Mailen Herman: “El fútbol, para mí, es pasión”

El Rió Paraná, ese gigante que acarrea miles de litros de agua cada día desde las tierras altas en el noreste argentino y las lleva hacia su desembocadura en el Río de la Plata, vio nacer muchas ciudades en sus riberas, una de ellas es Santa Fe, capital de la provincia homónima. Juan de Garay, un viejo conocido por estos lados, fue su fundador y su intención era que la ciudad sirva como un punto intermedio entre Asunción y Buenos Aires.

Lo que Garay nunca imaginó es que su fundación daría lugar a una de las urbes más futboleras del país. Sin dudas, Unión y Colón se llevan todos los flashes, sin embargo hay muchos clubes más. En esa capital futbolera nació Mailen Luciana Herman hace 33 años, un 27 de noviembre de 1986, justo el mismo año en que el fútbol argentino masculino se llenaba de gloria gracias a Diego Armando Maradona.

Mavi (así la apodan) es jugadora de fútbol y desde muy pequeña comenzó a patear la redonda junto a su hermano mayor. Jugaba con los pibes del barrio y, si bien su familia no se oponía a que ella juegue un “juego de varones”, tampoco la tomaban muy en serio. Más adelante, el apoyo de sus seres queridos iba a manifestarse de manera muy positiva.

Mailen tuvo que pasar por una etapa en la que incurrieron muchas jugadoras, la de la discriminación por parte de los varones, ya que la empezaron a tratar de “marimacho”. Eso la amedrentó y se dedicó a practicar otros deportes como el básquet y la natación. Fue a partir de los 25 años de edad cuando la capitana apareció en escena, el momento en que en Santa Fe se creaba la Liga Santafesina de Fútbol Femenino.

No voy a esperar que el destino ande por mí

Su primer club fue el Santa Fe FC, institución que en el año 2012 se asoció con el Corinthians brasileño y pasó a llamarse Sport Club Corinthians Santa Fe: “Llegué en el en 2013 a Corinthians porque se empezaba a formar la Liga Santafesina. Casi no se anota el equipo por falta de jugadoras y en una de las últimas prácticas llegaron 10, así que participamos ese año. Al otro año nos avisaron que el club no iba a estar más, y es ahí es cuando me llama David Coria para irme a Unión”.

Los primeros pasos, con la 5 del Sport Club Corinthians Santa Fe. Foto: Gentileza de la jugadora

La mediocampista dio un salto de calidad y un año más tarde, en 2016, consiguió su primer título de Liga: “Fue un desafío hermoso, ya que Unión es siempre ganador de torneos. Entrenar y ganarme el puesto fue duro, ya que siempre tuvo buenas jugadoras”.

A esa altura, la familia estaba más que chocha: “Mi papá no faltó un partido, era muy feliz viéndome jugar y que esté en el club. Me hablaba todo el día de fútbol, hasta el año pasado que por una enfermedad falleció. La peleó mucho y siempre tengo presente sus charlas, sus consejos y sobretodo el amor que nos dejó a mí y a la familia”.

En base a esfuerzo y trabajo, Mavi consiguió la capitanía del equipo y siempre fue una referente en el plantel. Su estadía en Unión la llevó a ganar 5 títulos de Liga y una Copa Santa Fe, la primera y única jugada hasta el momento, el año pasado: “La Copa Santa Fe significó mucho y es un torneo que va a quedar en mi recuerdo toda la vida”.

Y como no va a quedar en el recuerdo ese torneo si en la final, frente a Rosario Central, anotó un gol decisivo a solo 3 minutos de iniciado el segundo tiempo, un baldazo de agua fría para las rosarinas: “La final la jugamos en el 15 de abril (Estadio de Unión) después de un primer tiempo parejo, empieza el  segundo y en una jugada de tiro libre peino la pelota y fue gol. El gol que tantas veces soñé. Ya terminando el partido Pauli Mansilla hizo el segundo. Fue un desahogo grande, tantos años de entrenar duro y haber quedado en la historia como las primeras ganadoras… te juro que te lo cuento y lloro”.

