Mariana Gaitán: “El fútbol me da todo y soy feliz”

Apenas unos minutos llevaba el partido cuando un gol visitante les movía la estantería. Sin embargo, un rato más tarde, Milagros Otazú envió un centro al área desde la derecha para que aparezca la cabeza salvadora, la que conseguía la igualdad y abría el camino a la goleada. Allí estaba ella festejando su gol y señalando al cielo, allí dejaba su marca Mariana Gaitán.

La Guri nació en Villaguay, provincia de Entre Ríos un 9 de diciembre de 1989. Su infancia la vivió junto a sus hermanos y hermanas: “Somos 18 hermanos ¡Imagínate lo que fue mi infancia! Llena de juegos. En ese entonces podías disfrutar de muchas cosas porque como la tecnología no estaba tan avanzada disfrutabas mucho más de estar con tu familia, con tus hermanos, con tus amigos”.

A los 10 años ya jugaba con la redonda junto a sus hermanos, ya sea en el campo, la calle, en alguna canchita. Cualquier lugar llano propiciaba el encuentro con la pelota, que podía ser de papel, de goma o de cualquier material capaz de resistir el entretenimiento futbolero: “Yo digo siempre: el potrerito de la infancia fue Villaguay porque ahí me crié, soy la persona que soy y la jugadora que soy porque crecí muchísimo y de a poquito todo se fue dando”.

El tiempo fue avanzando y su relación con la redonda también: “En Villaguay, cuando tenía 18 o 19 años jugaba en Ligas o campeonatos. Se hacían campeonatos barriales y no teníamos un club fijo, sino que cada barrio presentaba un equipo. En ese entonces, yo jugué un tiempo en un equipo que se llamaba Las Golondrinas, después se desarmó y armamos un equipo cerca de mi barrio que se llama Barrio La Estación”.

Aquel team estaba formado por amigas y conocidas del barrio, lo llamaron Las Pandas. El equipo aún existe y cada vez que Mariana regresa a sus pagos, aprovecha para jugar con sus ex compañeras: “Con ese equipo crecí muchísimo porque era un buen grupo y además jugamos por todos lados, viajábamos bastante. La verdad que era una familia, más allá de ser un equipo de futbol”.

AL CIELO. Gol y la dedicatoria a su madre y hermana: “Me dan fuerzas para seguir”

Héctor Gironacci, dirigente de la UAI Urquiza tenía contacto con gente de Villaguay y fue él quien, junto a Mario Giménez (que por ese entonces era el DT del futbol femenino en UAI) viajaron a la ciudad entrerriana para verla jugar. La Guri los terminó convenciendo y le ofrecieron mudarse a Buenos Aires para incorporarse al equipo de Giménez: “Yo soñaba con esto, no quería solamente jugar en Villaguay, porque creía que las condiciones como jugadora las tenía. Creo que gracias a los sueños que tuve desde mi infancia, hoy en dia estoy acá en Buenos Aires. Viví montones de cosas y en uno de los mejores equipos del futbol argentino”.

La Guri llega a Buenos Aires

“Me vine a los 20 o 21 años a Buenos Aires y la verdad que estaba totalmente desorientada, no conocía nada. En ese entonces tenía a una hermana viviendo acá y me aferre un poco a ella, porque de pasar de un pueblito a la Capital obviamente que no es fácil y tenés que adaptarte. Así que fue de a poquito y a veces, claro, tenía ganas de volver a casa por el simple hecho de extrañar. Pero también tenía algo en fijo que era venir acá con el propósito de crecer como jugadora, de crecer como persona”.

Y ese crecimiento se fue dando, tal es así que para la temporada 2012 ya era titular y el club se consagraba por primera vez en los torneos de AFA: “En ese tiempo nos dirigió Diego Guacci junto a Maxi Brucoli que son dos excelentes personas y entrenadores. Teníamos una base tremenda de físico que Maxi laburó muy bien con nosotras y Diego tenía al grupo con mucha fuerza, con mucha motivación”.

Con Germán Portanova al frente del equipo lograron quedarse con el torneo de la temporada 2014: “German es un excelente entrenador que saca lo peor y lo mejor de vos en todo sentido. Más como jugadora porque te enseña en cada entrenamiento y te exige al máximo”. Ese torneo las clasificó a la Copa Libertadores 2015 donde las Guerreras se trajeron un tercer puesto histórico para la institución.

Mariana y las Guerreras. Foto: @clubuaiurquiza

Alegría nao tem fim

El fútbol siguió dándole satisfacciones y en el año 2016 llegó la posibilidad de jugar en Brasil. Ferroviaria, el último campeón de la Copa libertadores, fue el club que se fijó en ella: “Una experiencia inolvidable, el nivel futbolístico de Brasil es muy bueno y, claramente, volvería a jugar allí. Fue un sueño, realmente. Que el entrenador del campeón de Copa Libertadores te llame para jugar quiere decir que estabas a un nivel bastante bueno. Yo me sentí plena, sinceramente, porque una oportunidad así creo que nadie debería dejar pasar. Jugar realmente profesional como jugué ahí fue algo muy bueno que me dio el fútbol”.

La Guri fue a llevar sus goles a Brasil. Foto: Instagram de M. Gaitán

Mientras la Guri estaba jugando en Brasil, sus compañeras de UAI se consagraban campeonas de la mano del actual entrenador de la Selección Mayor: Carlos Borrello. Su vuelta al club, luego de una temporada, tenía como objetivo volver a dar la vuelta y lo logró en la temporada 2017/2018 cuando UAI Urquiza goleó a Boca Juniors por 4 a 0 en una final que quedará en el recuerdo de cada una de las jugadoras que formaron parte de aquel plantel.

