Mundial De Clubes: Real Madrid sufrió pero estará en la final

Los “Merengues” estaban para golear y comenzaron abajo en el marcador. La jerarquía apareció en el complemento, donde al fin pudo sellar el postrero triunfo a 9 minutos del epílogo.

Real Madrid se impuso 2-1 a Al Jazira de Emiratos Árabes Unidos y dio el lógico paso hacia la reválida de su título mundial. Extraño desarrollo de un partido fácil a priori, pero que se complicó más de lo esperado y recién se abrió sobre el final.

Es que antes del cuarto de hora de partido, los españoles generaron 5 situaciones claras de gol: entre la mala fortuna y las buenas atajadas de Ali Khaseif (hoy sí que tuvo una notable actuación), era de no creer que el cero no se hubiese quebrado.

En apenas 2 minutos de juego Real Madrid marcó el ritmo del encuentro y tiró encima del  Sheikh Zayed Sports City Stadium su calidad, historia y superioridad. Mateo Kovacic jugó como si estuviese en el patio de su casa y con una rabona buscó a Cristiano Ronaldo, quien de volea casi consigue el primer tanto.

A los 4´, Ronaldo cabeceó un centro de Isco y dio comienzo al show de Khaseif, quien evitó el gol con una gran parada. Otra vez CR7 ganó de cabeza y hubo un nuevo milagro en el área emiratí: tras un córner de Isco, la pelota fue cabeceada por el portugués y se desvió en el camino. Khaseif sorprendido apenas estiró una mano y le salió una atajada colosal, porque la pelota rebotó en el travesaño y quedó boyando. Karim Benzema intentó de volea y la espalda salvadora Boussoufa impidió el merecido grito de gol.

Luego probó Luka Modric desde la puerta del área, pero su derechazo dio en el poste, en la espalda del arquero local y se perdió en el tiro de esquina. Enseguida hubo un gesto generoso de Benzema para con CR7, ya que el galo vio mejor ubicado a Cristiano por el medio y le cedió el balón, pero un cierre in extremis de un defensor impidió la cómoda definición del portugués… y la pelota le cayó a Khaseif como si éste tuviese un imán.

Benzema supo que no sería su noche. No pudo de cabeza luego de un centro de Isco y la sequía goleadora rondaba como un fantasma. Fue entonces que el “Gato” se vistió de pasador y habilitó a Modric, quien esta vez pateó de zurda pero Khaseif se arrojó hacia abajo y desvió la pelota al córner. De ese tiro de esquina, Raphael Varane se llevó puesta la pelota de cabeza y otra vez (y van) el portero emiratí agotaba toda clase de elogios.

Y encima, el Madrid al fin pudo meter un gol… pero se lo anularon a instancias de la tecnología. Isco la metió en el área local para un Casemiro entre los 2 centrales, en un intento de rechazo, Fayez la metió en contra de su valla con un cabezazo poco ortodoxo. No hubo infracción de Casemiro ni nada que se le parezca. El pedido del VAR fue por la posición inicial del brasileño al partir el centro del malagueño. En efecto, había off side pero lo discutible era si Casemiro influía o no en la jugada.

Para colmo de males, Al Jazira se encontró casi sin querer con la inesperada ventaja en el tanteador. A los 41´, rápida contra manejada por Romarinho y Boussoufa, que terminó con un enganche del brasileño ante la marca de Varane y posterior definición al segundo palo. Sorpresa por donde se la mire y un equipo que merecía ser goleado pasaba a ganar 1-0.

Pero el fútbol tiene ese carácter impredecible y no siempre las cosas salen como se planean. El Madrid debía estar arriba por varios goles y se fue al descanso perdedor. Pero lo más increíble fue que apenas iniciado el complemento estuvo al borde de sufrir un nuevo colapso.

Ali Mabkhout y Mbark Boussoufa se fueron solitos y solos para enfrentar a Keylor Navas, casi desde su propio campo. Condujo Mabkhout y tomó la decisión menos acertada en el momento más inoportuno: como si esperase a que su compañero se pusiera en posición adelantada, en ese momento le cedió la pelota. Como el marroquí se encontraba delante de la línea del balón, de nada sirvió que tocase al gol con el arco vacío. El VAR confirmó que no valía y a los “Merengues” les volvió el alma al cuerpo.

Y la suerte local comenzó a cambiar, cuando su talismán tuvo que abandonar el campo de juego por lesión a los 51´. Khaseif le dejó su lugar al arquero suplente, Khaled Al Senani, y la tónica cambió de la noche a la mañana.

No por culpa del recién ingresado, pero al minuto nomás Real Madrid encontró el empate. Modric lo vio bien perfilado a CR7 dentro del área y el portugués no perdonó: recibió el balón y sacó un fierrazo cruzado que infló la red local. El enojo de Cristiano era evidente y el hecho de correr a buscar la pelota para no perder tiempo en busca del triunfo, marcó a las claras el deseo de terminar con la sorpresa.

Dijimos que no era la noche del “Gato” y Karim tuvo una jornada para el olvido. Como en el primer tiempo, quedó solo con la pelota picando y CR7 por el medio para empujarla. Esta vez el galo fue egoísta y el derechazo al bulto fue salvado por Al Senani. Tampoco la suerte lo acompañó, digamos todo: Asensio le metió un pase rasante y con un zurdazo displicente, Benzema sacudió el poste derecho de la portería local.

Pareció comprarse ese vertical, porque al minuto Karim volvió a escuchar el sonido metálico. A esa altura ya nadie lo podía creer. Y a veces cuando ya se pierden las esperanzas, un pequeño detalle termina siendo crucial.

Se fue Benzema e ingresó Gareth Bale. Uno peleado con el gol y el otro con el cartel en la frente de “Se Vende”. Sin embargo, el galés como por arte de magia, la primera pelota que tocó la mandó adentro.

A los 81´, desborde de Lucas Vázquez y correcto centro atrás para la entrada de Bale. El británico colocó el balón por bajo y en el camino Cristiano quiso reclamar derechos de autor con un taco. Finalmente no la tocó el luso y el gol fue de Gareth, quien trajo la solución desde el banco.

Las cosas en su lugar pese a lo cambiante del trámite y del resultado. El Madrid está en una nueva final internacional y puede cerrar otro año de manera espectacular. Enfrente estarán las ganas de Gremio, que si el novato local hizo transpirar al gigante blanco, tal vez no sea una misión imposible dar el batacazo.

Los partidos hay que jugarlos y en una final todo puede suceder. El sábado sabremos si la lógica se ve afectada por algún imponderable. ¿O acaso era Boca Juniors el favorito para quitarle la corona a los “Galácticos” hace 17 años?

(Foto: SportsCenter)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*