Los Uros y el fútbol flotante

A orillas del Lago Titicaca, en esa gran porción de agua que pertenece a Perú, se encuentra la ciudad de Puno. En aquellos lugares vivía hace más de 500 años una comunidad Aymara conocida con el nombre de Uros.

Cuando la conquista española irrumpió con toda su maquinaria de esclavitud y muerte, sus habitantes prefirieron huir y mudarse a otro lugar para poder seguir su vida en comunidad, como lo habían hecho hasta ese momento.

Ese nuevo lugar se erigió sobre las aguas del lago utilizando la totora, que crece allí mismo, como el material principal de construcción. Así nacieron las islas flotantes de los Uros.

Actualmente, sus antepasados viven de la misma manera, pero ya no tan alejados de la orilla Puneña (apenas a 25 minutos en lancha) y gozan de algunas ventajas que les da la tecnología (como pantallas solares para generar electricidad). Es muy curioso y enriquecedor acercarse a conocer las islas y charlar con sus habitantes. Viven de una manera muy práctica y no necesitan adentrarse en una rueda de consumo constante para ser felices. Se pesca para comer y para vender en los mercados de la ciudad, con las ventas se provee de otros alimentos y sus vestimentas coloridas son tejidas por ellos mismos. Gracias a una buena organización, las 87 islas que existen en la actualidad se nuclean en una especial que es la capital, allí se reúnen para organizar la entrada del turismo que explotan muy hábilmente ofreciendo sus productos artesanales y paseos por el lago en sus Mercedes Benz como le llaman a los barquitos que construyen con totora y botellas de plástico.

Tal vez algún despistado crea que este pueblo vive su propia realidad, pero están muy bien informados acerca de lo que sucede en el mundo, sobre todo lo que tiene que ver con el fútbol.

Charlando con Marcos (presidente de una de las islas) me transmitía su desesperanza en cuanto al juego que hoy en día despliega la selección de Perú. También me comentó acerca del fanatismo que despierta por aquellos lados la figura de Lionel Messi y las juntadas futboleras que organizan en algunas islas donde tienen TV. Boca, Racing y otros equipos de futbol fueron casos de análisis con aquel presidente futbolero mientras paseábamos en su Mercedes.

Tal pasión por el futbol me había llamado poderosamente la atención y le pregunté si lo jugaban… ¡y claro! En aquel paraje del mundo, ubicado sobre el lago más alto del globo, los Uros, un pueblo Aymara milenario, ha llevado a cabo la construcción de una cancha flotante. Una de las islas es exclusivamente una cancha donde los varones y mujeres se juntan cada domingo para jugar atrevidísimos torneos inter isleños.

Al regresar hacia Puno la vi, y apenas la pude fotografiar, me hubiese gustado detenerme y poder pisar el field de los Uros pero no se pudo. Me quedo con la buena onda de las personas que conocí allí y con la grata sensación de que el deporte más lindo late con pasión en los lugares más increíbles del planeta.

Fotos del autor: el field de los Uros, el Mercedes y una de las islas flotantes de fondo.


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el Rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

6 Comentarios en este artículo

  1. Darío Altobelli

    Hermosa nota! Recuerdo mi paso por Puno, intenté jugar pero se me iba la pelota al agua cada dos por tres. Desventaja de los rústicos

    Darío Altobelli / Responder
  2. Mariana Godoy

    ¡Excelente nota!

    Mariana Godoy / Responder
  3. Javier Battig

    Muy buena la nota. me encanto la mezcla de la historia del lugar con el presente. Sin dudas Feliz día del Profesor¡¡¡.

    Javier Battig / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*