Y otra vez Mariana y Brasil volvieron a encontrarse. Fue hace muy poquito, en el mes de noviembre, cuando UAI viajó a Manaos para disputar, una vez más, la Copa Libertadores. Las Guerreras no pudieron pasar la ronda clasificatoria. En primer lugar, por un error en defensa frente a Cerro Porteño que le valió el empate a las paraguayas cuando el partido se moría. En segundo lugar, a raíz de un vergonzoso final frente al Iranduba brasilero en el que se adicionaron nueve minutos cuando el desarrollo de la segunda etapa no lo ameritaba. Un penal en contra durante ese tiempo extra las dejó afuera del torneo.

Sin embargo, Mariana ve el vaso medio lleno: “Nuestra Copa Libertadores fue muy buena. Yo creo que si no hubiéramos tenido esa falla en el final hubiéramos podido ser las campeonas de Sudamérica. Pero bueno, el fútbol a veces también tiene sus cosas, sus injusticias y hay que saber tomarlo de la mejor manera y saber que siempre da revancha y que podemos dar vuelta esa situación. Hay que seguir pensando y soñando en que esa Copa algún dia la podemos traer acá, a la Argentina”.

Con las Guerreras en Brasil. Foto: Fox Sports

El fútbol femenino en Argentina

El 16 de marzo último fue anunciada la profesionalización del fútbol femenino en Argentina. Un anuncio más que esperado y la Guri lo siente así: “Es algo que se viene luchando desde hace tiempo, en donde tuvo mucho que ver nuestra compañera Maca Sánchez, que tuvo una voz importantísima en todo esto. Fue lo que empujó a que también todo se dé y que tenga un poco más de difusión y la importancia que se le debe dar al futbol femenino hoy en Argentina”.

Pese a este gran avance del fútbol femenino, Mariana es cautelosa y va más allá del anuncio: “Hay que comenzar de a poco y tratar que este tema no involucre tanto a la jugadora, de pensar que si va a cobrar mucho o poco. Sino que hay que pensar en que los clubes aporten más, como en tener una buena cancha para entrenar, en tener los elementos necesarios. También es fundamental tener categorías más chiquitas, como escuelita o arrancando de inferiores. Eso sería muy bueno que pase en todos los clubes y que lo incorporen de una vez”.

Y el crecimiento también se evidencia a nivel Selección. Nuestra guerrera formó parte del equipo que disputó el Repechaje frente a Panamá y logró la clasificación a un Mundial luego de 12 años: “Tuve una experiencia hermosa con la Selección Argentina, ojala en algún momento me vuelvan a convocar porque siento que estoy en las condiciones, siento que, claramente, podría estar ahí. El tiempo que estuve lo disfruté mucho, entregué todo al máximo”.

Mariana entrenando con la celeste y blanca. Foto: AFA

Y mientras la Guri espera una nueva oportunidad con la celeste y blanca, en la UAI están a pleno, peleando el torneo frente a Boca y River. En el horizonte de las Guerreras hay un objetivo claro, salir campeonas para volver a la Libertadores: “Argentina puede ganar una Copa Libertadores femenina y yo creo que vamos en busca de eso. Este plantel está para eso y mucho más. Por cómo se entrena, por como demuestra en cada entrenamiento, en cada partido lo que queremos jugar, lo que queremos hacer. Todo trabajo tiene un objetivo y UAI Urquiza quiere esto, quiere salir campeón de nuevo, quiere ir a la Libertadores y quiere ganarla”.

Sueños, objetivos, trabajo… ¿siempre fue así la Guri? Dejemos que alguien que la conoce bien nos la defina, hablo de Diego Guacci, ex entrenador de la Guerrera:

“Primeramente te tengo que decir que es una excelente persona”me comenta y sigue:“Antes de recibir jugadoras, recibo personas y cuando ingresé a trabajar en la UAI, ella ya estaba. Descubrí una gran persona, una excelentísima jugadora, pero sobre todo una luchadora, una guerrera, porque en ese momento fuimos el cuerpo técnico que le pusimos Guerreras a ese grupo. Eran muchas las que se querían auto superar pero Marianita era como el caballito de batalla que iba primero. Cuando planteábamos alguna actividad, alguna locura nuestras como por ejemplo: campamentos, ella era la primera que agarraba la carpa y ya se ponía al frente de todo, con lo cual te estoy diciendo que es una superadora de la vida, una superadora como jugadora”.

Y cuando uno la escucha hablar a Mariana, entiende la opinión de Diego. Gaitán es una persona humilde y trabajadora. También le queda tiempo para estudiar y este año se recibirá de Profesora de Educación Física. Entrevistarla ha sido un placer porque más allá de las respuestas de rigor, siempre tiene algo para aportar sobre sus vivencias. Ella mira para adelante, mira el futuro con optimismo.

“Como siempre digo, todos los días hay que seguir creciendo, todos los días aprender algo nuevo y luchar por lo que uno quiere, por los sueños, por lo que a uno le haga bien. Luchar por eso y sentirse plena sabiendo que una dejo todo”.

Esta es la Guri, esta es Mariana Gaitán.

Foto principal: Instagram de Mariana Gaitán


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Como amante de la historia promete investigar y escribir sobre el futbol y sus historias mínimas, esas que, en algunos casos, no se conocen y esas otras que, en otros casos, sólo algunos conocen. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder desentrañar una pila de historias ligadas al futbol. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*