Lucerna: naturaleza, arquitectura y un campeón popular

Quizá para muchos apasionados futboleros, Lucerna no sea un nombre muy familiar. En aquella ciudad suiza es local el Fútbol Club Lucerna, que apenas ganó una sola vez la liga de su país. Pero, más allá del deporte, en Lucerna pueden hallarse cosas que son capaces de maravillar a quienes aman o no a la redonda.

Capital del distrito y del cantón -división administrativa- homónimos, Lucerna se encuentra a aproximadamente 70 kilómetros de Berna, la capital de Suiza, y es la séptima ciudad de la nación. Sin embargo, en cuanto a turismo se refiere, es la principal. Y no por nada, ya que allí se encuentran edificaciones tanto históricas como modernas que, además, se combinan perfectamente con la naturaleza del lugar.

Monumento al león herido. Foto: Incredibilia (www.incredibilia.it).

Para comenzar a describirla, bien vale decir que Lucerna se encuentra en las orillas del lago de los Cuatro Cantones (cuyo nombre se debe a que une a los cantones de Lucerna, Uri, Schwyz y al ya desaparecido Unterwalden, que hoy en día se dividió en los cantones de Nidwalden y Obwalden). Este cuerpo de agua tiene una superficie de 114 kilómetros cuadrados y desemboca en el río Reuss.

La belleza de este lago es altamente particular cuando se lo ve combinado con otros fenómenos naturales que pueden apreciarse en la ciudad. De entre ellas, las más rutilantes son los montes Rigi y Pilatus, que en épocas de frío se encuentran cubiertos de nieve y ofrecen un verdadero deleite para los ojos. Por supuesto, no hay que olvidarse de los famosos e imponentes Alpes suizos, que también se encuentran cerca.

Vista del Kapellbrücke y la Wasserturm sobre el lago de los Cuatro Cantones. Foto: www.luzern.com

Pero no todo es naturaleza en Lucerna. Allí se destaca también la mano del hombre, y sin lugar a dudas su obra más sobresaliente es el Kapellbrücke (“Puente de la capilla”, en español) que cruza el mencionado Reuss. Esta construcción es la más representativa de la ciudad y, por ende, es la más elegida por los turistas a la hora de sacar fotos. Imposible culparlos, ya que de allí puede disfrutarse de una espléndida vista.

El puente, que no es el único de Lucerna, se encuentra adornado con flores de todo tipo de colores y además está acompañado por la Wasserturm (que en español significa “Torre del agua”). Esta edificación hecha de piedra tiene sus cimientos en el fondo del río y, si bien no hay certezas, se cree que es aún más antigua que el Kapellbrücke.

Centro de Convenciones y Conciertos de Lucerna (KKL). Foto: www.luzern.com

Otra característica de esta urbe es que se encuentra atravesada por el Reuss, dejando como resultado un lado antiguo y otro lado moderno. En el primero de ellos se destaca el clásico estilo de construcción europeo, y allí se puede encontrar la catedral y el llamativo Monumento al león (Löwendenkmal, en alemán), que consiste de un gigante felino moribundo tallado en una roca que conmemora la muerte de 300 integrantes de la Guardia Suiza durante la Revolución Francesa. Realmente imponente.

Si hay que hablar de lo moderno, hay dos atracciones que no pueden dejar de visitarse en Lucerna. Una de ellas es el Centro de Convenciones y Conciertos (KKL, por sus siglas en alemán), que sólo tiene 20 años de antigüedad, está construido a orillas del lago y cada año es sede del prestigioso Festival de Lucerna. La otra atracción es el Museo del Transporte, que cuenta con todo tipo de vehículos, desde autos hasta aviones, pasando por barcos y submarinos. Sí, leyó bien. También hay barcos y submarinos.

Pabellón de aviones en el Museo del Transporte. Foto: www.loisirs.ch

De todas formas, ningún lugar le escapa al deporte y mucho menos al fútbol, el más popular de todos ellos. Es por eso que la ciudad no es la excepción a la regla y allí se encuentra el FC Lucerna, un club con 116 años de edad que juega en la Superliga de Suiza, la máxima división del país. Su camiseta es azul con vivos blancos, colores que derivan del escudo de armas del cantón de Lucerna.

Si bien la institución no es de las más ganadoras de Suiza -se encuentra en la décima posición de la clasificación histórica-, se dio el gusto de consagrarse campeón de la liga en la temporada 1988-1989, en la cual superó por apenas un punto al gigante Grasshopper de Zúrich. Además, logró obtener la Copa de Suiza en dos ocasiones (1959-1960 y 1991-1992) y llegó a la final en otras cuatro oportunidades.

Panorámica del pintoresco Swissporarena. Foto: www.stadiumdb.com

A pesar de tener pocos títulos en su haber, el Lucerna (también llamado FCL) es de los clubes más populares del país, con una gran masa de hinchas provenientes de la región de Suiza Central. Por ese motivo, desde 2011 hace las veces de local en el Swissporarena, un bonito y moderno estadio con capacidad para más de 16.000 espectadores sentados, que tras dos años de construcción reemplazó al histórico Allmend, la primera casa de los azules.

Presentación del plantel que sería campeón en la temporada 1988-1989. Foto: www.sportalbum.ch

Lucerna es verdaderamente fantástica. Por si fuera poco contar con hermosos paisajes naturales de todo tipo y con arquitectura tanto de época como vanguardista, esta atractiva ciudad suiza además no es ajena al fútbol y la pasión que éste conlleva. Como para no visitarla, con tantos destacables motivos para ir a sorprenderse.

Imagen destacada: iStock


Martín Bugliavaz

Acerca Martín Bugliavaz

ver todas las publicaciones

Apasionado por el periodismo. Mi objetivo es comunicar, contar historias y hacerlo con responsabilidad. Llegué al Rincón con el fin de aprender y para tratar de aportar una mirada diferente del fútbol, con la cultura y la educación como insignias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*