La Liga: Tensión en lo profundo

Con la victoria por 3-1 sobre Elche en el partido número 30 de la Liga Santander, los Oscenses lograron escapar momentáneamente de la zona de descenso, incrementando las preocupaciones para Eibar, Alavés y Elche, quienes ahora mismo se posicionan en lo más profundo de la liga a pesar de que los dos primeros ganen sus respectivos partidos en esta fecha.

“La euforia de la tranquilidad” los jugadores del Huesca celebrando tras el segundo gol

En lo que fue el histórico primer encuentro entre ambos equipos en la primera división del campeonato, se vio un intenso primer tiempo donde en menos de tres minutos de juego el Huesca llegó al gol de cabeza de Rafa Mir tras un segundo córner jugado en corto y un excelente centro de David Ferreiro, pronto fue evidente que la dinámica de este encuentro iba a tomar un efecto de péndulo constante donde ambos equipos tendrían sus ataques y contraataques, debido a que menos de dos minutos más tarde Elche se encontraría oportunamente con un gol en contra de Vavro al intentar rechazar un pase centrado de Barragán tras una excelente salida del medio y una tardía reacción por parte de los jugadores del Huesca. Posiblemente originada por el 3-5-2 planteado por el Huesca y el 4-4-2 que presentó Elche, este ida y vuelta puede explicarse a través de la saturación de jugadores en la mitad de la cancha y la necesidad de saltear líneas o recurrir al pelotazo cuando los defensores se veían incapaces de conectar con los mediocampistas por la presión constante, una situación que ambos equipos sufrieron pero que fue particularmente más repetida por Elche.

Más adelante, el Huesca encontró nuevamente una respuesta oportuna a los 13 minutos y consiguió un tiro libre tras una falta de Marcone sobre Javi Galán que posicionaba la pelota parada a menos de 25 metros del arco, desde donde Sandro pateo con fuerza hacia el arco, pero la pelota fue rechazada para el córner por Edgar Badía. A su vez, minutos más tarde Ferreiro demostraría una tremenda calidad que concluiría en un buen disparo al arco que nuevamente sería atajado por Badía. No obstante, Elche no quiso quedarse afuera y mostró una gran mejora en la rotación de la pelota con buenos pases que no lograban demarcar el camino para un ataque prometedor, lo que derivó en un abuso de centros con poca idea y en mayores oportunidades para el Huesca, que con Sandro Ramírez superando a los defensores Franjiverdes y otorgando un pase a López hacia el centro del área obtendría un penal por una infracción de Mojica hacia este último, pero tristemente para el Huesca, este penal fue anulado por el VAR así como también la amarilla sobre Mojica como consecuencia de una falta no intencional de Sandro sobre Barragán, concluyendo en un tiro libre a favor del Elche que terminaría con un cañonazo del mismo Mojica desde afuera del área para intentar desempatar el cambiante partido donde la necesidad de ambos equipos por ganar fue una característica fundamental del primer tiempo.

“x2” Rafa Mir, el goleador del encuentro

Luego de una serie de indicaciones donde entre otras cosas el Huesca incrementó su presión a los defensores y abrieron el ataque al ensanchar la cancha con el avance de delanteros por las bandas, a los 30 minutos Sandro marcó nuevamente su capacidad de recuperación de pelota al interceptar un apurado y débil pase de Fidel fuera del área del Elche y meter un auténtico golazo con una fuerza y velocidad que superaron los buenos reflejos de Badía, ganando ahora por 2-1 y tranquilizando el partido. En los minutos restantes del primer tiempo se volvería evidente la relevancia de este gol, ya que a partir del mismo se intensificaría la posesión de la pelota por parte del Elche, quien aún así continuó e incluso amplificó su incapacidad para resolver en el último cuarto de cancha, resultando en claros gestos de frustración por parte de jugadores como Mojica y Fidel (quien incluso vería la tarjeta amarilla en el minuto 50 por este tipo de actitudes, perdiéndose el próximo partido).

Adentrados ya en el segundo tiempo, Huesca demostró su comodidad con las condiciones anteriores y, en un estilo de Aikido del fútbol, simplemente esperaron a la desesperación y los errores del rival para poder usar la fuerza de sus ataques en su contra, aprovechando el mal posicionamiento defensivo de Elche cada vez que estos deseaban sumar hombres en ataque. Sin embargo, ya fuera por instinto o verdadera comprensión de lo que estaba sucediendo, el franjiverde no buscó desesperadamente el ataque incluyendo a la mayor cantidad de jugadores en ataque, lo que hasta cierto punto les dificultó el ingreso al área, el cual intentaron lograr con centros mal dirigidos, algunos más peligrosos que otros. Aún con un tercio de posesión, Huesca seguía presentando mayor peligro en ataque como en el minuto 63 tras un córner que no fue cabeceado ni rechazado plenamente, Vavro trataría de redimirse metiendo el tercer gol, que no terminó llegando en esta ocasión a causa de un desvío. Finalmente, en lo que fue el último tiro de Elche al arco, Rigoni trataría de llegar a la igualdad con un fuerte tiro libre que fue rechazado, señalado por el árbitro después de una falta de Ferreiro sobre Mojica, por la que sería amonestado. Los minutos finales reflejaron a un Huesca con pocas recuperaciones y confiado en la falta de imaginación de su oponente y a un Elche con una dinámica decreciente que parecía esperar a que el camino hacia el arco se volviera evidente, entonces, aprovechando esta lentitud por parte de Elche los Oscenses iniciaron un ataque sobre el lado derecho que concluyó con una mano de Mojica en el área, que esta vez no fue salvado por el VAR ni ninguna falta previa y el penal fue marcado con suma confianza por Rafa Mir en el minuto 88, sentenciando el partido a un 3-1 y amargándoles el fin de semana a los hinchas de Elche.

Por Tiziano Schiavi

Fotos:

https://www.sdhuesca.es/noticias

Javier Navarro para AS fútbol


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*