Bobby Charlton, el Sir del fútbol inglés

Su nombre aparece en lo más alto del fútbol británico y es inevitable hablar de él cuando se menciona a Inglaterra. La historia de uno de los integrantes ilustres del único Mundial ganado por los Three Lions, que derrotó a la tragedia para llegar a la gloria con Manchester United y subirse a la cima del mundo con su selección. 

Sir Robert Charlton tiene 80 años, cuatro mundiales disputados y un montón de batallas importantes encima, incluida una de frente contra la muerte en el inicio de su carrera. Como pasa muchas otras veces, quizás haya sido una señal del destino que uno de los sobrevivientes de esa tan recordada Tragedia de Múnich de hace 60 años culminase siendo, para muchos, el futbolista más importante de la historia de Inglaterra. Pero para hablar de su carrera primero hay que hacer hincapié en Matt Busby, entrenador del Manchester United desde 1945 a 1969 y encargado de reconstruir futbolísticamente a un club azotado por la Segunda Guerra Mundial debido al bombardeo de su estadio. Busby, trabajando codo a codo con el jefe de scouting Joe Armstrong, se caracterizó por darle la chance a muchos jóvenes canteranos en el equipo, y entre fines de los 40s y principios de los 50s esos equipos del United se ganaron el apodo de Busby Babes. La chance para Charlton llegó en octubre de 1956 y a días de cumplir 19 años, paradójicamente frente al Charlton Athletic. En un debut soñado, sus dos goles en ese encuentro fueron el inicio de una gran temporada para Bobby, que culminó con doce en diecisiete partidos por todas las competencias y levantó el trofeo de la por entonces First Division en 1957. Luego debió esperar ocho años para volver a levantar un nuevo título liguero, y es que en el medio ocurrió un hecho que desarmó por completo sus planes y los de todo un club.

La Tragedia de Múnich

Corría la segunda temporada en la trayectoria de Bobby Charlton y, algo lejos de pelear la liga, el United se enfocó tanto en la FA Cup como en la Copa de Europa. En la vuelta del cruce de cuartos de final, jugado el 5 de febrero, los Red Devils se llevaron un 3-3 de Belgrado frente al Estrella Roja que, tras el 2-1 en la ida, les garantizó un puesto en semis. El día siguiente, el 6 de febrero de 1958, es recordado como uno de los más trágicos en la historia del fútbol mundial. El vuelo del plantel que retornaba de Belgrado hacia Manchester tuvo que hacer una parada técnica en Múnich. Luego de dos intentos de despegue fallidos, en el tercero el avión que llevaba a 44 tripulantes se estrelló y causó la muerte de 23 de ellos, entre los que figuraron ocho futbolistas: Liam Whelan, Roger Byrne, Tommy Taylor, Duncan Edwards, Eddie Colman, Geoff Bent, Mark Jones y David Pegg. Junto a ellos fallecieron miembros de la tripulación, empleados del club, periodistas e integrantes del cuerpo técnico. Además, dos de los sobrevivientes –Jackie Blanchflower y Johnny Berry– jamás pudieron volver a jugar al fútbol. Fue un punto de quiebre inimaginablemente negativo para unos Red Devils que quisieron pero no pudieron disimular el golpe sufrido y terminaron novenos en la First Division, cayeron en semis de esa Copa de Europa ante Milan y también en la final de FA Cup ante Bolton Wanderers. Más adelante, en 2008, Bobby contó en detalle sus vivencias de esa tragedia en un estremecedor relato.

Este año se cumplieron 60 años de la Tragedia de Múnich. Este reloj en las afueras de Old Trafford marca la fecha y hora -6 de febrero, 15:04- en que el avión se estrelló. (Foto: Manunited.com)

Esa Copa de Europa, hoy Champions League, que tuvo al United como primer participante inglés en su segunda edición -luego de que Chelsea desistiera de competir en la primera- y al Real Madrid como campeón de los primeros cinco torneos, tenía a los Red Devils como un serio candidato a ganarla en 1958, tanto así que en una entrevista con la revista inglesa Four Four Two, Charlton reconoce estar seguro de que si el accidente aéreo no hubiese existido, Manchester United hubiese sido campeón: “Éramos jóvenes, pero estábamos aprendiendo muy rápido a competir en Europa. Sin el accidente de por medio, esa copa hubiera sido nuestra y Real Madrid jamás hubiera llegado a ganar cinco consecutivas.” Además, extendió su sensación a la selección inglesa, de la que se habló que podría haber ganado los mundiales de 1958 y 1962: “Era una posibilidad cierta. Teníamos un buen equipo, pero ese plantel con Edwards, Taylor, Byrne, Pegg y Colman hubiera sido uno muy fuerte y con grandes posibilidades de consagrarse en una Copa del Mundo”, fue la sentencia de Bobby.

