Matador sin piedad

Tigre humilló al descendido Olimpo con un lapidario 5-1 a domicilio. Iritier, Canuto, Sosa, Miérez y Janson anotaron para la visita, mientras que Depetris descontó. El Aurinegro volvió a flaquear y los hinchas despidieron al equipo con insultos. Mientras los del Lobo Ledesma suman para lo que viene cortando una racha de 11 partidos sin ganar de visitante, los de Bassedas se preguntan, ¿cuánto más queda?

Como un boxeador profesional a un debutante, los de Victoria le asestaron varios golpes a su rival. Y cuando éste se quiso levantar, volvió a tirarlo a la lona. Herido en el orgullo, Olimpo languideció frente a un rival claramente superior que se aprovechó de su mal momento. Ni los jóvenes de la cantera pudieron evitar la hecatombe.

Y el primer tiempo fue una obra de teatro en el que Tigre verdaderamente se lució. En la fría noche de Bahía Blanca, fue oportuno ante los errores del rival y definió el encuentro en los primeros minutos.

A los 7, Federico González le ganó a su marca y asistió a Iritier para que éste venza la poca resistencia del golero Carranza.

El cimbronazo fue peor cuando 20 minutos más tarde, con el Aurinegro todavía acomodándose al nuevo marcador, llegó el segundo. Tras el centro desde la derecha, Canuto saltó más que el resto y amplió la ventaja. Otra vez, el arquero se equivocó.

Pero eso no fue todo y tras un córner, Sosa tomó la pelota en la puerta del área y de sobrepique la clavó en un ángulo a los 32. Magia pura, como suele definirlo un futbolero.

Así, Tigre rugió en el Carminatti y mostró las garras de cara al descanso.

En el complemento, Olimpo equilibró el juego y se mostró más ofensivo. Sin embargo, no creó situaciones claras, aunque gozó de la fortuna (o la falta de efectividad) desde el lado contrario. Hasta que a los 42, Depetris estampó un cabezazo formidable que doblegó a Chiarini y logró que la gente esbozara un débil festejo.

Alegría que duró poco porque a la jugada siguiente Janson dejó solo a Mierez para que defina el mano a mano con Carranza. Aquí fue la defensa la que concedió libertades.

Y si algo le faltaba al partido era que Janson, que había participado en el anterior, pudiera festejar por cuenta propia. Devolución de gentilezas, el que lo asistió fue Miérez. En tiempo de descuento, el Matador liquidó a su rival y lo dejó sin aliento.

Los reproches bajaron de la tribuna y Espinoza marcó el final. Con dos partidos por delante, el Aurinegro sueña con la campanada final. Esa que le dé fin a tanto sufrimiento. Enfrente, todo es celebración porque la temporada que viene será difícil. Aunque si juega como hoy, Tigre ganará más de lo que perderá. Porque esta noche, el Matador no tuvo piedad.

Foto: La Nueva


Emiliano Roza

Acerca Emiliano Roza

ver todas las publicaciones

Soy de Bahía Blanca y tengo 23 años. Me recibí de Periodista Deportivo en el Instituto Regional del Sur en 2014 y estoy en camino a ser Licenciado en Periodismo y Nuevos Medios en la Universidad Blas Pascal. Soy Productor de Radio Mitre Bahía Blanca y hago estadísticas en el streaming oficial de Bahía Basket, por Liga Nacional. Trabajé en medios gráficos en mis inicios, cubriendo la actualidad del fútbol y básquet bahiense. Alejarme de la escritura fue lo más difícil. Por eso, comienzo este nuevo camino en El Rincón del Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*