Junto a su padre, el día que ganó su primer título de Liga. Foto: Gentileza de la jugadora

Una de sus compañeras en ese equipo era la actual mediocampista de Racing, Sofía Chemes, con quien compartió vestuario y alegrías. Sofi la conoce bien y cuando habla de su ex compañera se palpa el cariño que le tiene, pero dejemos que lo cuente ella misma: “Como futbolista la considero la mejor 5 de la Liga Santafesina, es una jugadora que tiene muchísima experiencia. Sabe mucho de fútbol y además siempre es compañera dentro de la cancha, siempre está pensando en lo mejor para el equipo y no en lo individual. Y como persona ni hablar, Mavi es lo mejor, en Unión era la capitana y no por nada. Es muy buena compañera, muy buena amiga, muy buena persona. Está siempre en el detalle, en la pregunta del ¿Cómo estás? Cuando tenés que hacer algo en la cancha y te sale mal se te acerca y en voz bajita te corrige, nunca te va a exponer”.

Mavi es una persona muy importante en la vida de Sofía, la casualidad me llevó a hablar con ella y encontré en sus comentarios, además de definiciones irradiadas desde el corazón, palabras de agradecimiento: “Me ayudó mucho en mi adolescencia. Tuve una adolescencia difícil, tenía mis días malos y ahí estaba ella para guiarme, para ayudarme, para aconsejarme. Creo que mucho de lo que hoy soy como jugadora y como persona lo he aprendido de personas como Mavi. Siempre lo digo, es un gran referente en el fútbol y en la vida”.

Ahí voy, la vista adelante

A principios de este año, Mailen recibió un regalo muy especial, la posibilidad de probarse en San Lorenzo de Almagro. Compartió pensión con Gisel Vidal, otra ex compañera, y tuvo la chance de viajar a la pretemporada que las Santitas hicieron en Neuquén. Las cosas no le salieron como ella esperaba, la dinámica del fútbol de Buenos Aires y lo físico, sumado a que no tuvo muchas chances de mostrarse, la hicieron regresar a Santa Fe: “Estoy súper feliz y agradecida por esta oportunidad y por conocer lo que es jugar a este nivel, pero se me hizo difícil estar allá, tal vez con menos edad,  la peleaba más”.

El regreso a sus pagos la sorprendió con la noticia de que habían echado a una de sus compañeras. De acuerdo a lo expuesto por el Cuerpo Técnico, los motivos por los que se produjo la desvinculación fueron deportivos. Argumentos van, argumentos vienen, ella y otras compañeras decidieron solidarizarse y dejaron el club. Una decisión muy difícil: “Estamos súper tristes, era nuestra casa el club. Era ir y disfrutar a pesar de todos los problemas que había”.

La capitana y el festejo con la copa, abajo a la izquierda. A su lado, Sofía Chemes. Foto: Gise Pascualon

Actualmente, Mavi lleva a delante el negocio familiar, el fútbol en Santa Fe es amateur, por lo tanto, las jugadoras no perciben un salario: “Atiendo una despensa que era de mis padres, cada vez que juego o viajo la que me cubre es mi mamá, ella es un pilar más que importante en mi vida, junto a mis hermanos que siempre estamos acompañándonos. Gracias a Dios soy una privilegiada con la familia que me regaló”.

Siempre agradecida, me cuenta que su referente en la vida es su hermano, el que le enseñó a jugar, a amar este deporte y también destaca a Ezequiel Videla, el cordobés que alguna vez vistió los colores de Colón: “Me gustaba mucho, era como un león en toda la cancha”.

¿Auto referencia? Quienes la ven jugar opinan lo mismo de ella. Mailen Herman, la ex capitana de Unión, está sin club pero con ganas de seguir jugando. Porque es el deporte que aprendió a querer, con el que disfruta viéndolo y jugándolo, y porque como ella lo define: “El fútbol, para mí, es pasión”.

Foto principal: Gentileza de la jugadora


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el Rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*