La revancha de 1966

Inglaterra empezó su historia mundialista en 1950 luego de varios desacuerdos con FIFA y las secuelas de la Segunda Guerra Mundial de por medio. Tanto Brasil ’50 como Suiza ’54 no fueron los mundiales más felices para los ingleses, cuestión que se profundizó tras una Tragedia de Múnich que afectó la conformación del plantel para Suecia ’58, un Mundial para el que los británicos veían chances y del que se volvieron muy rápido. Aquel fue el primer Mundial de Charlton, aunque no disputó ningún minuto. Cuatro años más tarde, en Chile ’62, Inglaterra iba a superar la fase de grupos con Bobby dentro de la cancha en cada uno de los encuentros del certamen. Tras una caída 1-2 frente a Hungría en el partido inicial, Charlton colaboró con un tanto en el 3-1 frente a Argentina y participó del 0-0 ante Bulgaria que dio a los británicos el pase a cuartos. Allí, su participación se terminó al caer 1-3 frente a la Brasil de Garrincha, Pelé y Vava, que levantó el trofeo por segunda vez seguida.

Hasta ese momento los logros en la historia futbolera británica como en la carrera de Bobby Charlton parecían sufrir una larga postergación llena de incertidumbre. No obstante, el Mundial de Inglaterra 1966 iba a cambiar completamente esa percepción. Un año antes Charlton había logrado volver a ganar una liga tras ocho años, sin embargo se había quedado con las ganas de levantar la Copa de Europa unos meses antes. El hambre de gloria del nacido en Ashington se trasladó al torneo más importante del planeta, en donde junto a su hermano Jack Charlton -defensor de Leeds United y dos años mayor- y a grandes figuras como Bobby Robson, Geoff Hurst, Gordon Banks, Nobby Stiles o Alan Ball, lograron escalar a la cima del mundo conducidos por Alf Ramsey. Los Three Lions superaron la fase de grupos con un empate 0-0 ante Uruguay y un par de victorias por 2-0 frente a México y Francia. Luego llegó el duro y polémico escollo ante Argentina, a la que sacaron 1-0 sobre el final, y las semifinales ante la Portugal de Eusébio, con un 2-1 que los catapultó a la final. Aquel fue el partido más destacado de Charlton, que con un doblete llevó a Inglaterra al duelo cumbre en Wembley ante Alemania.

Charlton compartiendo mesa de cartas con algunos de los Boys of ’66: su hermano Jack, Martin Peters, Peter Bonetti y Bobby Moore. (Foto: The Guardian)

El choque definitorio se realizó en Wembley ante más de 95.000 personas un 30 de julio de 1966. Helmut Haller puso arriba a los germanos antes del cuarto de hora, pero Geoff Hurst empató rápidamente para el local. En la segunda mitad las emociones se hicieron esperar hasta el final, ya que a doce minutos del epílogo Martin Peters le dio a los británicos la ventaja, que fue cancelada a un minuto del final por Wolfgang Weber, cuyo gol determinó que las cosas fueran al tiempo extra. En ese lapso, los ingleses iban a llevarse la contienda gracias a un gol que quedará en historia mundialista como el más polémico: a los seis minutos del primer tiempo extra, Hurst recibió en el área y sacó un remate que pegó en el travesaño y no cruzó la línea, pero fue convalidado. Esta incidencia clave motivó a los ‘inventores del fútbol’, que mediante otro tanto de Hurst en el final lograron el 4-2 que los consagró campeones por primera y única vez. El trofeo Jules Rimet fue levantado por Bobby Moore, con quien Charlton siempre guardó una relación de mucho afecto. Moore falleció por un cáncer en febrero de 1993 y el ex artillero de la selección estuvo siempre cerca suyo. En un homenaje por los 20 años de la muerte de su compañero y amigo hecho en 2013, Bobby lo recordó así: “Era nuestro capitán y líder, pero además fue un placer verlo jugar porque leía las jugadas antes de que pasen. Simplemente desbordaba clase. Es un ícono de Inglaterra, y está bien que así sea”.

Los Bobby. Charlton, con la Copa del Mundo en las manos, disfrutando del logro junto al capitán Moore. (Foto: Archivo Hulton)

