero por su intensa dulzura, la cual casi que obliga a consumirlo en pequeñas cantidades como si de un licor se tratase. Los ingleses fueron quienes descubrieron esta bebida en un monasterio allá por el siglo XVII, cuando arribaron a la zona en busca de nuevos rumbos comerciales.

¿Qué tiene de especial Oporto? Esa clásica pregunta de un turista que planea visitar Portugal puede responderse con una sola palabra: historia. Oporto posee las típicas calles angostas de estilo europeo, en donde puede percibirse el tono añejo en cada una de sus muchas casas de colores o la distinción de sus barrios señoriales. Tan maravillosa es la infraestructura histórica de la ciudad, que la UNESCO la ha declarado Patrimonio de la Humanidad.

Pero no sólo es historia Oporto, también es presente y futuro. Porque esta urbe no sólo vive de lo antiguo, sino que además está dotada de la modernidad que Europa requiere. Y es así que entre las callecitas y las edificaciones de piedra, se puede encontrar transporte público de última tecnología, como trenes y subterráneos, y uno de los aeropuertos más importantes del país.

Variedades de vinos de Oporto en una de las bodegas tradicionales. (Foto: www.blogviajesecuador.com)

Si se quisiera añadir más atractivo a la ciudad, sería importante nombrar a un responsable de su belleza: el río Duero. El afluente, que es uno de los más importantes de toda la península ibérica, le da a Oporto el toque de magia extra que casi toda ciudad europea posee. Cruzado por varios puentes, este río es un importante punto turístico, en donde se puede navegar en pequeñas embarcaciones, ya sea para disfrutar de un paseo como para conocer sobre historia. O, quizás, un poco de ambas.

Sin embargo, Oporto tiene algo más que la hace importante y especial, tanto para Portugal como para el mundo: el fútbol. Porque allí residen el Fútbol Club Oporto -más conocido como Porto- y el Boavista Fútbol Club, dos de los únicos cinco equipos que pudieron ganar la liga local en al menos una oportunidad (los otros tres que lo consiguieron son de Lisboa).

Estadio do Bessa XXI, casa del Boavista. (Foto: GemiTUX/Flickr)

El más humilde de los dos clubes más trascendentes de la ciudad es el Boavista. Fundado en 1903 y con camiseta blanca y negra a cuadros, la institución del oeste de Oporto logró gritar campeón de liga por única vez en la temporada 2000/01, cuando dejó atrás a su vecino Porto por tan sólo un punto. Además, las “Panteras” consiguieron levantar la Copa de Portugal en cinco ocasiones, y la Supercopa de Portugal en otras tres oportunidades.

Por otro lado, está el gigante Porto. El club cuya casaca se compone de bastones verticales azules y blancos es uno de los más ganadores de la nación junto con el Benfica y el Sporting, ambos de Lisboa. Con ellos también comparte otro récord: nunca haber descendido a la segunda división.

En sus nutridas vitrinas se destacan 27 ligas, 16 Copas de Portugal y 20 Supercopas de Portugal. Pero no todo termina allí, porque a los éxitos nacionales también se le suman conquistas internacionales, entre las cuales sobresalen dos Champions Leagues, dos Copas Intercontinentales, una Copa de la UEFA y una Europa League.

Estadio do Dragão. (Foto: www.fcporto.pt)

Los “Dragones”, que hacen de locales en el moderno Estadio do Dragão, tienen fuertes rivalidades con el Benfica y con el Sporting, a quienes aventaja en el historial. Mientras que con las “Águilas” la diferencia es de seis partidos, con los “Leones” la superioridad se da tan sólo por un encuentro.

Claramente Oporto no tiene el marketing que tiene Lisboa, la capital portuguesa, y mucho menos si se la compara con otras ciudades del mundo. Pero tiene cualidades de sobra para atraer a cualquier apasionado por los viajes que disfrute de los paisajes pintorescos y antiguos; también para cautivar a los amantes de los vinos y de los licores; y, por si todo eso fuera poco, es totalmente capaz de llamar la atención de aquellos que se desviven por el deporte de la redonda y que no pueden irse de Portugal sin respirar fútbol.

Imagen destacada: National Geographic


Martín Bugliavaz

Acerca Martín Bugliavaz

ver todas las publicaciones

Apasionado por el periodismo. Mi objetivo es comunicar, contar historias y hacerlo con responsabilidad. Llegué al Rincón con el fin de aprender y para tratar de aportar una mirada diferente del fútbol, con la cultura y la educación como insignias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*