Luego de la conquista llegó México ’70, donde Inglaterra quiso redoblar la apuesta con la base de ese plantel campeón, la conducción de Ramsey y la incorporación de algunos nuevos futbolistas, sin embargo el sueño del bicampeonato se terminó en cuartos de final. Tras superar en segundo lugar un grupo que compartieron con Brasil, Checoslovaquia y Rumania, el camino les puso en frente a los alemanes y esta vez la historia fue diferente: tras otro partido vibrante, los germanos se vencieron 3-2 en tiempo suplementario, vengándose de lo ocurrido cuatro años antes. Esos fueron los últimos encuentros de los dos hermanos Charlton, quienes en el vuelo de vuelta desde México le comunicaron al entrenador el fin de sus carreras internacionales. Bobby partió de la selección inglesa tras esa Copa del Mundo yéndose con 49 goles que lo hicieron el goleador histórico durante más de cuatro décadas. Además disputó 106 partidos y también fue el de mayor cantidad de presencias hasta 1973, año en que fue superado por su amigo Bobby Moore. Más tarde Peter Shilton -el que más partidos ostenta con 125-, David Beckham, Steven Gerrard, Ashley Cole y Wayne Rooney también superaron su marca. Rooney rebasó también su marca de goles en septiembre de 2015, cuando marcó su gol 50 en su juego número 107 representando a los Three Lions.

La tan ansiada Copa de Europa

Luego de esa semifinal frustrada en 1958 tras la Tragedia de Múnich, el Manchester United no pudo volver a una Copa de Europa hasta la campaña 1965/66 luego de ganar la First Division en la anterior temporada. Los Red Devils, en donde además de Bobby brillaban George Best y Denis Law, se abrieron paso hasta las semifinales de esa edición, en donde el Partizan les postergó el sueño de ser campeones. No obstante, el United y Charlton estaban dispuestos a superar este nuevo obstáculo, y tuvieron su revancha un par de años después. El título de la First Division de 1967 metió nuevamente a los dirigidos por Matt Busby en la gran pecera de la Copa de Europa. Pasó el Hibernians maltés en la ronda preliminar, luego el Sarajevo yugoslavo en segunda fase y el Górnik Zabrze polaco en cuartos hasta que llegó el Real Madrid en semifinales. Un 1-0 en la ida con un tanto de Best marcó el camino a la final, que se selló con un excitante 3-3 en el Santiago Bernabéu. Para no perder la costumbre, Bobby Charlton iba a consagrarse nuevamente en Wembley, pero con la camiseta de su amado club y una sublime actuación suya en la final. El rival fue el Benfica de Eusébio, y Charlton, con la ‘9’ en la espalda, marcó el 1-0 de su elenco cabeceando un centro de Best en los inicios del segundo tiempo. Su equipo debió, sin embargo, esperar hasta el tiempo extra debido al empate de Graça a diez minutos del final. Esa contrariedad no frenó el apetito de unos Red Devils vestidos esa noche de azul, que con un gol de Best a los dos minutos, otro de Brian Kidd a los cuatro y el restante de Bobby a los nueve lograron la tan ansiada consagración europea.

Tras superar el gran dolor de la Tragedia de Múnich en 1958 y llegar hasta semifinales en 1966, Bobby Charlton pudo sacarse la espina de ganar una Copa de Europa en 1968. (Foto: Mundo Deportivo)

Charlton continuó en los Red Devils hasta los 35 años, cuando un 28 de abril de 1973 le puso punto final a su carrera en el 0-1 frente a Chelsea en Stamford Bridge, ya en épocas donde el equipo no andaba bien y él tuvo algunos problemas con otras estrellas como Best y Law. Luego de un intento como jugador-entrenador en Preston North End entre 1973 y 1975, el jugador más influyente del fútbol inglés hasta aquel momento le puso fin a su trayectoria. Además de los tres títulos de liga -1957, 1965 y 1967-, la FA Cup de 1963 y la Copa de Europa, Bobby estableció récords difíciles de superar en el United: nada menos que 758 partidos y 249 goles durante quince años en el club. Sus marcas fueron rotas recién en este siglo, cuando Ryan Giggs lo superó en partidos en mayo de 2008 y Wayne Rooney superó su marca goleadora el 21 de enero del año pasado, hecho que fue conmemorado con un botín de oro entregado al delantero por el propio Charlton.

Charlton entregándole a Rooney el botín de oro al máximo goleador histórico del United. Dos ídolos de distintas épocas. (Foto: Sky Sports)

Bobby es miembro de la comisión directiva del Manchester United desde 1984 hasta la fecha. Su estatus de leyenda futbolística en las islas le valió el reconocimiento de la reina Isabel II, quien le entregó el título señorial en 1994. Charlton se comprometió con el deporte en el país al involucrarse en varias campañas inglesas para acobijar grandes eventos como el Mundial de 2006, postulando a Manchester para los JJOO de 1996 y 2000 y a Londres, elección que resultó positiva para los Juegos Olímpicos de 2012. Además, ingresó en el National Football Hall of Fame en 2002 y fue designado presidente honorario del National Football Museum. Una carrera y una vida llena de laureles para un símbolo del fútbol inglés que trascendió fronteras para convertirse en un ícono del fútbol mundial.

 

Foto destacada: Bobby Charlton Soccer and Sports Academy (bcssa.co.uk)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*